ERC gana en el Ayuntamiento más judicializado

CiU paga sus errores de gestión y C's se erige como segunda fuerza

| Actualizado a 22 mayo 2017 18:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Eduard Rovira será alcalde de Torredembarra si sabe negociar. La capital del Baix Gaià es un feudo donde las mayorías absolutas hace décadas que no se vislumbran y la negociación a diferentes bandas es la única posibilidad de cuajar una coalición que lleve a buen puerto una legislatura que empieza con un déficit de 2 millones de euros.

Eduard Rovira deberá llamar a la puerta de Lluís Suñé (ABG) y de Jordi Rovira (PSC). Con ellos, la mayoría absoluta es factible y la estabilidad, también.

Sin embargo, en La Torre nadie en este siglo ha logrado terminar los cuatro años con la vara de alcalde en sus manos y ante esta maldición sobrevolando por el Castell, nadie es capaz de poner la mano en el fuego por nada.

Si la gobernabilidad pasa por las fuerzas de izquierda, la teórica oposición cambia de caras. Ciutadans, con Toni Cruz al frente, debuta como segunda fuerza más votada. A su lado Anna Magrinya, la cara nueva de CiU que no ha podido frenar el descalabro que se avecinaba tras el legado de Masagué. El PP también ha recibido un bofetón y sólo Núria Gómez defenderá las siglas. Finalmente, Rosa M. Guasch (AVUI) ha logrado un escaño con su nuevo partido y la CUP también tendrá silla en la legislatura.

 

Comentarios
Multimedia Diari