Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Tarragona pagan el desayuno a los policías trasladados a Catalunya

Algunos bares próximos a la comisaría de la Policía Nacional aseguran recibir donaciones de hasta 100 euros a la cuenta de los agentes

Carla Pomerol

Whatsapp
Tarraconenses mostrando su apoyo al Cuerpo Nacional de Policía.

Tarraconenses mostrando su apoyo al Cuerpo Nacional de Policía.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que han sido destinados durante una temporada en Tarragona, –para evitar la celebración del referéndum del pasado 1 de octubre–, están recibiendo un buen trato por parte de los tarraconenses. Seguramente, los policías se irán de la ciudad con un buen sabor de boca. Prueba de ello es que algunas personas han decidido solidarizarse con los agentes y mostrarles su apoyo pagándoles el desayuno. Según ha podido saber el ‘Diari’, hay tarraconenses que se dirigen a los bares cercanos a la comisaría, donde los agentes suelen ir a desayunar, y hacen donaciones de hasta 100 euros para que los policías puedan tomarse un refrigerio gratis. «A la cuenta de la policía», dicen. 

           Información relacionada

 

Apoyo a los policías españoles en Tarragona

«Viva la Guardia Civil» y «Viva la Policía Nacional» fueron algunos de los lemas que sonaron en la manifestación a favor de la unidad de España el pasado 7 de octubre en la Plaça de la Font. El portavoz de la concentración, Javier Carrión, confesó que «a nadie le gusta  ver a ciudadanos recibiendo golpes, pero debemos saber que en la mayoría de colegios no hubo incidentes», y añadió que «damos nuestro apoyo a los Cuerpos de Seguridad del Estado que, solamente, cumplían con la ley». Lucía Cuesta opinaba muy parecido. Pero no dejó de ondear la bandera española ni un solo segundo. «La policía vino a defender al pueblo catalán y a impedir que se cometiera un delito. Estamos muy orgullosos de ellos». Y así empezó todo. De manera espontánea, los manifestantes desfilaron Rambla Nova abajo hasta llegar a la comisaría de la Policía Nacional. De camino hasta el lugar de destino los gritos a favor de la policía española no cesaron. Tampoco faltó el himno de España tarareado por los manifestantes.

Sorpresa

«No estáis solos». Este era el mensaje que los concentrados querían dejar claro a los agentes de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Y les sorprendieron y los policías nacionales sonreían. Los manifestantes, al grito de «esta es nuestra policía», felicitaban a los agentes, les besaban y hasta se hacían fotografías. «Gracias, es un orgullo teneros aquí, para defendernos», decía Luis Miguel Pons a un agente. Pasando desapercibida estaba Olga, una mujer que no podía contener las lágrimas.  «Mi padre era también policía nacional, y al verlos, aquí, uniformados, no he podido evitar pensar en él y me he emocionado», explicaba Olga, que al final se armó de coraje y decidió ir a saludarles. Por su parte, un agente de la Policía Nacional aseguraba que «después de tantos días aquí, se agradece que alguien venga a darte cariño». Los policías aplaudían a los concentrados, que decidieron marcharse dirección la comandancia de la Guardia Civil, mientras gritaban, al unísono «Trapero, a prisión». Se acabó la concentración y también el silencio para los unionistas.

Temas

Comentarios

Lea También