Vídeo. Miles de cucarachas se apoderan del Pla de la Seu

Salían por una rendija del suelo y los comerciantes las expulsaban con una escoba

Carla Pomerol

Whatsapp
Los propietarios de las tiendas y bares sufrían por si las cucarachas estaban entrando en sus locales. Los turistas y grupos de estudiantes se quedaban perplejos ante la situación.

Los propietarios de las tiendas y bares sufrían por si las cucarachas estaban entrando en sus locales. Los turistas y grupos de estudiantes se quedaban perplejos ante la situación.

La mañana de ayer estuvo entretenida en el Pla de la Seu. Una plaga de cucarachas se hizo con el lugar, asustando a estudiantes y turistas que visitaban la Catedral de Tarragona. No fue hasta el mediodía cuando un equipo se trasladó hasta el lugar y limpió la zona. Fuentes municipales aseguran que hoy volverán a enviar especialistas en plagas para descubrir de dónde provienen los insectos. La primera hipótesis es que se fumigó una parte del alcantarillado y las cucarachas salieron en estampida por otro lugar.

Todo empezó a primera hora de la mañana, cuando los propietarios de los comercios del Pla de la Seu se disponían a abrir sus negocios. «En la entrada de la tienda he matado a dos cucarachas. Al abrir, me he encontrado dos más y he pensado: aquí pasa algo», explica Jordi Olivar, propietario de la tienda de souvenirs, ubicada delante de la Catedral. Los insectos salían de una rendija del suelo de la calle Escrivanies Velles, tocando casi al Pla de la Seu. Lo más sorprendente de todo, según los allí presentes, es que había cucarachas de todos los tamaños, desde muy pequeñitas hasta algunas muy grandes. 

Olivar sufría por si los insectos entraban en su local. Así que decidió coger una escoba y, con la ayuda de otra vecina, se dedicaban a expulsar las cucarachas. Trabajadores y propietarios llamaron, en repetidas ocasiones, a la Guàrdia Urbana, al 112 y al Ayuntamiento. «Hemos dicho que era urgente, porque así no podemos estar. Pero ya hemos llamado hace más de una hora y aquí no viene nadie», explicaba Albert Prusi, del bar Sha.

Solo se oían gritos. Grupos de estudiantes y turistas visitaban la Catedral y se encontraban con la sorpresa. «No es normal que delante de uno de los monumentos más importantes de la ciudad nos encontremos con esta multitud de insectos», decía Lucía, que vive en Granada y pasaba unos días en Tarragona. Lucas y Teo, en cambio, estaban encantados. Preferían matar cucarachas que escuchar las explicaciones del guía. Tienen 11 años y vienen de una escuela de Barcelona. 

El propietario de la tienda de souvenirs, Jordi Olivar, aseguraba que hace años que pasa lo mismo. «Cuando llega el calor, salen las cucarachas. Hay una plaga que no acaba de erradicarse», explicaba Olivar, quien denunciaba la situación. 

Hoy, una cámara inspeccionará

No está claro el origen de la plaga. Fuentes municipales creen que podría ser la consecuencia de una pequeña obra en el alcantarillado, como por ejemplo, una fumigación. «Parece que han tirado alguna sustancia irritable y los insectos han salido en estampida por donde han podido», aseguraban desde el consistorio. 

Un equipo de Ematsa –empresa que se encarga de las plagas– trabajó en el lugar y limpió los insectos muertos. La tarde fue más tranquila. Hoy, otro equipo se desplazará hasta la zona con una cámara que inspeccionará el subsuelo. De esta manera, los técnicos podrán saber cuál es el origen de la plaga.

Temas

Comentarios