El turismo en TGN supera las previsiones de Semana Santa

En la provincia se ha llegado al 85% de ocupación

| Actualizado a 19 abril 2022 05:19
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El sector turístico de Tarragona y las Terres de l'Ebre ha registrado una ocupación del 85% durante la Semana Santa, una cifra ligeramente superior a la que habían previsto en un inicio. En el Delta de l'Ebre se ha colgado el cartel de completo, mientras que en la Terra Alta se ha superado el 95% de ocupación con público de proximidad.

El portavoz de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo (FEHT), Xavier Guardià, ha valorado positivamente estos datos después de dos años con limitaciones de movilidad y se ha mostrado optimista de cara a la temporada de verano. Una sensación compartida tanto en las Terres de l'Ebre como las zonas de interior, donde también han celebrado la regulación de acceso en los espacios naturales para proteger el entorno y evitar masificaciones.

Desde primera hora de la mañana de este lunes, parte de los turistas que han escogido la provincia de Tarragona para pasar las vacaciones de Semana Santa han empezado a recoger maletas y bolsas. Las recepciones de los hoteles y campings han realizado los check out de los clientes que vuelven a casa después de unos días de descanso. Ahora bien, no todos se han marchado este Lunes de Pascua; según Xavier Guardià, portavoz de la FEHT, el público navarro, aragonés y vasco alargará unos días más su estancia coincidiendo con las vacaciones escolares.

El perfil de los visitantes ha sido de proximidad y familiar, pero también público joven que aprovecha las segundas residencias para pasar una semana en la Costa Daurada. En cuanto a la procedencia, mayoritariamente han sido catalanes y españoles, a pesar de que en menor medida también se han registrado turistas extranjeros, provenientes de Francia, Alemania o Bélgica.

Las reservas de última hora hacen crecer las previsiones de ocupación

Las reservas de última hora, condicionadas por el buen tiempo, han ayudado a colgar el cartel de completo en algunos alojamientos de la provincia. "En la Terra Alta casi hemos llegado al 100%, era difícil encontrar una habitación disponible", ha apuntado Pilar Miró, presidenta de la Asociación de Turismo Rural de esta comarca. Una situación idéntica que la vivida al Delta de l'Ebre, donde han vuelto a registrar una ocupación de todas las plazas disponibles.

Para Guardià, la ocupación en Semana Santa es históricamente alta y se explica por el atractivo que ha desarrollado el conjunto de provincia  a través de diferentes ámbitos. "Estamos recogiendo los frutos de la apuesta que se ha hecho por el turismo deportivo, que da más elasticidad a la temporada", ha señalado el portavoz de la FEHT. Al deporte también se suman las actividades relacionadas con la naturaleza, la viticultura y la historia. La presidenta de la Asociación de Turismo Rural Terra Alta ha explicado que buena parte de los turistas de la comarca han venido atraídos por las posibilidades que ofrece el entorno, como es el caso del Parc Natural dels Ports, la Via Verda, las bodegas de la zona o los espacios de memoria histórica.

Con la voluntad de evitar masificaciones en los espacios naturales protegidos, muchos municipios ebrenses impulsaron diferentes medidas de regulación de acceso el verano pasado que se han repetido esta Semana Santa. Se trata de un mecanismo que se ha celebrado desde las asociaciones turísticas para remarcar la importancia de estas zonas.

Para la presidenta de la Asociación de Empresas de Ecoturismo del Delta de l'Ebre (AEEDE), Anna Borràs, estas medidas permiten concienciar a los visitantes que se encuentran en "un territorio natural frágil". Pese a las campañas informativas, este fin de semana se han detectado varias personas que paseaban por zonas de nidificación de pájaros en el Parc Natural del Delta de l'Ebre, motivo por el cual Agents Rurals han tenido que reforzar la señalización.

Con la mirada puesta en verano

En cuanto a la temporada de verano, desde el sector turístico de Tarragona y las Terres de l'Ebre confían que la Semana Santa sea un preludio de julio y agosto. Según Guardià, la touroperación británica e irlandesa tendría que empezar pronto y los vuelos internacionales del Aeropuerto de Reus permiten mirar con optimismo los próximos meses. Una situación a la cual se podrá sumar finalmente el programa Imserso, donde participarán algunos hoteles de la provincia a partir de mayo. "El Imserso no es un negocio para los hoteleros, pero les permite tener el hotel abierto y mantener la plantilla", lamenta Guardià.

En el caso del turismo interior y del Delta, la esperanza está puesta en el mes de agosto, cuando se prevé llenar las plazas de alojamiento con visitantes de proximidad. Aun así, también esperan recibir visitas de día que tienen una repercusión directa al tejido económico local, tal como ha apuntado Borràs.

Comentarios
Multimedia Diari