«Es muy complicado ser madre y asumir un alto cargo»

Entrevista. Ana Ibars Presidenta de la Associació d’Empresàries i Directives de Tarragona (AEDT). La empresaria tarraconense, al frente de la entidad desde septiembre, reivindica el talento femenino local: «Hay que confiar más en lo que tenemos»

| Actualizado a 16 enero 2022 07:28
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Ana Ibars preside la Associació d’Empresàries i Directives de Tarragona desde septiembre. Sustituyó en el cargo a la fallecida Ana Macho. Es administradora y directora general de AG Planning Grup desde hace 19 años y de Clínica Odita, abierta hace un año. «Aterricé en la asociación casi desde el inicio, hace seis años, ya que era muy amiga de Ana Macho, la anterior presidenta. Yo era muy emprendedora y supongo que era buena candidata para asociarme. Hace unos tres años empecé en la junta y, al fallecer Ana, me propusieron para presidenta. Para mí es un reto muy fuerte porque sustituirla de esta manera es una responsabilidad muy grande», dice.

¿Hay machismo en el ámbito empresarial?

La palabra machismo es un poco fuerte para hablar de empresarios y empresarias serias. No creo que una persona machista pueda ser jamás un gran empresario al que se le deba tener un respeto más allá de la educación. Ahora bien, llámale machismo si quieres, pero existen todavía empresarios de avanzada edad con feas costumbres y que, por el hecho de ser hombres, se consideran por encima del resto de las empresarias. Sin ir más lejos, todos hemos visto las imágenes de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, donde le dejan sin silla. Es de vergüenza.

¿A una mujer le cuesta más que a un hombre impulsar y consolidar una empresa?

Creo que no. Hoy por hoy, todos tenemos las mismas oportunidades y las habilidades son personales y no por tipo de género.

¿Y por qué hay tan pocas mujeres en puestos directivos?

Todavía hay una realidad: la mujer es la que da a luz y, aunque cada vez menos, quien lleva el papel más importante en casa cuando se trata de los hijos. Este es uno de los principales motivos. No estamos preparados y es muy complicado que una mujer asuma un alto cargo y que sea compatible con ser madre. La mujer está atada aún a este pensamiento, mientras que al hombre se le ve más libre y con más disposición de tiempo.

Su asociación aglutina a mujeres empresarias y directivas de Tarragona. ¿Se sienten una ‘rara avis’?

Para nada. Nos sentimos orgullosas de estar en una asociación de mujeres empresarias y directivas de nuestro territorio. Esto nos da fuerza para pisar fuerte cada una en su sector, porque uno de los objetivos de la asociación es unirnos para ser más fuertes cada una de nosotras y nuestras empresas, posicionarlas y dar notoriedad al emprendimiento. Cuando unimos fuerzas todo es más fácil. Desde la asociación asesoramos a nuestras socias y futuras empresarias y les ayudamos a impulsar sus empresas.

¿Reivindican el talento empresarial femenino de casa?

Por supuesto. Es que no sabemos lo que tenemos en nuestra casa; bueno, nosotras sí lo sabemos, pero todavía hay empresas que, a la hora de contratar servicios externos, confían más en empresas de fuera que en las de aquí, y eso no nos parece bien. Tenemos que cambiar esta visión y confiar más en lo que tenemos.

¿Qué acciones llevan a cabo?

Entre las socias hacemos red y nos ayudamos. Hacemos acciones como formaciones, networking, talleres, charlas de interés… Trabajamos para que nuestras socias puedan beneficiarse de los recursos que tenemos como asociación. Hay que tener en cuenta que las pequeñas y medianas empresas son las que mueven nuestra economía, y esas empresas son de nuestras socias. Hay que reivindicar este talento.

¿Qué hace falta para que las mujeres tengan más visibilidad?

Vamos por el buen camino porque nos hemos hecho respetar, pero falta que aquellos hombres de los hablábamos al principio también nos respeten y nos valoren por nuestros actos, que cuenten con nosotras. Políticamente hablando, hay ya muchas mujeres en el poder y eso es un buen reflejo, pero cuando hablamos localmente cuesta que una mujer también tenga poder. No hay tantas mujeres con mucho poder por aquí, y cuando destaca alguna solo quieren hacerse la foto con ella para poder decir «ves como también hay mujeres». Eso debería normalizarse y no ser una noticia.

¿Es una cuestión cultural?

Las empresas han estado tradicionalmente dominadas por hombres pero, en los últimos años, la mujer ha demostrado que tiene una capacidad brutal para ser empresaria: perseverancia, fuerza, ilusión, delicadeza, asertividad... Somos resolutivas ante cualquier problema y tenemos muchas más cualidades que nos han hecho que vayamos creciendo y haciéndonos un hueco en las mismas empresas y en las que emprendemos.

Comentarios
Multimedia Diari