Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vivienda nueva, un crecimiento a cuentagotas en TGN

Los últimos años, Tarragona ha vivido un desarrollo de obra nueva muy bajo. Promotores de la ciudad explican que existe la necesidad de viviendas por parte de una población que las busca fuera de ella

Iñaki Delaurens

Whatsapp
La demanda dará pie de nuevo a proyectos de nueva construcción. FOTO: freepik.es

La demanda dará pie de nuevo a proyectos de nueva construcción. FOTO: freepik.es

Las viviendas de obra han escaseado durante los últimos años en Tarragona. Los edificios de vivienda fueron en el pasado uno de los elementos clave en el desarrollo de la ciudad. Promotores importantes analizan el estado actual del mercado a la espera que llegue un futuro más prometedor. 

José Luis García, máximo responsable de Promociones José Luis, explica que «en el último trimestre el crecimiento del precio de la vivienda en España sólo ha sido superior al 10% en Madrid, Barcelona, Vitoria y Tarragona. En cambio, Tarragona es de las capitales de provincia con menos visados de obra nueva aprobada de España junto a Lugo y Zamora. Si la media es de 2,6 visados por cada mil viviendas, aquí estamos en un 0,7, mientras que en Madrid y Barcelona están al 5,4». 

«Esto significa que, ante la demanda, la falta de vivienda de obra nueva está haciendo subir el precio de la vivienda en Tarragona», apunta García que añade: «Para mantener un precio de vivienda tiene que haber la posibilidad de crear de nueva. El precio sube cuando el suelo está en situación de escasez».

"Tarragona es de las capitales de provincia con menos visados de obra nueva aprobados de España", José Luis García

¿Qué pasa con los pisos vacíos que hay en la ciudad? «En muchos casos son de segunda residencia y muchos de ellos tienen problemas para ponerlos al día según la normativa ya que son edificios viejos». 

Respecto a por dónde puede crecer Tarragona urbanísticamente, García argumenta que «existe el Plan General -POUM-, firmado en 2013, que explica el desarrollo de la ciudad por sesenios. Ahora mismo según el plan, la zona de crecimiento es la Budellera, mientras que para los próximos sesenios se amplia a la zona de Horta Gran y Llorito».

En cambio, Tarragona ha perdido población los últimos años, el responsable de Promociones José Luis expone que «la gente se ha ido a vivir fuera de la ciudad porque en ella no ha encontrado lo que busca. Las nuevas promociones se han desarrollado en otros municipios. La gente que trabaja en Tarragona vive fuera de ella porque no se han cumplido con sus necesidades».

«Según el Idescat el número de hogares continuará creciendo en Catalunya -dice García- y en proporción, en Tarragona se deberían crear entre 350 y 380 viviendas nuevas cada año. Las nuevas estructuras familiares, algunas monoparentales, provocan que aunque no se aumente la población siga habiendo necesidad de viviendas».

Por otro lado, Martín Vidal-Quadras, director general de la inmobiliaria Rapejun, describe que «en Tarragona hay poca actividad sólo hay siete promociones en marcha y, aunque se prevé que incremente la oferta en 2018, hoy en día es baja. Falta oferta de obra nueva y no se está creando». 

"Falta oferta de obra nueva y no se está creando", Martín Vidal-Quadras

«Las zonas más claras donde hay suelo disponible -continúa explicando Vidal-Quadras- es la zona de Joan XXII, el barrio de Sant Pere i Sant Pau y está a la espera que se apruebe el plan de la Budellera. Pero a medio plazo hay que ver qué pasa con la implantación de Ikea al lado de la carretera de Valencia, donde podría aparecer un barrio nuevo».

Respecto a las ventas de nuevas viviendas, Vidal-Quadras aporta cifras: «En 2016, sólo se vendieron 89 viviendas de obra nueva de las más de 1200 transacciones que hubo en Tarragona, el resto eran de segunda mano. En 2017 la cosa no ha mejorado, en el primer semestre sólo se han vendido 26 de obra nueva».

El director de Rapejun añade que «nuestro cliente es un cliente de reposición. Es decir, ya tiene una vivienda y quiere otra mejor o más grande. El perfil de comprador ha evolucionado. En 2012 era un cliente que pagaba en metálico y ahora en las últimas dos promociones que hemos hecho en 2017, el 90% de los compradores necesitan financiar un 70 o 80% del valor del piso».

Temas

  • vivienda

Comentarios

Lea También