Marc Arza (PDeCat): 'Asumimos la derrota con deportividad'

El partido se queda fuera del Parlament y el candidato por Tarragona dice que es necesaria una reflexión

| Actualizado a 14 febrero 2021 23:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El proyecto del PDeCAT no ha conseguido captar la atención del votante independentista. Los peores pronósticos se han cumplido y los herederos de la antigua convergencia se han quedado fuera del Parlament de Catalunya en sus primeras elecciones en solitario tras la ruptura con JxCat. Las encuestas presentaban un escenario poco alentador para el PDeCAT: el CIS y el CEO estimaban días atrás que, aproximadamente, sólo un 5% de los votos que en las elecciones de 2017 habían sido para JxCat, esta vez serían transferidos al PDeCAT, mientras que más del 60% serían para Junts. Una estimación que se ha cumplido. El partido encabezado por la exconsellera de Empresa i Coneixement, Àngels Chacón, con el 99,27% escrutado ha conseguido 76.526 votos (2,72%). En la circunscripción de Tarragona, con el 99,61% escrutado, 11.923 (4,32%)

Desde la sede del PDeCAT en Reus, en la plaza de Catalunya, asumían la derrota cuando el escrutinio todavía no llegaba al 80%. Pasaban pocos minutos de las diez y media de la noche que el candidato por Tarragona, el reusense Marc Arza, se mostraba ya totalmente realista: «Nos hemos quedado fuera del Parlament. En algún momento hemos tenido posibilidades de entrar en Lleida, pero nada. Son así las cosas y asumimos la derrota con deportividad. No hay nada que hacer».

El ambiente era de decepción en una sede donde también estaba presente el alcalde de Reus, Carles Pellicer. «Hemos tenido noches mejores», explicaba Arza con una media sonrisa en la boca. A pesar del duro golpe, el candidato mostraba cierta tranquilidad: «Con estos resultados es evidente que nuestra propuesta no ha encajado. No era el momento, y se tendrá que hacer una reflexión en profundidad». Admitía que si los resultados hubieran sido más ajustados, quedándose a las puertas, «hubiera hecho más daño, pero nos hemos quedado muy lejos». Aseguraba, eso sí, que a pesar de los malos pronósticos que daban las encuestas, confiaban en hacer un buen resultado y entrar al Parlament. Pero al final, el pastel independentista ha quedado repartido entre ERC, JxCat y la CUP. 

Ahora, la incógnita es el futuro del partido. Arza recordaba la gran presencia que tiene el PDeCAT a nivel municipal. «No estaremos en el Parlament, pero mañana seguiremos siendo presentes en el país, con muchas alcaldías y también en la vicepresidencia de la Diputació de Tarragona. El PDeCAT sigue siendo una formación sólida. ¿Qué pasará a partir de ahora? Se irá viendo», detallaba Marc Arza, que se mostraba incapaz de señalar exactamente el porqué del fracaso de anoche. 

En la sede de la plaza de Catalunya de Reus, caras largas y resignación entre los pocos presentes. A las 22.30 h algunos ya habían decidido irse a casa, como los aficionados de algún deporte que, al ver que su equipo ya no tiene posibilidades de ganar, abandona el campo antes del final del partido.

El PDeCAT había reivindicado durante la campaña electoral su postura central, reivindicándose como el «freno» para evitar que la CUP pudiera «condicionar el próximo ejecutivo». Una campaña marcada por la rotura con JxCat por la incapacidad de acercar posturas entre dos proyectos enfrentados pero que hasta hace ‘dos días’ eran compañeros de viaje. 

El partido encabezado por Àngels Chacón –exconsellera de Empresa i Coneixement hasta su cese el pasado mes de septiembre– se había presentado como la llave para consolidar la mayoría independentista. Pero el discurso no ha llegado a los votantes, y los herederos  del espacio postconvergente han visto cómo el barco empieza a hacer aguas y, aunque de momento el partido sigue viviendo en el municipalismo, pierde su voz en el Parlament de Catalunya. 

 

Comentarios
Multimedia Diari