El Via Crucis del Loreto: aroma de romero y luna llena

Viernes Santo. Tras dos años de pandemia, vuelve una de las actividades más sentidas de la Setmana Santa tarraconense

| Actualizado a 11 abril 2022 05:13
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

En general, todas las procesiones y actos de la Setmana Santa en Tarragona son especiales, y más este 2022, tras dos primaveras sin poder celebrar la solemne festividad. No obstante, hay un via crucis más sentido que el resto de actividades, el del Loreto. Desde su salida de la calle Reina María Cristina, hasta llegar al Santuario del Loreto, forma una cola serpenteante por el Camí Vell del Loreto iluminada por los centenares de farolillos portados por los asistentes y capitaneada por el Crist del Sant Ecce Homo. Se celebra en la madrugada del Viernes Santo, a partir de las 00.05, aunque una hora antes, a las once de la noche del jueves los miembros de la Germandat del Sant Ecce Homo ya se reúnen ante el edificio de la Regió Sanitaria para adornar el paso con flores y velas.

La presidenta de la Germandat del Sant Ecce Homo, Elvira Ferrando, asegura que se trata de un Via Crucis «muy vivido, muy sentido y muy interiorizado, en el que puede participar quien quiera». En este sentido, destaca que «la caminata es un momento de silencio, de retrospección, de plegaria, de sentimientos y de dolor, es decir, un momento ideal para encontrarse con uno mismo».

Ferrando señala también que hay características que hacen que este Via Crucis sea tan especial, como el olor que desprenden el hinojo y el romero por la humedad de la noche o el hecho que siempre sea luna llena. En este sentido, asegura que un verso escrito por su hermana, Àngels Ferrando, lo resume perfectamente, y dice así: «Un silencio solitario acompaña a nuestro Cristo y un paraje de sombra oscura nos rodea por el camino. Camino de piedras y tomillo, de oración y de romero, el aire y el rocío. La madrugada del Viernes Santo tarraconense, noche de luna esplendorosa. Tu luz hoy no tiene fin, iluminando al Cristo del Ecce Homo, hasta el Santuario esta noche».

La celebración cumple 41 años este 2022 y, como curiosidad, la presidenta de la Germandat del Sant Ecce Homo señala que es el primer paso llevado por mujeres, pues desde el 1985 son las encargadas de entrar la peana al Loreto. En relación al 40 aniversario que cumplían el año pasado, Ferrando lamenta que no pudieran celebrarlo y defiende que este año, en principio, será un Via Crucis diferente por la pandemia. Así, tienen previsto dejar el Cristo en el Loreto y hacer el Vía Crucis sin él, pues Ferrando asegura que los portantes deben colocarse a poca distancia y «no nos queremos arriesgar a que alguien se contagie, por seguridad».

A pesar de todo, la celebración en el Santuario del Loreto será la misma de siempre, a cargo del padre Mario Bonanno, conciliario de la hermandad. «Al llegar al santuario se reza el Padre Nuestro y se canta el Salve Regina», explica Ferrando, que dice que «entonces es cuando la gente se anima a coger flores de los pies del Cristo». Al acabar, los participantes tienen la opción de volver a bajar a la ciudad andando o de hacerlo en un bus gratuito que va haciendo viajes hasta que no quede nadie arriba en el Loreto.

Con todo, y tras dos años sin poder celebrar el querido Via Crucis por la pandemia, la presidenta de la hermandad señala que «lo esperamos con más ganas que nunca, ganas de reencontrarnos, de rezar juntos de nuevo, será muy emotivo», e invita a participar en la actividad a todo el que quiera. «Es un Via Crucis único, con un talante especial y en el que todos son protagonistas, no hay espectadores, todos participan», concluye.

Comentarios
Multimedia Diari