Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos del Catllar se quejan del bus a Tarragona

Aseguran que el autocar de primera hora, de 14 plazas, no basta para cubrir la demanda

Eloi Tost

Whatsapp
Los sábados tan solo hay cuatro buses hacia Tarragona, mientras que los domingos directamente no hay servicio. FOTO: Fabian Acidres

Los sábados tan solo hay cuatro buses hacia Tarragona, mientras que los domingos directamente no hay servicio. FOTO: Fabian Acidres

El servicio de autobús entre El Catllar y Tarragona tiene altamente insatisfechos a algunos usuarios de la localidad del Tarragonès. Especialmente a aquellos que viajan hacia la capital tarraconense a primera hora de la mañana los días laborables.

La principal razón es que el vehículo habilitado por la compañía no tiene plazas suficientes para acomodar en condiciones a toda la demanda, por lo que un grupo de pasajeros tiene que ir siempre de pie, según aseguran al Diari. El Ayuntamiento no tiene constancia de la problemática pero asegura que lo estudiará. La otra gran queja, ésta más generalizada, es la «poca» frecuencia de paso. 

El problema se concentra a las 7.30 y a las 8.15 horas de la mañana de los días laborables. Es cuando pasan los dos primeros autocares dirección Tarragona y cuando más vecinos se desplazan en transporte público a la capital para trabajar o estudiar. La compañía responsable de prestar el servicio, Empresa Plana, dispone un vehículo con 14 plazas. Insuficiente para las más de 20 personas que en ocasiones esperan en la parada de la avenida Catalunya del municipio. 

«No tiene lógica que cuando va más lleno traigan un bus pequeño y después pongan el grande», Bernat Vellvè, usuario

Uno de ellas es Bernat Vellvè, que se desplaza a diario para ir a la universidad. «No me molestaría tener que prescindir del asiento un día, lo que me molesta es que sea a diario y además pagando», comenta. El precio del billete es de dos euros. Con los abonos que proporcionan descuento sale por unos 0,95 euros. 

Su experiencia la comparte Emma Romero. En su caso viaja a Tarragona casi a diario, aunque lo hace más tarde, pero constata que cuando ha tenido que hacerlo a primera hora de la mañana, ha sufrido la misma suerte. A su lado, Maite Voltas reconoce que «en el pueblo se comenta» la circunstancia, si bien añade que «a partir de las 10 ya va todo bien» porque baja la demanda. 

Por esa razón y porque a partir del mediodía el trayecto lo realiza un autocar de mayor dimensión. Los usuarios no lo entienden: «No tiene lógica que cuando hay más gente traigan un bus pequeño y después, cuando ya viajan solo cuatro o cinco personas, pongan el grande», comenta Vellvè.

«En el pueblo se comenta que va lleno, pero a partir de las 10 de la mañana ya va bien», Maite Voltas, usuaria

A pesar de ello los usuarios reconocen que no han trasladado ninguna queja a la compañía. Tampoco el alcalde del Catllar, Joan Morlà, tiene constancia de ninguna. Aún así se compromete a que si le llegan formalmente «trasladarlas a quien toque, ya sea la compañía o la Generalitat», que es quien adjudica el servicio. 

Frecuencia
El número de buses que conectan el municipio con Tarragona es otra de las lamentaciones de los vecinos. Los días laborables tan solo hay ocho conexiones hacia la ciudad, y únicamente siete para regresar. Los sábados las conexiones diarias son cuatro por sentido, mientras que el domingo el autobús no circula. «Cuando lo comparo con compañeros de otros pueblos, aquí estamos peor», cuenta Vellvè. El último bus para volver al pueblo es a las 19.40. «Es imposible ir al cine o salir a cenar por Tarragona», ejemplifica el estudiante. Por su parte, el edil reconoce que las peticiones de mejora de las conexiones de los ciudadanos son «históricas».

Temas

Comentarios