Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vigilar el corazón que late

Nacida como una ‘spin off’ universitaria, Biosfer Teslab elabora diagnósticos celulares que sean efectivos para detectar dolencias cardiovasculares

Agnès Llorens

Whatsapp
Algunos de los responsables de la empresa Biosfer Teslab. FOTO: Biosfer Teslab

Algunos de los responsables de la empresa Biosfer Teslab. FOTO: Biosfer Teslab

El corazón que bombea en cada uno de nuestros interiores y que −según las comedias románticas que llenan las parrillas televisivas− late para dominar nuestros sentimientos, puede matarnos si no controlamos nuestra salud y los factores res de riesgo.

Así lo atestiguan, año tras año, los datos que emite la Fundación Española del Corazón (FEC), que verifica que el 30% del total de las muertes que se producen a nivel estatal están causadas por enfermedades cardiovasculares. Muchas de ellas se pueden evitar con una prevención adecuada −alejándonos del alcohol, tabaco, de la vida sedentaria, entre otros− y algunos casos se pueden esquivar el pronóstico fatal con un correcto diagnóstico elaborado a tiempo.

El campo de la detección precoz y de algunos de los factores metabólicos que provocan enfermedades como las de origen cardiovascular es, precisamente, una de las principales áreas de estudio de Biosfer Teslab, una spin off de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del Institut de Recerca Sanitaria Pere Virgili, que desde el 2013 trabaja en el diseño y comercialización de tests que, con la ayuda de diagnósticos in vitro, afinan en la detección de parámetros que desvelan el riesgo real de sufrir una dolencia de este tipo.

Uno de los productos más conocidos que comercializa la spin off es el Test Liposcale, un análisis que la empresa comercializa en el ámbito europeo y que ya se usa en análisis clínicos gracias a la acción de uno de los socios de la empresa, Laboratoris Rubio, que aplica una tecnología de alto rendimiento que permite para analizar de forma exhaustiva el perfil de lipoproteínas presentes en el torrente sanguíneo y poder verificar, por tanto, el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular tomando, como eje, este factor en concreto.

«Analizamos el patrón de las moléculas de lípidos que se encuentran en la sangre para poder observar cuantas moléculas de lípidos se encuentran y del tipo que son», explica la presidenta de Biosfer Teslab, Núria Amigó, que detalla que «la presencia de lípidos en sangre moderada es normal, ya que las células los necesitan para desarrollar sus estructuras, pero el exceso y la presencia de lo que comúnmente se llama ‘colesterol malo’ son los factores que pueden desencadenar el aumento de riesgo de una enfermedad cardiovascular».

De este modo, el Test Liposcale no tan sólo mide el número de lípidos o células grasas que se encuentran en la sangre, sino que la tecnología de resonancia magnética nuclear de este análisis permite poder determinar el tamaño de los triglicéridos, que es una de las principales causas de taponamiento de arterias.

«Hemos observado que las células grasas del llamado ‘colesterol malo’ que son más pequeñas tienen más facilidad para cruzar paredes arteriales y que, por tanto, es más fácil que puedan taponarlas», explica Amigó, al mismo tiempo que detalla que una de las ventajas diferenciales del Test Liposcale es que el análisis permite, precisamente, determinar las medidas de las células que componen los triglicéridos para elaborar un examen más detallado. 

«Ahora mismo dedicamos una parte importante de nuestro trabajo del día a día a la elaboración de análisis clínicos del Test Liposcale para los profesionales y centros que nos lo solicitan», explica la máxima responsable de Biosfer Teslab, que explica que la comercialización de un test de este tipo es, sin duda, «un camino muy largo, muy lleno de burocracia y muy complicado y que, en muchas ocasiones, el camino para llegar a la fase clínica con pacientes se hace muy largo». 

Aunque el Test Liposcale es una de las grandes naves de Biosfer Teslab, la empresa se dedica a investigar en nuevas pruebas de análisis basadas en biomarcadores que, poco a poco, ayudan a crear nuevos márgenes de negocio. «En 2018, la facturación fue de 170.000 euros, un 20% de los cuales provinieron de análisis clínicos del Test Liposcale», explica Amigó, que añade que, hoy en día, la empresa cuenta con cinco investigadores y que el objetivo es aumentar los análisis basados en la resonancia magnética nuclear para poder detectar las enfermedades en la fase más temprana. 
 

Temas

Comentarios

Lea También