Arza (PDeCAT): «Hard Rock será una línea roja para apoyar al Govern»

Entrevista al candidato por Tarragona del PDeCAT para las elecciones del 14 de febrero

| Actualizado a 11 febrero 2021 06:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿El PDeCAT es la Convergència 2.0?

Sí señor. El PDeCAT es la Convergència del siglo XXI.

¿Qué han hecho mal para que en estas elecciones la antigua CiU se presente como PDeCAT, Junts o PNC y tenga exmilitantes en el PSC o ERC?

Seguro que se han hecho, pero venimos de unos años que han sido extraños e intensos. A partir de octubre de 2017 hubo un proyecto político de «independencia a corto plazo» que descarriló.

¿Descarriló el 27 de octubre de 2017 con la DUI?

Podemos fijar ese día si quiere. Después, tras la represión y las emociones posteriores, llegamos a 2020 con gente que queremos iniciar una nueva partida para ganar. Y optamos por encarrilar el país. En cambio, hay quien quiere seguir con la partida vieja.

¿El PDeCAT vuelve a los orígenes convergentes?

Volvemos a los valores de los orígenes, pero el PDeCAT no es una operación ni de nostalgia ni de volver al pasado, sino de futuro. Partimos de las bases convergentes con voluntad del siglo XXI.

¿Cómo calificaría la gestión del Govern Torra y Aragonès?

Es un gobierno que ha gobernado poco, que ha tenido poco sentido institucional y que se ha dejado llevar por la influencia de la CUP.

¿Torra ha estado en manos de la CUP?

Desde 2015, la política soberanista ha estado bajo una fuerte influencia de la CUP. Esto le ha llevado a una izquierda poco europea y populista.

Pero ustedes estuvieron en esos gobiernos hasta septiembre de 2020, y no fue más porque les expulsaron. ¿Por qué no lo denunciaron todo esto?

Lo decimos desde 2015. Hemos ido manifestando nuestra incomodidad con el proyecto soberanista, manteniendo la fidelidad a la unidad del proyecto. Pero esto después de 2017 va perdiendo fuerza, cuando nos damos cuenta de que no se corregiría el rumbo y que se seguiría con la deriva unilateralista y poco realista.

¿Qué cosas concretas cambiaría de la última legislatura?

No compartimos la ley de limitación del precio del alquiler. Viene de sectores próximos a la CUP, no servirá de nada y traerá problemas. Por otra parte, si hubiéramos estado fuertes en el Govern no se habría producido la inhabilitación del President Torra.

¿Por qué?

No habríamos puesto la Generalitat en riesgo por una pancarta. Debería haberse retirado antes de dejar al país sin President.

¿Ustedes habrían restringido tanto al sector hostelero?

Habríamos equilibrado más la salud y la economía.

¿Se ha criminalizado al sector hostelero?

No se ha escuchado suficiente al sector comercial y de la restauración. Escuchar al Procicat es una buena idea, pero escuchar solo al Procicat, no.

«La independencia solo llegará si ponemos en marcha el país»

¿Qué harían?

Querríamos una mesa de sectores con la hostelería, el comercio o la restauración para que también fueran escuchados y no tomar medidas sanitarias para el conjunto del país que se adaptaran a las realidades diversas del país.

¿Faltan medidas quirúrgicas?

Es que no es lo mismo la Terra Alta que al Baix Llobregat. No tiene por qué haber las mismas restricciones. Se han tomado decisiones a cops de destral cuando era necesario el bisturí.

La gestión de Alba Vergés (ERC) con la Covid ha sido...

Sorda a los intereses de la economía.

El sector turístico de la Costa Daurada está muy tocado...

Hace años que hay gente que se mira al sector turístico como si sobrara y no aportara nada. Nuestra economía no puede depender del turismo, pero lo necesitamos porque es una buena actividad y tenemos un mix económico muy sólido con la química.

¿Cómo puede impulsarse?

Hay una parte que no depende de nosotros, pero lo que sí podemos hacer es ajustar la actividad a las medidas sanitarias y reivindicar a España, franceses, alemanes, rusos o ingleses que somos un lugar seguro.

¿Hard Rock es la solución?

Absolutamente. Cuando se habla del turismo de sol y playa tengo la sensación de que se piensa en los años ochenta. No se dan cuenta de que el Salou de hoy, con el valor añadido se ha logrado gracias a PortAventura, tiene muy poco a ver con el de entonces. Para dar un nuevo salto es necesario una inversión como Hard Rock, que cuenta con una parte comercial, otra de convenciones y una pequeña parte de juego. Nos situará en el mapa europeo.

¿Qué le parece el papel del Govern?

Ha sido positivo, pero con empentes i rodolons. Se impulsó con el Govern Mas, con ERC en contra y el apoyo del PSC. Nos da miedo Esquerra y el giro a la izquierda de Junts.

Laura Borràs (Junts) reivindica que es de izquierdas.

Sí, y puede ponerlo en riesgo. Hard Rock será una de nuestras líneas rojas al nuevo Govern.

¿Deben bajarse impuestos?

La presión fiscal es excesiva, especialmente el impuesto de Successions i Patrimoni. Queremos suprimirlos, perjudican al tejido empresarial y son ineficientes.

Ustedes han gobernado desde 2010 y no lo han eliminado.

Cuando gobernamos solos, entre 2010 y 2012, lo hicimos. Luego lo volvimos a poner cuando dependimos de ERC y CUP. Queremos arreglar todo aquello que lio la CUP con diez diputados. La clave de todo es mejorar la financiación, ya que en los últimos años se han creado tributos para compensar la falta de ingresos.

¿Qué proponen para mejorar la financiación?

Lo ideal es un Estado propio para recaudar todos los impuestos.

¿Y para el corto plazo?

Debemos negociar con el Estado una nueva financiación.

«Apostamos por pactar con Junts y ERC, pero deben recuperarse los acuerdos con PSC y Comuns. El Pacte Fiscal sería una buena opción»

¿El concierto económico?

Dependerá de la relación de fuerzas. Intentaremos bajar los impuestos, pero la idea de un pacto fiscal mediante el cual Catalunya pasaría a recaudar los impuestos para negociar posteriormente la aportación solidaria que realizaría al Estado me parece una excelente opción.

¿La receta del PDeCAT es Pacte Fiscal y referéndum?

No, la receta es ordenar y volver a poner el país en marcha. A partir de aquí volveremos a recuperar la sonrisa y nos plantearemos un nuevo salto hacia adelante. Buscamos recuperar el rumbo. Queremos la independencia para hacer un buen gobierno, pero solo lograremos la independencia gobernando bien.

Para eso necesitarán 68 diputados en el Parlament.

No, con 6, 8 ó 10 será suficiente. Un partido que tenga la clave del Govern puede condicionar extraordinariamente, como la CUP.

¿Con quién?

Con la CUP seguro que no.

¿Tienen condiciones ‘sine qua non’?

Eliminar el impuesto de Sucesiones, impulsar Hard Rock, tener una mirada empresarial, proteger el Delta de l’Ebre...

¿Avalarán la investidura de Aragonès (ERC) o Borràs (Junts)?

El 14F habrá dos opciones: avalar un pacto soberanista o un acuerda en torno al PSC.

¿Pactarían con el PSC?

Para nosotros sigue siendo un partido que debe hacer un acto de constricción de sus errores de 2017.

¿Qué quiere decir?

Será imposible gobernar con ellos mientras no se distancien de la represión y los golpes de porra de la Policía.

Solo quedan Junts y ERC pues.

Sí, pero condicionándolos para que garanticen el buen gobierno. Además, debemos ser capaces de poder pactar con todo el mundo.

La política catalana debe dejar de lado los bloques. No pactaremos un gobierno con PSC y Comuns, pero debemos ser capaces de llegar a grandes acuerdos de país. El desbloqueo solo se logrará tejiendo grandes mayorías del 70% del país.

¿Tarragona ha estado olvidada en la última legislatura?

En los últimos años la Generalitat no ha estado presente en ningún lugar del país. Y en Tarragona menos que en ningún otro sitio. No hay Palau d’Esports, Fòrum de la Justícia en Tarragona... Debe haber un pacto que diga que si somos el 10% del país, pues que las inversiones no bajen nunca del 7% anual y que, en tres años, sea equivalente a su población.

¿Cuál es la gran prioridad?

La acción de la Generalitat debe regionalizarse. Los ayuntamientos y los Consells Comarcals deben responsabilizarse de una parte importante de la gestión pública, como el transporte.

¿Qué harían?

Aquí es competencia de la Generalitat, pero se gestiona desde la ATM. No funciona, pero el problema es que debe dejar de estar secuestrada por la Generalitat y abrirse a los consistorios. Debemos sublevarnos y planificar el transporte público conjuntamente y coordinar mejor el transporte urbano con el interurbano e impulsar el Tramcamp.

Las comarcas de interior sufren el desploblamiento.

Sí, debemos dotar a estas comarcas de coworkings para que lo tengan más fácil. Debemos aprovechar el teletrabajo e impulsar políticas de vivienda.

¿Penarían con prisión las okupaciones ilegales?

Okupar siempre debe ser un delito, debe protegerse el derecho a la propiedad. Asumiendo la problemática social que hay detrás de cada caso, si se okupa una vivienda habitual debe haber un castigo ejemplar.

El 15% de las nuevas viviendas deberían ser de protección social, pero esto no se cumple.

Debe incrementarse, sí. Y facilitar que haya nuevas promociones privadas a precio asequible, como las cooperativas de vivienda.

Comentarios
Multimedia Diari