Unos 227.000 tarraconenses, llamados a vacunarse de la gripe

Salut incrementa las vacunas de la influenza, que se inoculan desde ayer de forma simultánea a las de la Covid. El reto es cubrir al 75% de los mayores. Ya hay más casos que el año pasado

Raúl Cosano

Whatsapp
Una mujer recibe la vacuna de la gripe, ayer en el CAP Salou.  FOTO: PERE FERRÉ

Una mujer recibe la vacuna de la gripe, ayer en el CAP Salou. FOTO: PERE FERRÉ

Ayer arrancó en Tarragona una campaña de vacunación contra la gripe que, como la del año pasado, volverá a ser crucial en este contexto de pandemia. Unos 227.000 tarraconenses están llamados a inocularse para la protección de la influenza. De ellos, 156.000 son del Camp de Tarragona y unos 70.000 de las Terres de l’Ebre. El 70% de ellos tienen más de 59 años, según los datos del observatorio del seguimiento de la gripe. Buena parte de ese conjunto de población es, a su vez, especialmente vulnerable a la Covid-19. Debido a eso la campaña que arrancó ayer incluye la novedad de que las personas que recibieron la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus hace más de seis meses y tienen más de 70 años podrán inyectarse, además de la de la gripe, la dosis de refuerzo contra el SARS-CoV-2.

La secretaria de Salut Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, explicó que la Generalitat dispone este año de 1.570.000 dosis de vacunas, todas ellas tetravalentes, con el objetivo de conseguir una cobertura del 75% en mayores de 60 años –el año pasado fue de un 62%– y en el personal sanitario –el anterior fue un 42,5%–, y superar el 60% en embarazadas y personas con condiciones de riesgo.

Incertidumbre

Cabezas dijo que el pasado año, coincidiendo con el coronavirus, hubo una disminución de casos de gripe, pero que de cara a esta temporada se han comenzado a observar virus respiratorios, por lo que apunta a que puede ser «diferente». Por ello se pondrán en liza 120.000 dosis más que el año pasado, con el objetivo de contener al máximo posible una situación sanitaria estable gracias a la inmunización contra la Covid.

La situación, si bien es pronto aún para conclusiones, es de incertidumbre y de expectativa, aunque los datos muestran un ligero incremento de casos detectados. En la semana epidemiológica 42 del año (esto es, del 17 al 23 de octubre) el Camp de Tarragona ha registrado 2,98 casos por 100.000 habitantes, una proporción mucho más elevada que la del año pasado (0,3) y en la línea con el resto de ejercicios precedentes que no estaban marcados por la pandemia. En el Ebre la tasa es de 0,53, también mayor que la de la campaña 2020-21, que era de cero. Otra comparativa en el Camp: de cinco casos de gripe detectados en dos semanas se ha pasado a 16, una cifra más acorde con la de años anteriores en los que no había Covid-19. Los 73 casos acumulados hasta ahora son la mitad de los 149, el global registrado durante toda la campaña pasada. En el Ebre se diagnosticaron 89 cuadros de este virus en toda la campaña pasada mientras que en estas primeras semanas ya se han acumulado 15, dos más que a estas alturas de 2020.

Durante el invierno pasado el SARS-CoV-2 se impuso de forma contundente a la gripe pero este año se está notando ya una mayor incidencia, al menos en estos compases iniciales. En la campaña pasada, el uso generalizado y mucho más estricto de la mascarilla y las restricciones globales contra la pandemia hicieron de la gripe una enfermedad prácticamente residual. Un ejemplo: de los 6.520 diagnósticos en el Camp de Tarragona en la campaña 2019-20 a los 149 de la 2020-21. Lo mismo sucedió en la región del Ebre: de 2.174 casos a 89.

En Tarragona, uno de los centros que empezó a vacunar contra la gripe ayer fue el CAP Salou. De momento, durante esta semana se inocularán solo vacunas de la gripe pero en la siguiente se simultaneará con los antídotos contra la Covid-19.

Proteger de la coinfección

La secretaria de Salut Pública dijo ayer que las personas mayores de 70 años se pueden vacunar de ambas, para protegerse de una posible coinfección. En caso de coincidir ambos virus –algo, eso sí, poco frecuente– la probabilidad de morir es el doble que si solo se sufre la Covid-19 y seis veces más que si no se tiene ninguno de los dos virus.

Cabezas subrayó que la vacuna de la gripe reduce hospitalizaciones, mortalidad y carga asistencial. Recordó también que su máxima incidencia es entre finales de diciembre y marzo, y afirmó que se administrará en los ambulatorios, que también contarán con 385 espacios alternativos como bibliotecas y centros cívicos cercanos, todo ello para descongestionar los centros de salud.

Animó a pedir cita a través de internet para la vacunación de la influenza, cuya campaña lleva el lema ‘Este invierno no te arriesgues, vacúnate ahora contra la gripe’, pero recalcó que también se ofrecerá la «vacunación oportunista» a aquellos pacientes que acudan al ambulatorio a una visita.

Junto a la vacuna de la gripe, los ambulatorios ofrecerán la dosis de refuerzo de la Covid a los mayores de 70 años, un nuevo colectivo que se suma a personas que viven en las residencias y a los inmunodeprimidos. Carmen Cabezas dijo que esta franja de edad comenzó a vacunarse a principios de abril, por lo que ya han pasado seis meses, y añadió que la tolerancia a las terceras dosis es similar a las segundas.

El enfermero y director del CAP barcelonés Río de Janeiro, Jaume Collado, concretó ayer que lo ideal es programar una cita para vacunarse contra la gripe. Sin embargo, quien tenga dificultades para hacerlo telemáticamente también podrá dirigirse al propio centro o llamar. Además, también se apostará por la vacunación oportunista y se ofrecerá la inoculación a aquellas personas que acudan, por ejemplo, a una consulta. «En los centros de atención primaria tenemos mucha experiencia en vacunar. Es nuestra responsabilidad y el último año de pandemia ha sido un reto al respecto porque hemos vacunado a mucha población. Ahora, la vacunación simultánea de gripe y Covid es un reto más», dijo Collado.

Comentarios

Lea También