Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona #seriesenvena

Y el trono es para... Sheldon Cooper

‘The Big Bang Theory’. Esta comedia, convertida en historia de la televisión, emitió esta semana su último capítulo.        (este artículo contiene spoilers)

Yolanda Fernández

Whatsapp
Sheldon y compañía han quedado para siempre en nuestros corazones. Foto: CBS

Sheldon y compañía han quedado para siempre en nuestros corazones. Foto: CBS

Si hay algo que no le perdonaré nunca a Juego de tronos, entre otras muchas cosas, es que haya provocado que su supermediático final haya eclipsado el de otra enorme serie como es The Big Bang Theory.

La comedia de Chuck Lorre emitió su último capítulo el jueves 16 en Estados Unidos y el pasado jueves 23 aquí en España por el canal Neox.

Tras doce temporadas y algo más de 250 entregas echó el cierre con un doble capítulo a una existosa trayectoria dejando un gran vacío en la cadena madre CBS, que va a tener complicado sustituirla.

Amistad a prueba de bombas
The Big Bang Theory
nos ha enseñado cómo la amistad entre un grupo de jóvenes de lo más diverso y unidos por su amor a la ciencia puede llegar a perdurar en el tiempo y superar cualquier eventualidad que surja.

Ahí tenemos a Sheldon Cooper (Jim Parsons) y Penny (Kaley Cuoco), dos personas por las que al principio de la serie nadie daba ni un euro porque llegaran a entenderse y para mí ha sido la relación más bonita que hemos visto.

Siendo él un superdotado para la física y la persona más peculiar y friki que se pueda uno imaginar y ella una chica guapa pero algo ignorante para los temas que el resto del grupo dominan parece mentira que al final esta amistad se convierta casi en el eje sobre el que gravitan el resto de personajes.

Aunque claro está, la amistad entre Sheldon y Leonard Hofstadter (Johnny Galecki) es capítulo aparte. Va más allá de lo que mucha gente soportaría. Son los compañeros de piso, y después vecinos, que, aín compartiendo su pasión por la física, más diferentes pueda haber.

Y es que Sheldon Cooper es absorbente hasta límites sobrehumanos. Leonard tiene la paciencia de una santo.

Sheldon une a su inteligencia una manera de ver la vida muy especial, donde todo tiene que estar en su sitio, donde cualquier cambio, por mínimo que sea, le altera sobre manera y donde su total ausencia de empatía por el sentimiento ajeno da lugar a situaciones sumamente cómicas.
El arco argumental que recorre el personaje de Sheldon durante las doce temporadas le hace merecedor de haberse convertido en la figura más entrañable de todos y en el absoluto protagonista. De hecho, el anuncio del actor que encarna a Sheldon, Jim Parsons, de que iba a abandonar la serie ha precipitado el final de la misma. Nadie entiende The Big Bang Theory sin Sheldon Cooper.

A partir de aquí ¡spoilers!
Este recorrido de Sheldon Cooper llega a su punto álgido durante los dos últimos capítulos. Finalmente Sheldon gana el Nobel de Física junto a su mujer Amy (Mayim Bialik), algo que se ha ido cociendo a lo largo de toda la última temporada. Cuando Sheldon gana, todo a su alrededor cambia. Finalmente adquiere el protagonismo que él busca, la gente le reconoce por la calle, en el trabajo todo el mundo quiere hablar con él, la prensa le persigue... y para terminar de rematar la faena milagrosamente el ascensor ¡funciona! Nunca una apertura de puertas de ascensor provocó tal terremoto. Y aquí ya Sheldon colapsa. Es Penny la que le ayuda a entender que la única cosa que permanece igual es que todo está en constante transformación. Y esto la mente científica de Sheldon lo entiende perfectamente. Todo un avance.

Cambio definitivo
Todo el grupo de amigos viaja a Suecia para acompañar a Sheldon y Amy a recoger el Nobel pero como siempre Sheldon mete la pata y casi echa a perder el viaje.
Donde ya vemos claramente que Sheldon ha cambiado es durante su discurso de agradecimiento. Cuando hace levantar de sus asientos a sus amigos Leonard, Penny, Raj, Howard y Bernadette para darles las gracias públicamente por su apoyo a lo largo de todos estos años y les dice que sin ellos no podría haberlo logrado y que son su familia, vemos que Sheldon ha llegado al final de su viaje y que aquí ya está todo contado. Si no os emociona el discurso de Sheldon por todo lo que ello significa, tenéis un problema.

Gracias
The Big Bang Theory
ha sido una serie que incluso siendo claramente una comedia de situación nos ha ido dejando sus pequeñas dosis de sabiduría. El discurso de Amy en los Nobel animando a cualquier niña a que se dedique a lo que quiera, que luche por ello, es un claro ejemplo. O cuando Bernadette ha peleado porque la maternidad no afecte a su carrera profesional. Mensajes de calado más profundo.

Otra gran aportación de la serie han sido los constantes cameos. Desde el inolvidable Stephen Hawking pasando por Bill Gates, Mark Hamill, Steve Wozniak, Leonard Nimoy o Carry Fisher. Una maravilla.

En definitiva, gracias por existir The Big Bang Theory. Te voy a echar de menos Sheldon. ¡Bazinga!

Temas

Comentarios

Lea También