Tarragona Urbanismo

Vecinos de Bonavista: "Vivimos en una ratonera"

Los vecinos denuncian que llevan muchos meses con el principal vial de acceso al barrio cerrado

CARLA POMEROL

Whatsapp
Estado actual de las obras en el vial de acceso al barrio de Bonavista. FOTO: PERE FERRÉ

Estado actual de las obras en el vial de acceso al barrio de Bonavista. FOTO: PERE FERRÉ

Los vecinos de Bonavista se manifestarán el próximo domingo para mostrar su disconformidad con el retraso de las obras del plan parcial 10 –PP10–, más conocido como el de Ten Brinke. Esta demora tiene una afectación directa en el día a día de Bonavista, ya que el proyecto de urbanización contempla la mejora de los accesos al barrio. Ya hace más de un año que la principal entrada a Bonavista está cerrada y, además, se prevé que los trabajos se alarguen hasta el mes de enero, tres meses más de lo que estaba previsto. El motivo del retraso son unas obras que debe realizar la compañía eléctrica Endesa, y que constan de soterrar la línea de alta tensión que cruzará el nuevo barrio de Ten Brinke.

El motivo de la protesta tiene que ver con que los vecinos se sienten «inseguros y en una ratonera». Aseguran que no hay salida de emergencia en caso de accidente químico. «Ya hemos tenido paciencia durante un año», asegura Loli Gutiérrez, presidenta de la Associació de Veïns de Bonavista, quien añade que «desde el principio se tenía que haber buscado un plan B para habilitar más salidas».

Desde el pasado octubre de 2020, cuando empezaron las obras del PP10, el vial que conecta la rotonda de Les Gavarres con Bonavista –pasando por el Camí de la Coma–, está cerrado al tráfico. Actualmente, solo hay cuatro maneras de salir o entrar al barrio: por la avenida Carrasco i Formiguera en dirección La Canonja, la de Torreforta –o por la avenida President Tarradellas o por el Camí 1– y, finalmente, por la carretera N340. «Las tres primeras opciones son vías urbanas, que en caso de emergencia, no servirían para desalojar el barrio. Y, la última, la N340, tampoco la podríamos utilizar ya que sí hay algún incidente en las fábricas será inmediatamente cortada», explica Gutiérrez, quien asegura que «nos sentimos inseguros, sin saber por dónde salir del barrio en caso de accidente químico».

En un principio, las obras del vial de acceso a Bonavista tenían que estar finalizadas este mes, pero el calendario ha tenido que ajustarse a causa de unos trabajos que tiene que hacer la compañía eléctrica Endesa, y que ha impedido la apertura del nuevo vial. La actuación afecta al soterramiento de la línea de alta tensión que cruza el nuevo barrio de Ten Brinke. Entre las quejas, según Gutiérrez, se encuentra la del colectivo de marchantes. «El mercadillo del domingo se ha visto afectado por esta circunstancia», explica la líder vecinal.

Alargar los cuatro carriles

El vial en cuestión tendrá dos carriles de entrada y otros dos de salida en el tramo más próximo a a rotonda de Les Gavarres. Sin embargo, aproximadamente en su mitad habrá una nueva glorieta, a partir de la cual este eje se bifurcará, de forma que saldrá una calle hacia Bonavista y la otra seguirá por la parte de arriba hasta llegar a la zona de Buenos Aires. Cada uno de estos viales tendrá un carril por cada sentido de la marcha. Gutiérrez critica esta actuación y pide que los cuatro carriles del primer tramo lleguen hasta la entrada del barrio «para evitar colapsos en caso de desalojo», añade.

La manifestación tendrá lugar este domingo a las seis de la tarde, justo delante de la piscina municipal de Bonavista.

Temas

  • denuncia
  • sucesos
  • mobilidad
  • calles
  • barrios

Comentarios

Lea También