Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Uno de cada cuatro atendidos por Projecte Home en Tarragona es mujer

La entidad advierte que en este colectivo se ‘invisibiliza’ la gravedad de las adicciones

Norián Muñoz

Whatsapp
Oriol Esculies, director de Projecte Home, a principios de año en una sesión en Tarragona. FOTO: pere ferré/DT

Oriol Esculies, director de Projecte Home, a principios de año en una sesión en Tarragona. FOTO: pere ferré/DT

Según el último informe de Projecte Home, sólo un 24,7% de las personas que atendieron en la demarcación de Tarragona son mujeres. El dato podría indicar que ellas tienen menos adicciones, pero desde la entidad advierten que esta no es la única causa y que, en el fondo, lo que sucede es que, cuando son ellas las afectadas, el problema se invisibiliza.

Advierten que las mujeres con adicciones padecen un doble estigma. «Por una parte se les señala por tomar drogas y, por la otra, se les culpabiliza social y familiarmente por incumplir los estereotipo tradicionales atribuidos al rol femenino: anteponer los intereses de otras personas a los propios, ocuparse de los hijos y la pareja, dependencia económica y emocional...», asegura Oriol Esculies, director de Projecte Home Catalunya.

Señala que esta presión social, las cargas familiares y el hecho de que consuman drogas más aceptadas socialmente actúan como una barrera a la hora de solicitar ayuda. Con todo, la proporción de mujeres atendidas en Tarragona es mayor a la media de Catalunya (15,8%).

Más alcohol y abusos

Una de las peculiaridades que refleja el informe es que la edad de las mujeres que solicitan ayuda en la demarcación (en total, 203 personas el año pasado) es más alta que la de los hombres: 48 años ellas, frente a 40 años ellos. 
La sustancia principal por la que ellas buscan ayuda es el alcohol (casi la mitad de los casos, el 47,6%). 

Desde la entidad apuntan que abusar del alcohol, por ser una sustancia legal y socialmente aceptada, pasa más inadvertido que cuando se trata de otras drogas. Por otra parte, las mujeres con alcoholismo beben más en casa que en entornos sociales, con lo que su adicción también es menos visible.

Otra de las diferencias por género es que las mujeres sufren más patología dual, es decir, necesitan atención porque padecen a la vez una adicción y un trastorno mental (38% frente al 25% de los hombres en Tarragona). Además, el consumo abusivo de psicofármacos también es más frecuente en ellas.

Según los datos estatales del Observatorio Proyecto Hombre 2017, los abusos perpetrados a las mujeres adictas son alarmantes. A lo largo de su vida han sufrido más abusos sexuales (26,7% las mujeres y 4% los hombres), físicos (44,8% contra 22,7%) y emocionales (68,7% frente al 45,6%).

Dificultades para buscar ayuda

Una de las dificultades que encuentran las mujeres a la hora de pedir ayuda es que, en general, tienen una peor situación económica al iniciar el tratamiento. Además, hay colectivos especialmente vulnerables, como madres con hijos a cargo o embarazadas que temen perder la custodia si reconocen su situación.

En este sentido, Esculies considera que es clave adaptar los espacios y los servicios: «En Catalunya prácticamente no hay servicios adaptados a las necesidades de una mujer con problemas de drogas, que tiene el mismo derecho que un hombre a no ser juzgada socialmente y a recibir la ayuda adecuada».

Temas

Comentarios

Lea También