Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Xavier Puig: «Hemos roto el búnker de la etapa ballesteros»

Entrevista al portavoz del equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Tarragona

Octavi Saumell

Whatsapp
Xavier Puig, ayer en su despacho del Ayuntamiento de la Rambla Nova antes de la entrevista. FOTO: Pere Ferré

Xavier Puig, ayer en su despacho del Ayuntamiento de la Rambla Nova antes de la entrevista. FOTO: Pere Ferré

Xavier Puig (Tarragona, 1982) es   el portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarragona desde el pasado 15 de junio. Doctor en Sociología por la URV y master en Investigació Social Aplicada por la UAB, Puig ya fue concejal en la oposición durante el pasado mandato y ahora es uno de los hombres fuertes del Ejecutivo de Pau Ricomà, ejerciendo como coordinador del Àrea de Territori, Sostenibilitat i Seguretat.  

Llevan siete meses de gobierno. ¿Qué nota le pondría a la gestión realizada hasta el momento?
Soy muy autoexigente, pondría un ocho. 

¿Por qué?
Aún tenemos margen de mejora. Nuestro punto más fuerte, aparte de que somos un equipo joven y con ganas, es que tenemos una gran capacidad de aprendizaje. Esto, precisamente, es lo que nos está permitiendo crecer para poder llegar al diez.      

¿En qué cree que tienen que mejorar?
En muchas cosas que tienen que ver con la propia experiencia de gobernar. Por ejemplo, a la hora de hacer los presupuestos, quizás en vez de hacerlo en un determinado periodo de tiempo deberemos llevarlo a cabo a lo largo de todo el año. Trabajaremos el diálogo más a fuego lento con el resto de formaciones.    

Costó mucho el acuerdo para 2020. Hasta el último día no se despejó la incógnita con la CUP. 
Nos implicamos mucho y destinamos muchos esfuerzos, pero hay una cosa que puede con todas las adversidades, como son las ganas por cambiar las cosas que tiene este gobierno de ERC y Comuns, así como Junts per Tarragona y la CUP y algún otro partido que ha votado en contra de las cuentas.  

«A diferencia del anterior gobierno del PSC, ahora la  ciudad sí que tiene rumbo pese a que nos la encontramos peor de lo que esperábamos»   

¿Se refiere a Ciutadans?
Sí, es un caso paradigmático. No presentaron un dosier muy razonable, con propuestas que tuvimos en cuenta. El 85% de todas las cosas que nos pidieron están en el presupuesto, con mucho más esfuerzo de lo que solicitaban. Por ejemplo, nos pedían 100.000 euros para carriles bici y, en cambio, habrá 550.000. 

¿Hay más cosas de Cs que de la CUP en las cuentas?
No, es diferente. El presupuesto tiene muchas cosas que son de la CUP, lo que pasa es que son unas cuentas que representan a varios partidos. El PSC, por ejemplo, nos pidió incrementar la partida de Serveis Socials, y esta sube de manera notable en más de un 4%.  

Los socialistas también les exigían el bus gratuito.  
No creemos en la manera en la que lo plantean. Si el objetivo es la reducción de las emisiones y del uso del coche, uno debe ser riguroso y estudiar las experiencias donde se ha hecho.  

¿Lo han estudiado?
En Tallin no se ha reducido, para nada, el uso del coche. Al contrario, lo que ha bajado ha sido el número de peatones. Esto demuestra que el problema del bus no es el precio, sino los itinerarios, las frecuencias o la flexibilidad que dan otras alternativas. Nosotros queremos una ciudad con viandantes.  

¿Esto no es contradictorio con tener parkings soterrados en el centro de la ciudad?
Trabajamos para ofrecer alternativas para que sean más atractivas que el coche. La irrupción del patinete eléctrico es otra cosa que deberemos gestionar. 

Es un medio que ha venido con fuerza a la ciudad. ¿Han sancionado ya a la empresa que los empezó a instalar sin permiso municipal?
Diría que sí, pero no sé el tempo. Queremos una ciudad para peatones, en la que se pueda ir en bicicleta y patinete con seguridad y que cuente con motos y coches eléctricos y un transporte público potente, con aparcamientos disuasorios en los accesos. Apostamos por reducir el coche pero, a diferencia del PSC, no nos casamos con el instrumento.     

¿Qué proponen para mejorar el uso del bus municipal?
Optimizar el servicio, las prestaciones que ofrece, las frecuencias y establecer unas tarifas que lo hagan competitivo y que sean justas con la gente que tiene problemas.   

«Ahora hay un alcalde que se reúne con la gente y al que se le ve por la calle. Al anterior solo se le vio en la inauguración de los Juegos

¿Los ciudadanos con pensiones altas deben tener el bus gratis?
El caso es que ahora no lo pagan. Es un debate que debería haberse tenido hace tiempo. Nosotros no recortaremos derechos, si a caso los ampliaremos. 

¿En qué se ha notado, hasta la fecha, el cambio en profundidad que prometían en campaña electoral?
En diferentes niveles. Lo más importante es que ahora escuchamos a la gente. Todos los concejales, y el alcalde, estamos todo el día reuniéndonos con grupos, asociaciones, entidades, empresas, con gente mayor, con gente joven... Esto es un cambio profundo, se ha roto el búnker. Al anterior alcalde nadie lo veía por la ciudad, solo en la inauguración de los Juegos.      

¿Ballesteros era un alcalde fantasma?
No quiero ponerle calificativos, pero sí que sé que ahora tenemos a un alcalde que todo el mundo se lo puede encontrar por la calle, ya sea ensayando con la Jove o paseando. 

¿Cómo se han encontrado la ciudad?
Está muy degradada por todas partes. 

¿Está peor de lo que creían?
Ya conocíamos lo mal que está, pero desde que estamos en gobierno hemos confirmado que la situación es peor de lo que esperábamos. Por ejemplo, lo primero que hicimos fue paralizar el mamotreto previsto frente el Castell de Tamarit. Querían poner un parque acuático frente a una postal de Tarragona. Pues no, nosotros defendemos los valores paisajísticos y que la actividad que se permita debe estar contextualizada con el entorno.    

¿Y por qué avalan entonces un restaurante en el interior del Fortí de la Reina?
Buscamos un equilibrio entre la practicidad y el valor paisajístico. Ahora no se saca nada de provecho del estado en el que se encuentra el Fortí. Y esto pasa en muchos otros espacios. Si hay actividad que, sin dañar el monumento, puede ponerlo en valor y generar actividad económica, podemos hablar de ello. No somos dogmáticos.    

Casi lo primero que hicieron cuando llegaron fue reducir el cuadro del Rey Felipe VI. 
No podía ser que una persona que no ha votado nadie presida el Saló de Plens, donde estamos los representantes de la ciudadanía. 

¿Llevarán alguna votación al pleno para quitar definitivamente el cuadro del Rey?
Tenemos una obligación legal de tener la imagen de la monarquía restaurada por Franco. Nos guardamos los movimientos simbólicos  para cuando estos puedan ser ganadores y vayan en serio, como la pancarta de apoyo a los presos. 

¿Estará hasta 2023?
Espero que podamos sacarla antes y que esto signifique que ya no tenemos presos políticos.  

Las penas finalizan más allá de 2023. 
Esperamos que salgan cuanto antes de la cárcel todas aquellas personas que están allí por hacer política. 

«El pacto con los Comuns funciona bien, le pondría un ocho. Veo perfectamente posible seguir en minoría hasta final de mandato»

Llevan unos 200 días en minoría, con un gobierno con solo nueve integrantes. ¿Se ve así hasta final de mandato?
Sí, totalmente. Cada día funcionamos mejor. Hay un buen trabajo en equipo entre ERC y Comuns. 

¿Descarta, pues, la entrada de la CUP?
No. Digo que podemos gobernar como ahora con mano tendida y haciendo autocrítica cuando toque, sin excluir la entrada de otros partidos. La CUP, por ejemplo, puede hacer un papel excelente tanto desde el gobierno como desde fuera.   

En julio parecía que las negociaciones eran intensas, pero ahora todo se ha congelado. 
Nosotros nos tomamos muy seriamente esas negociaciones, por esto fuimos discretos. Cada uno tiene sus tempos y mecanismos internos. A veces, esto provoca que las cosas no vayan tan rápido pero que, en cambio, vayan más lejos. 

¿Las reuniones bimensuales con la CUP pueden ser una prueba para ampliar el gobierno?
Será una buena ocasión para trabajar conjuntamente y generar una dinámica de trabajo en equipo. 

¿Tienen fecha ya para el primer encuentro?
Será en breve. Valoramos mucho su trabajo. 

La CUP dice que, aprobando las cuentas, hacía «un acto de fe». 
No creo en los actos de fe, sino en los de confianza. En el presupuesto hay cosas que nunca se habrían visto con el gobierno anterior.  

¿Por ejemplo?
Los 200.000 euros para el estudio de la calidad del aire. 

El PSC critica que lo pague íntegramente el Ayuntamiento
Es el aire que respiran los tarraconenses, por lo que es de nuestra máxima responsabilidad. No podemos esperar que lo lidere nadie más. Queremos ser proactivos y generar liderazgo.    

¿Es urgente hacerlo?
Es una prioridad para 2020, como otras cuestiones como los carriles bici. ¿Cuántos hizo el gobierno anterior? El de Rafel de Casanova, que es una muestra de la poca calidad con la que se hacían las cosas.  

PSC y Ciutadans dicen que los presupuestos son continuístas. 
¿Pues por qué han votado en contra? Esto demuestra que no están nada conformes con lo que hicieron. Ciutadans, además, avaló unas cuentas con 15.000 euros para el mantenimiento del patrimonio y, en cambio, vota en contra de otras en las que se prevé un millón. 

«Con la CUP debemos generar una dinámica de trabajo en las reuniones bimensuales. No descarto que pueda ampliarse el gobierno»

Y llevaron ante la Fiscalía la gestión de Hermán Pinedo (ECP). 
Como si fuera responsabilidad suya el no mantenimiento de los últimos años... En cambio, ahora que se hace una firme apuesta por reconducir la situación –con inversiones en la Muralla, el Amfiteatre y el Pretori– Ciutadans vota en contra.
 
¿Hizo dejación de funciones el PSC con el patrimonio?
Nosotros realizamos un esfuerzo muy importante para no caer en ella. Como lo hacemos por las escuelas, con 700.000 euros. 

Las cuentas dependerán de modificativos de crédito y de la venta de patrimonio municipal. ¿Se cambia todo para hacer lo mismo que en el pasado?
El gobierno anterior hacía que muchas partidas colgaran de ventas que no se creían ni los propios técnicos. En cambio, ahora es factible vender el solar de la Arrabassada y los 19 parkings de Ernest Lluch para lograr los 600.000 euros para rehabilitar inmuebles vacíos y destinarlos a vivienda social.  

Suben un 50% el IBI a los propietarios cuando no hay ningún reglamento que defina qué es un piso vacío. 
Sí. No estamos en el momento de los detalles, sino en el de marcar el rumbo. A diferencia del pasado, ahora sí que lo tenemos, con la cultura, la sostenibilidad y la cohesión como grandes ejes. El PSC pasó de los Juegos a las Smart City... 

¿Propondrán que Tarragona entre en la Associació de Municipis per la Independència (AMI)? 
No lo tenemos sobre la mesa, pero la política está viva y es dinámica. 

¿Son un gobierno independentista?
Tenemos una mayoría independentista, pero no todo lo es. En todo caso, somos un punto de encuentro de los valores republicanos, democráticos y de la paz, cosa que no se vio en los Juegos con la presencia de los paracaidistas de la Armada o los buques de guerra.  

¿La investidura de Pedro Sánchez facilitará un entendimiento con el PSC en Tarragona?
Ha sido un acto importante de generosidad de ERC, en el que estoy de acuerdo porque se ha llevado al Gobierno Central al sit and talk. Es una oportunidad a explorar, pese a que no esperamos demasiado.   

¿Podría ser un deshielo con Ballesteros?
Creo que merecemos tener una herramienta de trabajo, pero nos votaron en contra el presupuesto. Si ahora quieren colaborar por el bien de la ciudad, bienvenidos sean. 

«El roqueral o el torroja pueden ser alternativas de parking al jaume I»

¿Desde dentro del gobierno?
No. Estoy hablando de actitud de colaboración. Nosotros queremos tirar hacia adelante con un programa de cambio. 

¿Cómo están las negociaciones para el traspaso del Palau d’Esports?
Igual que estaban. Está en un momento de debate técnico y jurídico, muy aburrido y burocrático. 

¿Fue un ‘nyap jurídico’ la operación que se realizó por las prisas de los Juegos?
Lo ha dicho todo usted, podría responder con un simple ‘sí’. Sorprende que se hicieran las cosas tan rápido y con tantas prisas cuando, además, hubo un año más de margen porque así lo solicitaron. Cuando la ciudad no sabía si lo tendría todo a punto, la Generalitat apostó y puso todos los recursos para que no fallara nada, cosa que no hizo el Estado español. La situación actual igual nos la podríamos haber ahorrado con un poco más de previsión.      

¿Lo resolverán este año?
Doy por hecho que lo desbloquearemos a corto plazo. 

¿Habrá un rocódromo en el no parking Jaume I?
Es una posibilidad, no una propuesta cerrada. ¿Qué tenemos allá? Un agujero que ya está hecho, que costó mucho dinero al Ayuntamiento y que lo pagaremos durante años. Como que está bajo tierra, podríamos mirar hacia otro lado porque tenemos muchas otras cosas que hacer en sitios que ve todo el mundo, o si sale la oportunidad darle un uso al agujero tan caro. Hagamos lo que hagamos, debe ser una apuesta viable económicamente.     

«No apostamos por el bus gratuito. En los sitios donde se ha implantado no se ha reducido el uso del coche, sino el número de peatones

¿Descartan que sea un aparcamiento convencional?
Es una posibilidad, que tiene puntos fuertes y débiles.  

¿Cuáles son los positivos?
En la Part Alta faltan plazas de aparcamiento. 

¿Y negativo?
Es un mensaje extraño querer pacificar de vehículos el Casc Antic y ponerle un parking. 

Tampoco está en el centro del barrio. 
Es cierto, pero saturaría mucho la circunvalación. Hay emplazamientos alternativos. 

¿Contemplan hacerlo en el Passeig de Sant Antoni?
Se ha hablado de este, o la ampliación del de Torroja. Estamos estudiando esta posibilidad, junto a otras. 

¿El Roqueral es otra?
Es otro espacio. En cualquier caso, faltan plazas y debe remediarse este déficit. Estamos estudiando todas las opciones. 

¿Como el rocódromo?
Es una idea que salió en un proceso participativo no organizado por las entidades. Tiene a favor de que ya tiene las paredes altas, con un espacio diáfano y que atraería a un nuevo perfil de visitante con poder adquisitivo. 

Temas

Comentarios

Lea También