Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos, ERC y CUP piden que se retire la tramitación del proyecto de la Budellera

Sólo Ciutadans valora positivamente la prórroga de tres meses concedida a  los propietarios de la Budellera

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la caminata que se organizó para protestar contra la el proyecto de la Budellera. Foto: Lluís Milián

Imagen de la caminata que se organizó para protestar contra la el proyecto de la Budellera. Foto: Lluís Milián

La decisión de ampliar hasta el próximo 7 de septiembre a los propietarios de la Budellera el plazo de redacción del nuevo proyecto del plan parcial no ha gustado ni a la Federació de Veïns de Llevant ni a los grupos municipales de Esquerra Republicana y de la CUP. De hecho, entre los partidos de la oposición sólo defiende la medida Ciudadans, que considera que se trata de una acción «coherente con la voluntad de no ir con prisas con este proyecto y que todas las partes puedan expresar sus opiniones», según indica su portavoz, Rubén Viñuales. 

De manera diametralmente diferente se expresa Mònica Alabart (ERC), quien lamenta que «una vez más el gobierno ponga facilidades a los promotores y no a los ciudadanos». La edil de la formación independentista reivindica la oposición de su partido al desarrollo de este plan parcial, ya que considera que «se trata de un proyecto anacrónico. Nosotros proponemos un modelo de ciudad sostenible y compacto». En este sentido, los republicanos creen que debe «regenerarse el centro, en la línea de lo que delimita la nueva Llei de Territori». Asimismo, los soberanistas piden al resto de fuerzas con representación en el Saló de Plens que apoyen su propuesta para «convocar un pleno monográfico para debatir el urbanismo de la ciudad». 

Por su parte, Laia Estrada (CUP) asegura que su formación «no está de acuerdo» con la prórroga, y explica que «aún estamos a la espera de que nos hagan llegar la resolución que ha motivado la decisión, ya que no comprendemos los motivos por los que se ha tomado». La edil de la formación cupaire indica que el partido pidió la documentación, pero lamenta que ésta «aún no nos ha sido enviada». Asimismo, Estrada remarca que «estamos hablando de un proyecto que no responde al interés general, sino al del bolsillo de los inversores».  

‘En breve no será ni legal’

Crítica se muestra también la presidenta de la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant, Gemma Fusté. La representante de la entidad vecinal lamenta que «las alegaciones que presentamos corresponden al primer plan presentado» y se pregunta si «nosotros también tendremos ahora más plazo para alegar... ¿o seguiremos contando con sólo un mes para alegar al nuevo proyecto?».  

Asimismo, Fusté –que siempre se ha opuesto a la construcción del nuevo barrio previsto para 10.000 habitantes– considera que «lo que debería hacerse es paralizar todo el proceso», ya que considera que «es un plan que no cuenta con el apoyo de las entidades vecinales y que, según la nueva Llei de Territori, no se podría hacer. Entonces, si estamos hablando de un proyecto que en breve no será legal, ¿por qué debe tirarse ahora hacia adelante?», se pregunta la máxima representante de los vecinos del área de Llevant.

Temas

Comentarios

Lea También