Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Urge descongestionar la macro rotonda de la T-11 antes de la llegada de Ikea

A principios de julio entrará en vigor una reordenación del tráfico en Les Gavarres, aunque ésta tan solo es una de las medidas que piden las empresas de esta zona comercial

Núria Riu

Whatsapp
La rotonda central de la T-11 en Les Gavarres tiene tres carriles.

La rotonda central de la T-11 en Les Gavarres tiene tres carriles.

La cuenta atrás para la llegada de Ikea está en marcha. Hace unos días el concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà, confirmó que de forma inminente va a concederse la licencia de obras, que va a abrir la ciudad en verano del año que viene. Supondrá un nuevo estímulo para una zona comercial que ve en la llegada de la firma sueca un nuevo dinamizador para toda esta zona.

Cuando falta poco más de un año, ya ha empezado a trabajarse para que el aterrizaje sea lo más plácido posible. Y para que así sea, la movilidad es uno de los grandes retos a resolver. La iniciativa la lideran los empresarios de Les Gavarres, que ya han trabajado con varias propuestas, todas ellas con una misma finalidad: descongestionar la macro rotonda de la T-11, que tantos problemas está ocasionando. 

Esta rótula de comunicaciones entre dos grandes vías de comunicaciones como son la T-11 y la A-7 –y en la que hay hasta tres carriles– es el objetivo a evitar. «Es una rotonda con un flujo de vehículos muy importante y en la que se registran muchos accidentes. Y esto nos preocupa. Queremos que la gente que venga a Les Gavarres se sienta cómoda y debemos tener en cuenta que en un futuro nos retroalmientaremos con Ikea. El flujo será constante, por lo que debemos conseguir que se solucione», indica Ramon Rull, gestor administrativo de la Agrupació d’Interès Econòmic (AIE) de Les Gavarres.

‘El cambio en la movilidad será una primera medida. Nos sentaremos de nuevo tras el verano’

Las propuestas que tienen encima de la mesa van en tres líneas: una para mejorar la movilidad dentro del mismo polígono de Les Gavarres, la otra para buscar rutas alternativas para los tarraconenses que utilizan la T-11 y una tercera para que se construya un nuevo acceso desde la A-7, que desemboque directamente a esta zona comercial.

De hecho, la primera de éstas va a entrar en vigor en breve. Al tratarse de una zona con dos tan solo dos calles principales, se está ultimando un circuito para moverse por el interior, con una calle de subida y otra de bajada.

El Ayuntamiento de Tarragona ya ha dado luz verde a una propuesta que «entrará en vigor la primera semana de julio, cuando todo esté pintado y a punto de ponerse en marcha», según el concejal de Ocupació del Domini Públic, Mobilitat i Accessibilitat, Josep Acero

La calle Joan Amades i Gelats, que es la exterior, será de subida, mientras que la de bajada será la Josep Maria Folch i Torres, que es la que queda delante de todos los locales de restauración y los cines.

Acero asegura que esta medida «nos permitirá ganar seguridad para los conductores de la rotonda, según nos recomendaron también los técnicos de Carreteras». Afirma también que es «un primer cambio, que ponemos en funcionamiento en estos meses de verano, para estudiar cómo va y a partir de septiembre volver a sentarnos de nuevo y seguir dialogando».

Rutas alternativas
La segunda de las propuestas pasa porque los vehículos que vienen desde Tarragona por la T-11 tampoco tengan que utilizar esta macrorotonda. Pretende que los vehículos salgan en la rotonda previa, la de La Floresta, y pasen junto al Barhaus para seguir hasta llegar a la rotonda más pequeña (tal y como puede verse en el mapa).

 

Algunos conductores ya utilizan esta ruta alternativa. Por lo que los empresarios de Les Gavarres piden que se potencie con la señalización pertinente. De hecho, hace unos días se instalaron unos nuevos paneles, que estos consideran insuficientes. «Es una cosa muy pequeña, que los que no lo conocen no ven hasta que ya lo han pasado. Deberían ser mucho más grandes y convertirse en una alternativa real», dice Ramon Rull.

Sobre al respecto, Acero no cierra la puerta a potenciar esta alternativa. «Se pueden instalar las bandas que calculan los vehículos/ hora y a partir de ahí si los técnicos lo consideran oportuno se tiraría adelante.

La tercera de las propuestas no depende del Ayuntamiento, sino que tendrán que hablarlo con la subdelegación del Gobierno o directamente con Carreteras del Estado. Es la administración central la que deberá dar luz verde, o no, a la construcción de un vial de acceso desde la A-7. «Lo tenemos estudiado, de forma que podría hacerse un vial de servicio lateral a la altura del polígono Riu Clar», describe Rull.

‘Debemos adelantarnos a la llegada de Ikea, porque ahora ya hay muchísimo tráfico’ 

El representante del organismo que administra a una parte de los negocios de esta zona comercial y de ocio reconoce que esta última es una propuesta «a medio plazo». Sin embargo, apunta que «debemos adelantarnos a la llegada de Ikea, porque ahora mismo los sábados por la tarde ya hay muchísimo tráfico y no podemos hacer que aparcar, entrar o salir sea incómodo».

De hecho, los empresarios de Les Gavarres no son los únicos preocupados por los atascos que pueden generarse en esta zona a partir de verano del año que viene. Carreteras también habría lanzado sus propuestas y una de estas sería que los vehículos procedentes de Reus por la T-11 puedan llegar a Les Gavarres a través de un viaducto, evitando la macro rotonda. En lo que no hay consenso es en quién debe pagar esta inversión.

Temas

Comentarios

Lea También