Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Salud

iDental tranquiliza a sus pacientes: no habrá cierre

Los clientes de la clínica odontológica están preocupados después de que la oficina de Barcelona cesara su actividad

N. Muñoz / C. Pomerol

Whatsapp
Las pacientes Lourdes Relaño y Fina Sánchez, delante de la clínica IDental.  FOTO: Alfredo González

Las pacientes Lourdes Relaño y Fina Sánchez, delante de la clínica IDental. FOTO: Alfredo González

Ayer la clínica iDental ubicada en la Rambla President Francesc Macià permanecía abierta, pero la inquietud de los pacientes era notoria. Tras el cierre de la clínica de Barcelona y algunas cancelaciones en las consultas de ayer, se temían que la clínica de Tarragona siguiera el mismo camino.

No obstante, desde la sede de la franquicia han asegurado que la clínica está trabajando y pretende seguir haciéndolo.
Lo cierto es que, a pesar del intento de la empresa por tranquilizar a los pacientes, la situación en otras clínicas de la red  preocupa, como en el caso de Valencia, donde los trabajadores llevan un mes sin cobrar y los dentistas ya no reciben material.

A nivel nacional hay una asociación, Adafi, de afectados por clínicas iDental. En Tarragona ha comenzado a constituirse un grupo.

Entre quienes esperaban ayer a ser atendidos estaba Tomás, de Deltebre, quien aseguraba que a él le habían reconocido que el cierre era probable.

Explica que se vino hasta Tarragona a hacer el tratamiento porque le dijeron que la clínica era de la Seguridad Social. Aunque luego supo que no era cierto, igualmente decidió seguir adelante porque el presupuesto que le ofrecían era casi una cuarta parte del de otras clínicas.

Firmó un crédito por el que ahora tiene miedo, puesto que no sólo le falta terminar los implantes, sino que le queda un año por pagar.

A su lado, Anabel, de Tarragona, también escucha preocupada. Tiene un crédito de 3.000 euros por pagar y ha acudido por una urgencia.

Por la tarde, Lourdes Relaño, una vecina de Reus, esperaba en la puerta de la clínica, ya cerrada. «Tanto yo como mi marido estamos en medio del tratamiento, y ya hace unos meses se nos rompió la prótesis. Les he dado un ultimátum», explica Lourdes, quien tuvo que pedir un crédito de 8.000 euros.

«Llevamos semanas sin poder comer», relata. Es por esto que la paciente asegura que denunciará, ya que «algo va mal». Otros pacientes aseguran que la clínica les ha enviado un mensaje anulando las citas. 

Temas

Comentarios

Lea También