El Palau d’Esports será de Tarragona este mes de marzo

La Generalitat asegura que ya lo tiene «todo a punto» para firmar el traspaso del recinto deportivo, una vez que ya se ha ultimado la declaración y el registro de obra nueva

| Actualizado a 02 marzo 2022 06:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Palau d’Esports del Anillo Mediterráneo de Campclar será de propiedad municipal este mes de marzo. Así lo aseguran al Diari fuentes del Govern, las cuales indican que la administración autonómica ya lo tiene «todo a punto» para poder hacer efectivo el esperado traspaso en favor del Consistorio en los próximos treinta días. Recientemente, la Generalitat de Catalunya ha llevado a cabo la declaración y el registro de obra nueva del recinto deportivo, mientras que el Ayuntamiento ejecuta la inscripción en el registro de la propiedad.    

Hace casi un año –el pasado 19 de marzo de 2021– el pleno municipal avaló con el voto a favor de ERC, ECP, Junts per Tarragona y la CUP el convenio que dibujaba la hoja de ruta para desbloquear el uso del pabellón para que, de esta forma, pudiera pasar a ser gestionado sine die «en un plazo máximo de 12 meses» por el Patronat Municipal d’Esports. Ese día también se puso en marcha la maquinaria para desbloquear la situación: el Consistorio avaló una primera mutación demanial del suelo del solar en favor de la Generalitat, que desde hace casi un año también trabaja para hacer lo propio con el edificio del equipamiento que supuso una inversión de 18,4 millones de euros por parte del Govern para los Juegos del Mediterráneo de 2018. 

Este acuerdo entre ambas administraciones expira este mes de marzo, pero desde la Generalitat se detalla que la previsión es la de «no tener que prorrogar» el convenio, ya que la tramitación administrativa «estará lista antes». De hecho, en una reciente entrevista en Tarragona Ràdio, la secretaria general de l’Esport – Anna Caula (ERC)– ya avanzó que el proceso jurídico estaba en la «recta final» y que el traspaso sería una realidad de forma «inminente».  

Vía libre para poder invertir
Se da la circunstancia de que, desde marzo pasado, el Consistorio tiene las llaves del pabellón pero, en cambio, no puede ejecutar ninguna inversión en el espacio. El motivo es que ni el interventor ni el secretario municipal avalan que la corporación local gaste dinero en un equipamiento que no es de su propiedad. Además, el Palau ha estado mayoritariamente ocupado por el Departament de Salut durante todo este tiempo para llevar a cabo la vacunación masiva de la Covid. 

En global, se calcula que la inversión que falta por realizar para acabar las obras es de unos 510.000 euros, si bien la concejal de Esports –María José López (ERC)– detalla que «no será necesario» tener acabadas todas las actuaciones para que el recinto empiece a tener actividad. «No nos marcamos un calendario, ojalá la cesión se desatasque de manera inminente en marzo, pero hay un trabajo técnico realizado ya que el principal objetivo es abrirlo a los clubs de la ciudad en la mayor brevedad posible», afirma la edil, quien detalla que, pese a no estar al 100% de su capacidad, el Consistorio podría abrir de manera rápida el pabellón cuando haya acuerdo «sin tener que esperar a tener todo el pavimento». 
De hecho, el Consistorio activó 190.000 euros en los presupuestos de 2021 para llevar a cabo la fase 1 de las actuaciones que faltan por realizar en el espacio.

Estas acciones se centran en la adecuación del pavimento de hormigón, el montaje del parqué actual (que ocupa una tercera parte del total), los anclajes y el material deportivo como las canastas de baloncesto o las porterías. En este sentido, desde el Patronat están se está convencido de que con estas operaciones el Palau ya podría estar listo para ser usado. 

Asimismo, de cara a una segunda fase se destinarían los otros 315.000 euros que el gobierno municipal (ERC-Junts per Tarragona-CUP) quería incluir en las cuentas de 2022, pero que no fueron aprobadas. Este dinero se debía destinar para la compra del parqué entero, las cortinas separadoras de las pistas, la red separadora, anclajes, el protector del parqué y más equipamiento deportivo. «En estos momentos estamos con el presupuesto prorrogado. Cuando sea el momento deberá adecuarse con las necesidades sobrevenidas según la disponibilidad económica que haya», recalca María José López. El hecho de no tener cuentas tampoco permite, de momento, activar los 200.000 euros que cuesta el mantenimiento anual.  

PSC: «¿Y la grada supletoria?»
Las formaciones de la oposición suspenden la gestión realizada por parte del Govern y del gobierno municipal. «El Palau ya lleva cuatro años cerrado. Esperamos que durante este tiempo se haya avanzado en la tramitación y se haya planificado su uso», indica el concejal del PSC Berni Álvarez, quien espera que esto sirva para que el equipamiento «pueda estar operativo desde el primer día». Asimismo, el representante socialista añade que el recinto «debería acabarse entero, con las gradas supletorias incluidas para poder organizar eventos deportivos de alto nivel». 

Desde Ciutadans, Lorena de la Fuente lamenta que «la Generalitat no nos hace ningún favor, sino que nos deja un pabellón inacabado. Esta es la inversión y el caso que el Govern hace a la ciudad de Tarragona...», critica la edil de la formación naranja, quien cree que el Palau «debe servir tanto para promocionar el turismo deportivo como para que la ciudadanía lo pueda usar». 

De manera mucho más negativa se expresan José Luis Martín (PP) y Sonia Orts (No Adscrits). «Debería ser un espacio abierto a la ciudadanía y a los clubes deportivos. Lamentamos, una vez más, la inacción de la Generalitat y de Ricomà», considera el portavoz de la formación conservadora, mientras que la segunda afirma que «estamos igual que hace un año, y el Palau va camino de ser otra ruina de Tarragona gracias a la incompetencia del equipo de gobierno».  

Comentarios
Multimedia Diari