Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una ruta por la historia de la represión franquista en Tarragona

Patrimonio. El Fòrum per la Memòria realizó una visita guiada a cargo del historiador Xavier Tolosana por los lugares que marcaron el final de la Guerra Civil en la ciudad 

LAURA ROVIRA

Whatsapp
Las fosas de las víctimas de la represión en el cementerio de Tarragona fue una de las paradas más destacadas de esta visita. FOTO: fabián acidres

Las fosas de las víctimas de la represión en el cementerio de Tarragona fue una de las paradas más destacadas de esta visita. FOTO: fabián acidres

Para el Fòrum de Tarragona per la Memòria, empezar el año es sinónimo a recordar la historia de la Guerra Civil en la ciudad para así reivindicar lo importante de revivir aquello que marcó a un país y que a día de hoy sigue siendo una huella anónima de los que no pudieron contar su historia.

El pasado sábado se realizó una ya tradicional iniciativa que lleva 9 años enseñando los sitios más significativos de Tarragona que explican la represión franquista vivida en la ciudad. «Cada año es diferente, cada visita cambia. No seguimos un guión, los asistentes y el contexto político y social marcan la pauta», comentaba Xavier Tolosana, historiador de Tarragona y encargado de guiar por la historia y el tiempo a los asistentes de esta particular ruta.

Esta actividad, se enmarca dentro del proyecto 15 de Gener de 1939 que durante más de dos meses, llena la ciudad de múltiples actos para transmitir lo que significó la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo en Tarragona. Diferentes instituciones y entidades de la ciudad como el Fòrum per la Memòria participan en esta programación formada por actividades muy diversas y para todos los públicos.

Un tour para recordar

Esta visita guiada por aquellos sitios llenos de memoria de la represión franquista, empezaba a las puertas del cementerio y con una mañana gris que alargó el inicio de este acto en el que los más de 20 asistentes esperaron a que la lluvia cesara. Por suerte, a los 10 minutos y después de una breve presentación por parte de Tolosana, las nubes se despejaron y empezó la visita.

La primera parada era la Muntanya de l’Oliva, una ubicación muy conocida en la ciudad y que fue el lugar donde se producían los fusilamientos. «Fueron 691 las personas que murieron aquí», explicaba Tolosana. El monumento conmemorativo para recordar este lugar como símbolo de represión franquista sigue siendo objeto de polémica, ya que según contaba Tolosana, no representa de forma clara a quién hace honor. «No es una visita partidaria ni subjetiva, se trata de hacer una lectura como un ejercicio de historia y democracia pero no se pueden negar los hechos», expresaba Tolosana.

El público, formado por gente mayor, familias y jóvenes estuvieron atentos durante toda la ruta y a medida que iba avanzando esta visita, las preguntas iban apareciendo con más facilidad. Por su parte, Tolosana, combinaba el rigor histórico y sus conocimientos con un tono muy coloquial y cercano que creó un ambiente de confianza.

Enterrar para no olvidar

La siguiente parada volvía al punto de inicio, ya que se trataba de las fosas de aquellos que murieron a manos de la represión franquista. Tolosana recreó encima del mapa actual del cementerio de Tarragona, la estructura de aquellos años intentando que los asistentes hicieran un pequeño viaje en el tiempo para entender mejor el siguiente lugar que iban a visitar. «En el tema de las fosas, el Fòrum es la única entidad que sigue luchando para poder arreglar este espacio», explicaba Marisol, miembro del Fòrum de Tarragona per la Memòria. Y es que hace años que la suciedad y las malas hierbas rodeaban las fosas de las víctimas de la represión franquista en la ciudad. Desde el Fòrum per la Memòria han conseguido limpiar y decorar mínimamente la zona y así dignificar este lugar.

La lluvia aguantaba y el cielo, poco a poco, se iba despejando. La ruta seguía hacía la Antiga Audiència donde se explicó como se realizaban los expedientes de aquellos señalados por la represión en época franquista y cómo se tramitaban. La Presó de Pilats en la Plaça del Rei también fue una de las paradas de la ruta en la que entre 1939 y 1948 pasaron 10.000 republicanos entre los cuales 807 murieron fusilados o por las condiciones carcelarias.

La Presó per a dones les Oblates en el Portal del Carro, la Presó habilitada la Punxa en la calle Assalt, la Nova presó de l’Avinguda Argentina, la Comisaría de policía en la calle Pau Casals o la Glorieta dels Caiguts son los lugares que completan este ruta formada por 10 paradas para recordar la historia. «Creemos que para construir un país libre se debe escuchar los gritos de los asesinados. Es necesario conocer la historia de la represión franquista para vivir en democracia y dignificar a las víctimas». Estas son las conclusiones y también los objetivos que expresan des del Fòrum de Tarragona per la Memòria y que intentan conseguir a través de iniciativas como esta ruta.

Actividades con mucha historia

Esta visita se podrá volver a disfrutar los sábados 29 de febrero y 28 de marzo en los que Tolosana realizará la misma ruta pero con distinto guión. Además de esta iniciativa, el proyecto 15 de Gener de 1939: El final de la Guerra Civil a Tarragona, seguirá ofreciendo actividades, que se pueden consultar en la web del Ayuntamiento, hasta el mes de marzo.

Temas

Comentarios

Lea También