Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vivir con migraña, vivir con dolor

Patologías. La Sociedad Española de Neurología estima que en la provincia de Tarragona hay alrededor de 100.000 enfermos

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
Imagen del doctor Jordi González, del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉLA DOCTORA ANNA PELLISÉ EN SU CONSULTA DEL HOSPITAL JOAN XXIII DE TARRAGONA. FOTO: PERE FERRÉFOTO: GETTY IMAGES

Imagen del doctor Jordi González, del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉLA DOCTORA ANNA PELLISÉ EN SU CONSULTA DEL HOSPITAL JOAN XXIII DE TARRAGONA. FOTO: PERE FERRÉFOTO: GETTY IMAGES

Alrededor de 100.000 personas padecen migraña en Tarragona, según datos de la Sociedad Española de Neurología, de las cuales, cerca de un 80% serían mujeres. Estas son las cifras sobre el papel, pero la realidad va más allá. «La migraña es una enfermedad neurológica muy compleja. El dolor de cabeza es uno de los muchos síntomas que aparecen en las personas que padecen crisis de migraña», explica Jordi González Menacho, neurólogo del Hospital Sant Joan de Reus. El especialista recibe en la consulta a 600 nuevos migrañosos cada año.

La doctora Anna Pellisé en su consulta del Hospital Joan XXIII de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Náuseas, vómitos, intolerancia al movimiento, sensibilidad a la luz, el ruido o los olores son algunos de los síntomas asociados a la enfermedad. Acerca de los mismos, el especialista explica «las personas migrañosas se vuelven hipersensibles a estímulos del entorno y esta situación provoca que queden limitadas».

Los datos también ponen de manifiesto que la migraña afecta a más mujeres que hombres porque, en palabras de Anna Pellisé, responsable del Servicio de Neurología del Hospital Joan XXIII de Tarragona, «la enfermedad tiene un componente hormonal y en las mujeres puede estar relacionado con la menstruación». «Indistintamente, la enfermedad típicamente aparece entre los 10 y 25 años y la prevalencia disminuye a partir de los 50 años», describe la doctora.

El ser migrañoso o no también es una cuestión genética. «Sabemos que alrededor de dos tercios de los enfermos tiene un antecedente familiar conocido», asegura Jordi González. Además, influyen los cambios meteorológicos, la ingesta de alimentos (a uno de cada cinco migrañosos algún alimento le genera crisis de migraña) o los cambios de horarios de sueño o de alimentación, entre otros factores.

Cuidado con el estrés

A la vez, Anna Pellisé y Jordi González subrayan que «el estrés resulta un factor predisponente a incrementar la frecuencia producida por otros factores». Y la ansiedad asociada a la enfermedad también puede provocar depresión. El especialista del Hospital Sant Joan asegura que «a algunas personas pensar en el dolor de cabeza que tendrán les genera angustia, lo que hace que se autolimiten». En esta línea, ambos profesionales médicos ponen el foco en que «la migraña afecta a la vida diaria y hay estudios que demuestran que la enfermedad conlleva una pérdida de productividad si no se controla y se trata al enfermo». «En algunos pacientes las crisis generan tanto malestar que la persona puede ver limitada su vida laboral», asegura Anna Pellisé.

Mientras, Jordi González destaca que «es una enfermedad silenciosa porque mucha gente que la sufre no es considerada enferma y pasa bajo el radar de la detección de la enfermedad». «En España, se calcula que uno de cada cuatro pacientes cumple los criterios para prescribirle medicación preventiva, en cambio solo la recibe el 5% de los candidatos potenciales», añade el experto.

Los tratamientos

Aunque la migraña tenga componentes genéticos y hormonales, hay factores que los pacientes pueden controlar para que no se agraven la aparición de las crisis. «El abuso de analgesia es una causa de cronificación, porque quien por el dolor toma estos fármacos de forma crónica contribuye a cronificar el dolor de cabeza», explica Anna Pellisé. Parece una contradicción pero la doctora recalca que «superar la prescripción de días en determinados fármacos puede facilitar la cronificación de la enfermedad».

En estos días, la esperanza de los pacientes está puesta en los tratamientos preventivos. «Hace un año la Agencia Europea del Medicamento autorizó nuevos fármacos, anticuerpos monoclonales, y que son una nueva línea de fármacos preventivos para la migraña. «Son fármacos específicamente para prevenir la migraña. Ahora, el ministerio de Sanidad ha dado el visto bueno y se podrán recetar. Son fármacos con una eficacia elevada demostrada y creemos que serán una pequeña revolución», concluye el neurólogo del Hospital Sant Joan de Reus.

Temas

Comentarios

Lea También