Tarragona URBANISMO

Vecinos y usuarios exigen más limpieza en los parques infantiles de Tarragona

Denuncian que los excrementos de perros y los cigarrillos deterioran las instalaciones

Octavi Saumell

Whatsapp
El parque infantil de la Plaça Verdaguer es el más concurrido del centro de la ciudad. Foto: Lluís Milián

El parque infantil de la Plaça Verdaguer es el más concurrido del centro de la ciudad. Foto: Lluís Milián

Las asociaciones de vecinos y los usuarios exigen al Ayuntamiento de Tarragona más limpieza en los parques infantiles de la ciudad. En concreto, los residentes de diferentes barrios y los tutores de los más pequeños lamentan que estos equipamientos sufren la presencia de excrementos de perros y de cigarrillos que «deterioran su conservación», según expresan varias de las personas consultadas.

En el centro de la ciudad, el espacio con una mayor actividad es el de la Plaça Verdaguer, que hace pocos meses se amplió debido a su notable concurrencia de usuarios. La presidenta de la Associació de Veïns Tarragona Centre, Núria Sabat, lamenta que «se trata del único equipamiento de estas características que tenemos y, claro, está superpoblado». En este sentido, la entidad vecinal reivindica que «desde hace tiempo» han solicitado al Ayuntamiento «que construya el anunciado de la calle Yxart y otro en la Plaça Corsini, pero el primero aún no se ha hecho y el segundo no quieren ponerlo».

Críticas en el Casc Antic

Un poco más alejado del centro está el de la avenida Vidal i Barraquer. Allí, el usuario Óscar García –que tiene cuatro hijas– afirma que los parques de la ciudad «dejan un poco que desear, ya que o bien son para edades muy jóvenes o para más mayores. En cambio, no hay nada para niños de mediana edad», critica. García es vecino del entorno de la Plaça dels Carros pero indica que «a ese parque no vamos, ya que está en muy malas condiciones». Precisamente, en el espacio de Vidal i Barraquer también lleva a su hijo –Roger– Núria Bartolomé, quien valora positivamente las prestaciones del espacio, pero indica que «debería mejorarse un poco la seguridad».

En la Part Baixa, la presidenta de la Associació de Veïns del Port, Rosa Puig, destaca que «ya era hora» de que se pusiera en marcha el parque de la Plaça dels Infants. «Ahora los niños pueden jugar muy bien, pero se trata de una reivindicación que llevábamos tiempo reclamando», considera.

De forma mucho más crítica se expresa el presidente de la Associació de Veïns de la Part Alta, Manel Rovira, quien denuncia que los parques del Passeig de Sant Antoni «están sucios y muy abandonados», y concreta que allí «se reúnen adolescentes que lo dejan muy sucio. A veces, incluso, nos encontramos cristales rotos, por lo que la gente del barrio tiene miedo de ir», afirma.

Déficit en SPiSP

Por lo que se refiere a los barrios, la situación también deja que desear. «Los parques infantiles de Bonavista necesitan mejorar en limpieza, mantenimiento y seguridad», explica la presidenta de la asociación de residentes, Dolores Gutiérrez, quien espera que «la iniciativa del Pacto Cívico permita que con la implicación de todos mejore el barrio».

En Sant Salvador, Toni García –presidente de los vecinos– critica que «el parque con más columpios es pequeño y no tiene ningún mantenimiento de pintura desde hace tiempo» y añade que «es de arena y, encima, no está nivelado». García lamenta, asimismo, que «el que está delante del CAP sólo tiene un tobogán y, encima, el Ayuntamiento nos quitó la mesa de ping-pong porque no había red». Por lo que se refiere al de Sant Ramon, García asegura que éste «es de arena y está sucio porque hay excrementos de perros y no tiene ningún tipo de conservación desde hace años».

En Sant Pere i Sant Pau, Luis Trinidad indica que «lo poco que hay para los niños es muy viejo y está muy deteriorado, como está toda la Plaça de la Sardana, lamenta».

De manera crítica se expresa también Josefa Rodríguez, de la asociación de Parc Riuclar. «Hace unos días repararon algunas cosas de los columpios, pero desde hace mucho tiempo estamos pidiendo que mejoren toda la zona verde, a partir del espacio destinado a los juegos». En esta línea, Rodríguez reivindica que el Consistorio «realice alguna actuación para mejorar los jardines, pero pasa el tiempo y no se hace nada. Somos los olvidados de Tarragona» remarca.

Finalmente, en Llevant, la presidenta de la Federació de Veïns, Gemma Fusté, reclama «más zonas de juego, ya que prácticamente no hay». En este sentido, Pau Brull –de Cala Romana– celebra la inversión prevista, «ya que hasta ahora lo que hay lo pusimos los propios vecinos».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También