«Yo no quería ayudas, sino trabajar... Y lo logré»

Cáritas y la Fundación Endesa imparten desde 2014 un curso de atención domiciliaria que ha conseguido una inserción laboral del 67% 

REDACCIÓN

Whatsapp
Una de las clases del curso. Faouzia es la cuarta de izquierda a derecha. FOTO: CEDIDA

Una de las clases del curso. Faouzia es la cuarta de izquierda a derecha. FOTO: CEDIDA

Faouzia Talla cuenta que se enteró de la existencia del Curso de Atención Domiciliaria que organiza Cáritas con la colaboración de Fundación Endesa un día que fue a recoger alimentos a la entidad. No se conformó con que le dijeran que la habían apuntado en una lista, sino que pidió hora para cerciorarse de que la tendrían en cuenta. «Yo no quería comida, ni ayuda; yo soy joven y lo que quiero es trabajar... Internamente tenía fe de que si podía hacer el curso iba a ser mi oportunidad para... Y lo logré».

Y sí, lo consiguió, hoy trabaja a tiempo completo como limpiadora en Citynet. La empresa la contrató nada más terminar las prácticas del curso. «No es lo mismo que mandes un currículum que te vean trabajar, que es algo que a las empresas les da confianza», reflexiona.

A nivel personal para Faouzia el tener un trabajo ha supuesto un cambio de la noche al día. Tiene un hijo de trece años que está orgulloso de ella y a quien ahora, de vez en cuando, puede darle un pequeño gusto «ya la respuesta no es siempre ‘no, que la mama no trabaja’». Pero, sobre todo, está tranquila porque puede hacer frente a las facturas.

Faouzia, 37 años, llevaba más de dos años buscando trabajo. Llegó a España con 18 años recién cumplidos con sus padres y sus cuatro hermanos. «Como llegué con 18 ya no pude ir al instituto ni nada», recuerda. En su país, Marruecos, había estudiado hasta quinto de primaria.

Ha tenido varios trabajos, el más reciente como ayudante de cocina, pero de un tiempo a esta parte todo se había complicado mucho, especialmente tras el parón de la restauración y la hostelería por la pandemia.

Sobre el curso apunta que, pese a que tenía mucho tiempo sin estudiar, pudo seguir el ritmo. «Te lo explican todo bien, hasta ver que lo entiendes. Me costó un poco la parte de leer, pero si me tranquilizo un poco sé que puedo... Ahora, si pudiera, me gustaría seguir formándome», cuenta.

Casos de éxito

El de Faouzia es uno de los muchos casos de éxito del curso que llevan cuatro ediciones organizando Cáritas con Endesa y que seguramente tendrá una nueva edición el año que viene.

Tere Jordán, coordinadora del departamento sociolaboral de Cáritas Diocesana de Tarragona, explica que el principal valor de este curso es que llega a personas con unos perfiles en los que es muy difícil no solo encontrar trabajo, sino acceder a formación, teniendo en cuenta que algunas que están en proceso de regularizar su situación.

El perfil de los alumnos del curso es el de personas paradas de larga duración de entre 22 y 51 años, con un nivel básico de formación (o con formación no reconocida), conocimiento de la lengua y residentes en el Camp de Tarragona.

Durante las 182 horas lectivas que dura la formación hay materias como la limpieza doméstica, higiene y organización del hogar, alimentación, dietética y cocina, habilidades personales y sociales, atención a personas dependientes y también orientación laboral, prevención de riesgos e igualdad. El curso incluye, además, 15 horas de prácticas no remuneradas.

Una vez acabado el curso, las técnicas de inserción laboral hacen seguimiento, lo que ha permitido saber que el 67% de los participantes está trabajando actualmente.

Jordán explica que una de las claves es que han podido aprovechar el incremento de la demanda en el sector de los cuidados, pero también en el de la limpieza y la desinfección, tanto a domicilio como en empresas e instituciones. Apunta, además, que todo lo que tiene que ver con el envejecimiento de la población es un nicho laboral que seguirá creciendo en los próximos años.

Para la Fundación Endesa la formación es uno de sus principales pilares de acción social, porque es una de las herramientas más eficaces para mejorar la inserción laboral y lograr la igualdad de oportunidades. Por este motivo, Antonio Mera, responsable del proyecto en la Fundación Endesa, explica que «desarrollamos proyectos como este, dirigidos a personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social, para iluminar su talento y dar ese impulso que tanto necesitan, acompañándoles en el camino hacia su incorporación en un puesto de trabajo digno y a su verdadera inclusión en la sociedad».

Comentarios

Lea También