Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Viaje a la época medieval en la Part Alta

Feria. Numerosos ciudadanos se acercaron ayer a los alrededores de la catedral para disfrutar de los puestos y del ambiente de la XXIV edición del Mercat Medieval

Soraya Rodríguez Barrios

Whatsapp
Turistas y tarraconenses disfrutan de la feria medieval y de la variedad de productos que ofrece, tales como quesos o embutidos. FOTO: Alfredo González

Turistas y tarraconenses disfrutan de la feria medieval y de la variedad de productos que ofrece, tales como quesos o embutidos. FOTO: Alfredo González

Puestos de productos artesanos, espectáculos callejeros ambientados en la Edad Media (juglares, malabares...), olor a queso y embutidos, calles repletas de gente... Este era el ambiente que se respiraba ayer en el Casc Antic de la ciudad de Tarragona, y es que la ciudad celebra la XXIV edición del Mercat Medieval del 11 al 14 de octubre.

Durante estos cuatros días, de 10h a 22h, en el Pla de la Seu y  en los alrededores de la Catedral la gente podrá disfrutar de la feria medieval. Doce horas en las que se prestan actividades dirigidas a todos los públicos. La feria ha traído consigo la artesanía, las tradiciones, los oficios antiguos, la magia, el esoterismo y la música que sonaba hace unos siglos y que se ha mantenido hasta la fecha. Familias, parejas y amigos llenan las calles en busca de antigüedad e historia. «Venimos cada año, aunque yo sea de Reus y mi amiga de Zaragoza. Nos encanta Tarragona y la feria medieval», explica feliz una mujer cubana residente en Reus que no deja de asistir ningún año al mercado. Se trata sin duda de un espacio con gran atracción turística. 

Puesto de quesos artesanos con muestras y catas para los viandantes más curiosos. FOTO: alfredo gonzález

A las numerosas paradas artesanas donde se venden objetos de decoración para el hogar, bisutería o productos gastronómicos artesanos muy variados y exquisitos, se suma la ‘tradicional taberna’ donde los asistentes podrán comer carnes a la brasa y otros productos. Además, la feria presenta la ‘muestra de oficios’, una actividad que permite conocer cómo se trabajan todavía algunos elementos básicos como el hierro o la madera. El jueves, el Arpa Medieval de Sergius era la protagonista de la tarde. Ayer al medio día se pudo disfrutar de la Cercavila musical del grupo Kobla del Taulell y la bola mágica medieval por las calles del mercado y, por la tarde, la fiesta seguía con otra Cercavila y la actuación musical de folk Lugh, violín y guitarra. 

Hoy y mañana aún podremos seguir disfrutando de muchas más actividades tan variopintas y curiosas como presenciar de cerca cómo trabaja un cantero y cómo se manipula el hierro con la forja, deleitarse con las danzas medievales de la mano del grupo Octava Maravilla, participar en juegos tradicionales y la posibilidad de hacerse una foto en el photocall medieval. 

El último día, el domingo, a las once de la mañana tendrá lugar la Trobada Gegantera Medieval y a las siete de la tarde Cercavila de nuevo con música por las calles del mercado. Para consultar todos los horarios y actividades pueden hacerlo en la web de la ciudad www.tarragona.cat, en la sección ‘ciutat’ y ‘agenda’ de este mes.

La novedad
Una novedad importante de la edición de este año es que la calle Escrivanies Velles acogerá una zona esotérica con paradas de lecturas del Tarot y otros elementos y prácticas relacionadas con la magia y el destino.

La feria permite retroceder a los tiempos más remotos y ponerte en la piel de la gente que caminaba hace siglos por las mismas calles. Un viaje a la época del Medievo de la ciudad cuyos vestigios romanos hacen más fácil el retroceso.

Sin duda una jornada muy especial y variada en la que disfrutar grandes y pequeños.

Comentarios

Lea También