Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una red blanqueaba en Tarragona el IVA defraudado en Francia

Compraba coches de lujo en Alemania, que vendía en el país galo e Italia. Cobraba el 21% de IVA como vehículo nuevo, pero sólo pagaba al fisco la mitad ya que lo declaraba como de segunda mano
Whatsapp
Dispositivo delante del bufete de economistas del número 62 de La Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Dispositivo delante del bufete de economistas del número 62 de La Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Despliegue policial en La Mora. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en La Mora. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Detenido en el registro del prostíbulo Havana. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Despliegue policial en el prostíbulo Havana de Creixell. Foto: Lluís Milián

Los agentes sacan cajas del registro efectuado en la Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Los agentes sacan cajas del registro efectuado en la Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Imagen del detenido en el bufete de economistas de la Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Imagen del detenido en el bufete de economistas de la Rambla Nova de Tarragona. Foto: Àngel Juanpere

Aproximadamente unas 25 personas –aunque se espera que la cifra total llegue a las 35, porque parte de los arrestos se efectuarán hoy– fueron detenidas ayer en las comarcas de Tarragona –hay que sumar las practicadas en otras provincias– en una macrooperación policial contra un grupo organizado acusado de los delitos de blanqueo de capitales y fraude a la Hacienda Pública, aunque no se descarta que la lista se pueda ampliar con otras acusaciones. La banda tenía su epicentro en las comarcas de Tarragona, aunque el supuesto cabecilla fue arrestado en Perpignan. Se realizaron una quincena de registros simultáneos en diferentes municipios del Camp de Tarragona –entre ellos el despacho de un economista en plena Rambla Nova de Tarragona– y las Terres de l’Ebre. El caso estaba ayer bajo secreto de sumario.

El grupo organizado compraba vehículos nuevos de gama alta en Alemania y los vendía en concesionarios de Francia y, en menor medida, Italia. Sin embargo, a la hora de pagar al fisco de estos países enmascaraba la operación como si fueran coches de segunda mano, por lo que en vez de pagar un 21 por ciento de IVA sólo abonaba la mitad –aunque al cliente le cobraban el 21–. De esta manera, además del negocio en la venta del vehículo la banda obtenía una ganancia extra. Aunque inicialmente se había insinuado que el valor defraudado de IVA podría ascender a unos 20 millones de euros, otras fuentes apuntaban a que la cifra podría ser mucho mayor. Y es que al parecer la banda hacía muchos años que utilizaba este sistema.

El sistema

Para realizar la operación para enmascarar la venta de los coches y hacer negocio con el IVA defraudado utilizaban una serie de empresas ficticias de España, Eslovenia, Rumanía y Bulgaria. Las mismas emitían facturas falsas. Y en España se encargaban presuntamente de blanquear el dinero a través de empresas y sociedades, donde ayer se realizaron las actuaciones policiales.

La investigación se inició hace aproximadamente dos años en la zona de Perpignan, cuando se detectó esta práctica fraudulenta. Los investigadores observaron que el caso tenía una proyección internacional.Por ello se recurrió a la cooperación policial internacional establecida en el marco de la Unión Europea.

Tras coordinar las investigaciones policiales con la intervención judicial de Francia y España, canalizadas a través de Eurojust, se desarrolló la fase de explotación de la operación, orientada a detener a todos los miembros del grupo y desmantelar en su totalidad la infraestructura de la red.

El Juzgado de Instrucción número 1 Tarragona abrió diligencias. Finalmente se acordó que ayer se efectuaran los registros –en todos había agentes de la Guàrdia Civil, de los Mossos y de la Policía Nacional francesa– y las detenciones de los sospechosos. De manera prácticamente simultánea, más de doscientos agentes se dividieron entre los 16 puntos a registrar: Tarragona, la urbanización La Móra, Torredembarra, Roda de Berà, El Vendrell, Cambrils, L’Ametlla de Mar y El Perelló. A las siete de la mañana entraron en los domicilios y las empresas. Un macrodispositivo en el que participaron Guardia Civil, Mossos d’Esquadra, Agencia Tributaria, Policía Nacional Francesa y el Servicio de Aduanas del país Galo.

En el centro de la ciudad

Uno de los registros tuvo como escenario la céntrica Rambla Novade Tarragona –cruce con la calle Unió–, a la altura del número 62. En el cuarto piso está el despacho de un economista, Salomón H.E. A las siete de la mañana, los agentes entraron con él en el despacho para efectuar un minucioso registro, a tenor de las horas invertidas: más de seis. A las once de la mañana, los agentes de la Guardia Civil se llevaban aproximadamente una decena de cajas con abundante documentación –principalmente archivos– de la oficina. Sin embargo, el registro se prolongó más de dos horas. A las 13.11 horas, los agentes salieron con el detenido, que fue introducido en un furgón policial para llevarlo hasta la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona para prestar declaración.

Si el supuesto cabecilla fue detenido en Perpignan, su presunto lugarteniente lo fue en Torredembarra, concretamente en la calle Ponent. Allí, un amplio despliegue de los Mossos d’Esquadra levantó también la curiosidad de muchos vecinos y personas que transitaban por el punto.

Durante casi cinco horas se estuvo registrando el domicilio del sospechoso –un ciudadano francés–, un trabajo que se hizo también con la ayuda de un perro para detectar si había dinero o armas en la vivienda. Mientras, en otro punto de la mencionada localidad del Tarragonès, se hacía lo mismo en la vivienda de otro de los detenidos en la operación.

El ciudadano francés, sobre la una de la tarde, fue llevado hasta el club Havana –del que es propietario–, situado a pie de la antigua N-340, donde los agentes procedieron también a un registro ante el asombro y extrañeza de las chicas que se encontraban a aquella hora en el local. Antes de tener este local al parecer regentaba o estaba relacionado con la compraventa de vehículos de gama alta.

Muy cerca, en la vecina localidad de Roda de Berà, los agentes registraron un domicilio, donde detuvieron a su dueño. También hubo otro registro en El Vendrell por parte de la Guardia Civil, una labor que fue mucho más rápida que en los otros domicilios porque a las diez de la mañana los agentes abandonaban ya la vivienda. En la urbanización La Móra, en Tarragona, también se registró un chalet –en la calle Les Garrigues–, donde se detuvo a su inquilino.

En el sur

Más hacia el sur, en Cambrils, hubo dos registros de domicilios y se detuvo a dos personas. En L’Ametlla de Mar fueron tres los arrestados –al menos dos de ellos ciudadanos franceses residentes en la urbanización Tres Cales– y se registraron tres domicilios y una inmobiliaria. Y finalmente en El Perelló fueron dos domicilios y dos detenidos. Uno es la directora de la oficina de La Caixa, Eva B. El otro, un joven de 24 años, que llevaba un nivel de vida muy elevado, comentaban ayer los vecinos de esta localidad del Baix Ebre. Está por detener un familiar suyo, que ayer no se encontraba en El Perelló.

Para hoy está previsto el arresto del resto de otros sospechosos de pertenecer a la banda. Serían testaferros –persona que presta su nombre en un contrato, pretensión o negocio que en realidad es de otra persona–.

Por otra parte, la Guardia Civil informó de que también se habían hecho o se harán detenciones en las provincias de Alicante, Málaga, Madrid y Barcelona. En estas dos últimas los imputados estarían ya en prisión por otras causas.

Está previsto que los detenidos comiencen a pasar a disposición judicial mañana por la tarde. Inicialmente, los Juzgados de Guardia de El Vendrell, Reus y Tortosa –en cuyos partidos judiciales hubo arrestados– se inhibirán en favor del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona, que precisamente está de guardia. Su titular, el magistrado Joaquín Elías Gadea, podría prorrogar los arrestos en el caso de agotar las 72 horas previstas por ley. El juez estuvo ayer durante un tiempo en el registro policial realizado en la Rambla Nova, acompañado por el secretario judicial.

De todas maneras, el caso podría acabar finalmente en los Juzgados de Perpignan, que son los que primero abrieron la causa por el fraude del IVA.

La operación se denomina Portoria-Autocarrusel. Portoria es un impuesto aduanero que los mercaderes debían abonar al trasladar sus productos a través de las cuales se autorizaba el ingreso y regreso de mercancías a las ciudades y pueblos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También