Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona SOCIEDAD

Vinos para encontrar curaciones

Pau Torres, afectado por el ELA, lidera junto a su esposa Gina Córdova el proyecto ´Ilusion+´, en el que seis bodegas donan parte de sus ventas para investigar enfermedades neurodegenerativas

Octavi Saumell

Whatsapp
Pau Torres y Gina Córdova, en su domicilio con las botellas que venden en www.ilusionmas.com. Foto: Lluís Milián

Pau Torres y Gina Córdova, en su domicilio con las botellas que venden en www.ilusionmas.com. Foto: Lluís Milián

Dicen que la valía de una persona no se mide en las veces que se cae, sino en las ocasiones en las que se levanta. Pau Torres y Gina Córdova son el ejemplo de ello, ya que –después de derrumbárseles el mundo el 4 de julio de 2013– no sólo han sido capaces de no hundirse, sino que han apostado fuerte y han tirado hacia adelante un proyecto ambicioso, ilusionante y solidario que ya está recogiendo los primeros frutos.

Ese día, hace más de tres años, a Pau Torres le diagnostican ELA(Esclerosis Lateral Amitriófica), una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular que, a día de hoy, no tiene curación. «Empecé a notar los primeros síntomas un año antes, cuando se me paraba la pierna tras diez minutos corriendo», recuerda Pau, quien explica junto a su esposa que, entonces, decidieron volver de China –donde vivieron durante ocho años– junto a sus dos hijos, que entonces tenían mes y medio y poco más de dos años, respectivamente.

Premios y tres fundaciones

«Primero me dijeron que tenía un pinchamiento lumbar e hice acupuntura, pero no había manera de mejorar», narra el tarraconense, quien hace tres años llegó a Tarragona pudiendo andar pero que ahora va en silla de ruedas. «La suerte es que puedo hablar y que los síntomas no han empezado por los pulmones, sino por las extremidades», afirma Pau. «Imagínate cómo me cambió la vida cuando me dijeron que a mi marido le quedaban cinco años de vida, con dos pequeños –Ferran y Montse–», remarca Gina, quien añade que su día a día «es una montaña rusa».

Fue entonces cuando decidieron poner en marcha Ilusión+, un proyecto que arrancó a principios de 2015 y cuyo objetivo es recaudar fondos mediante la venta de botellas de vino para destinar parte de los ingresos a la investigación de las enfermedades neurodegenativas. Esta iniciativa cuenta con la colaboración de seis bodegas (Cooperativa Falcet Marçà, Conde de Valicourt, Finca Viladellops, Mas de l’Abundància, Bodegas Ochoa y La Conreria d’Scala Dei) y, durante el primer año y medio, se han vendido unas 7.500 botellas. También se han aportado –directa e indirectamente– 64.000 euros entre tres entidades: Fundació Catalana d’Esclerosi Lateral Amiotròfica Manuel Valls, Fundació Esclerosi Múltiple y Fundación Noelia.

Ilusión+ ha recibido premios nacionales y, el pasado 12 de octubre, Pau y Gina participaron –junto con algunos de los 4.500 españoles afectados por la ELA– en una audiencia con el Papa en el Vaticano. Francisco comprobó de primera mano el espíritu luchador de estos dos emprendedores, cuyo valor crece ante las adversidades que les ha planteado la vida. Han caído, pero han demostrado que no se rendirán.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También