El entorno de Tabacalera también apuesta por el alquiler

Stay Tarragona ultima una promoción de obra nueva con 140 viviendas, destinado a un mercado con una demanda muy superior a la oferta. Un nuevo revulsivo para una zona que está en plena fase de crecimiento

| Actualizado a 23 marzo 2022 10:32
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Varias grúas de grandes dimensiones son la prueba del crecimiento que está experimentando en los últimos tiempos el entorno de Tabacalera. El triángulo que conforma la calle Manuel de Falla con el Passeig de la Independència y Torres Jordi está llamado a ser una de las zonas más densamente pobladas de la ciudad. Atrás han quedado las naves de la antigua azufrera, que posteriormente desaparecieron para generar un aparcamiento disuasorio. En su lugar, poco a poco se han ido levantando grandes bloques de viviendas que han cambiado radicalmente el skyline de este tramo de la fachada fluvial.

Según el portal de Dades Obertes del Ayuntamiento de Tarragona, esta es una zona de las llamadas jóvenes de la ciudad. El 16,6% de la población es menor de 15 años, mientras que un 68% se sitúa en la horquilla hasta los 65 años. Un promedio cuya evolución deberá seguirse con interés, cuando se consoliden algunas de las promociones que se están ultimando.

Y es que en medio de estos grandes edificios se están terminando los trabajos de construcción de una nueva promoción de viviendas que podría considerarse un reducto: un bloque de 140 pisos de nueva promoción destinados al mercado privado del alquiler. Carlos Rodríguez-Bailón, director general de Stay Tarragona, que es la empresa promotora, explica esta apuesta que sitúa dentro de «la nueva era del alquiler». Y esta pasa por «vivir en la propia casa con todas las comodidades de un hotel». Esto incluye disponibilidad wifi de alta velocidad, gimnasio y piscina en la azotea con solarium, entre otros servicios, como un espacio co-working en el hall.

«Tarragona es un sitio con mucho potencial –indica Rodríguez-Bailón– y por esto se valoró dedicar una parte a esta actividad, dirigida a aquella franja de la sociedad que no puede o no quiere acceder a una vivienda de calidad sin hipotecarse, con lo que conlleva». Y bajo esta premisa, y teniendo en cuenta elementos como la sostenibilidad y la eficiencia energética, se sentaron las bases de este edificio de nueve alturas que empezó a construirse hace un año y dos meses.

La compañía ha innovado en el diseño y también en la comercialización, por lo que los primeros dos pisos piloto ya están preparados para que los futuros inquilinos sientan la experiencia de traspasar la valla de las obras y poder conocer el espacio. Son pisos de 50 a 80 metros cuadrados, con una o dos habitaciones, con un precio de mercado a partir de los 630 euros al mes. «El 70% están en el rango hasta los 750 euros, lo que proporciona una oferta de vivienda de obra nueva de calidad a un mercado que hace falta».

La demanda de viviendas de alquiler en Tarragona es muy superior a la oferta y desde que se abrió el plazo para las visitas, la compañía asegura que prácticamente tiene a unas mil personas en lista de espera. El perfil: «parejas hasta cuarenta años, sin hijos o con uno, trabajadores y con ganas de una vivienda de mayor calidad», indica el director general de Stay Tarragona.

Esta es la primera promoción de Stay by Kronos en Tarragona, una joint venture junto a Nuveen que se comprometió a construir 5.000 viviendas de alquiler en cuatro años en toda España y que ahora planta en la ciudad este primer bloque.

Cinco años

La transformación de este entorno empezó a finales de 2017, con la venta de estos terrenos, que antiguamente estuvieron vinculados a la operación para que el Ayuntamiento se quedara con el complejo de Tabacalera. El sector del ladrillo empezaba a emprender nuevos proyectos, tras superar los últimos baches de la anterior crisis. Con 19 alturas, la torre de The Kube va camino de convertirse en uno de los iconos de este entorno. Pese a ello, esta tan solo podría ser la primera fase de la transformación prevista para esta zona si finalmente prospera la propuesta del POUM que se está trabajando, con Horta Gran y la zona de CLH como dos de las principales zonas de crecimiento.

De momento, la nueva rotonda de Torres Jordi tan solo es una pequeña ‘operación quirúrgica’ que podría ser la antesala de cambios más significativos. Pero los vecinos del barrio ya han constatado este nuevo dinamismo. Ivan Sanz abrió hace dos semanas el bar 10 de Tapas, en los bajos de uno de los bloques de Torres Jordi. «Es una zona que está en auge», asegura este empresario. Sanz afirma que este entorno «está atrayendo a gente» y que nuevos negocios se están interesando por los locales. «Con el bloque nuevo ya ha habido un cambio y dentro de un año, cuando todo esto esté acabado aún se notará más».

Por su parte, Oscar Márquez asegura que la mayor presencia de trabajadores de la obra se ha traducido en más dificultades para aparcar en la zona gratuita. «Es horrible, pero de gente más o menos hay la misma», indica.

Comentarios
Multimedia Diari