Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vídeo: Un matrimonio de Torreforta graba, persigue y se encara a tres ladrones

La intervención de un vecino de Torreforta permitió la detención de tres asaltantes de coches

Diari de Tarragona

Whatsapp
Juan pasando ayer con el coche por el lugar donde detectó a los ladrones.  FOTO: pere ferré

Juan pasando ayer con el coche por el lugar donde detectó a los ladrones. FOTO: pere ferré

¿Temerario o buen ciudadano? Juan, un vecino de Torreforta, frustró el robo en un coche aparcado delante del campo de fútbol. Pero no sólo lo evitó, sino que siguió a los sospechosos en dos ocasiones. Finalmente, en aquel momento los Mossos pudieron detener a uno de ellos y, al día siguiente, a los otros dos gracias al reconocimiento fotográfico que hizo en comisaría. Reconoce que pasó miedo, principalmente cuando lo comenzaron a insultar.

La Policía Autonómica admite que la colaboración ciudadana es clave para el esclarecimiento de muchos hechos delictivos y, principalmente, para la detención de los sospechosos. Lo decía la semana pasada el subinspector de la Unitat de Seguretat Ciutadana de la comisaría de los Mossos de Tarragona en un reportaje sobre los robos en interior de vehículo. Pero Juan y su esposa se implicaron mucho más de lo que hace un ciudadano habitualmente, que es alertar a la Policía y punto.

 

Poco antes de las tres de la tarde del pasado sábado, Juan iba al volante de su vehículo, acompañado por su esposa –que acababa de salir del trabajo–. Al pasar por la calle Gaià de Torreforta, delante del campo de fútbol, su mujer le dijo: «Me parece que están intentando abrir un coche. Sí que vi movimientos extraños». Eran tres jóvenes que forzaban la puerta del turismo. El hombre no se lo pensó dos veces, «di la vuelta a la rotonda, volví al lugar y me paré delante de ellos. Al ver que bajaba del coche salieron corriendo hacia las calles Montblanc y Amposta».

«Los perdí de vista»
Juan llamó al teléfono 112 para alertar de lo que sucedía. Pero no se conformó con ello; comenzó a perseguir a los ladrones por diferentes calles del barrio, «pero los perdí de vista. Dimos dos o tres vueltas por la zona, pero ya no los vimos».
Pero su empeño por tratar de ayudar le hizo volver al campo de fútbol. «Como conozco a los del club de fútbol, fui para ver si dentro estaba el dueño del vehículo forzado».

 

Cual fue su sorpresa que cuando estaba hablando con esta persona vio que los tres ladrones volvían a rematar la faena en el coche, un Renault Megane, que quedó con la puerta del acompañante doblada. En el interior, a simple vista, había un bolso. Ellos se percataron de que de nuevo habían sido descubiertos y volvieron a huir. De nuevo comenzó una persecución con el coche, «mi mujer los estuvo grabando con el móvil».

De nuevo comenzó una persecución con el coche, «mi mujer los estuvo grabando con el móvil»

Finalmente vieron a dos de los jóvenes parados en la calle Amposta. Uno de ellos huyó corriendo. «‘Quiero hablar con vosotros, ¿Por qué queréis abrir el coche?’, le comenté. Él me lo negó». Pero la situación cambió cuando le dijo que los había grabado, «entonces se puso furioso y me dijo que por qué les estaba grabando. Me estuvo amenazando». El joven echó fotos al vehículo de Juan y al poco rato llegó una patrulla de Mossos. También se presentó la madre del joven, «que me pidió que borrara los vídeos». Reconoce que pasaron miedo, «porque nos estuvo amenazando».

Los agentes detuvieron al joven, un marroquí de 19 años y vecino del barrio, acusado de un delito de tentativa de robo y otro leve de amenazas. Ya había sido detenido el pasado 7 de febrero en La Granja también por robar en un coche. Y el 16 de mayo del año pasado –cuando hacía poco que había cumplido la mayoría de edad– se le imputó un robo en un bar y otro en una vivienda de primera residencia de la calle Garona de Campclar.  

El 16 de mayo del año pasado –cuando hacía poco que había cumplido la mayoría de edad– se le imputó un robo en un bar y otro en una vivienda de primera residencia de la calle Garona de Campclar.  

«Los Mossos me aconsejaron que denunciase al joven por amenazas, porque incluso lo hizo delante de los agentes», comenta Juan. Cuando estaba en comisaría pudo identificar, cuando le enseñaron múltiples fotos, a los dos que se habían fugado. 
Precisamente, gracias a dicha información, los agentes pudieron detener a uno de los sospechosos a las ocho de la tarde del domingo en la calle Montblanc de Torreforta. Se trata de un joven marroquí de 18 años. Y a las 23.45 horas se hizo lo mismo con un joven de 20 años y también de la misma nacionalidad.

 

Cambiarse de ropa
En su declaración ante los investigadores, Juan apuntó un detalle curioso: que cuando vio por segunda vez a los ladrones intentar forzar el vehículo –cuando él estaba hablando con un responsable del club de fútbol de Torreforta– llevaban una ropa diferente a la que vestían en la primera ocasión. Ello indicaría que viven cerca del lugar porque tuvieron tiempo de cambiarse de indumentaria. Añadió que el ladrón que estaba forzando el coche llevaba guantes.

Temas

Comentarios

Lea También