Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La cifra de ahogados en piscinas de Tarragona ya iguala la de veranos previos

Dos personas han fallecido en aguas de la provincia entre el 15 de junio y el 30 de julio, las mismas que durante todo el estío de 2019 y 2020. Eran un niño de 4 años y un hombre de 71

| Actualizado a 31 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El número de muertos por ahogamiento en piscinas va al alza este verano, tanto en la provincia de Tarragona como en el resto de Catalunya, principalmente por el mayor uso de estos espacios tras dos años en que han sido objeto de muchas restricciones por la Covid. En la demarcación ya han perdido la vida dos personas –un niño de 4 años, en Móra d’Ebre, y un hombre de 71, en Montblanc– cuando solo llevamos un mes y medio de verano, la misma cifra de personas que fallecieron ahogadas en una piscina durante todo el estío de 2019 y todo el de 2020. A nivel catalán, ha habido siete ahogos entre el 15 de junio y el 30 de julio, un número que iguala la media de todo el periodo estival de los últimos tres años.

De la misma manera, los ahogamientos graves que no han acabado en muerte que se han producido en Catalunya hasta día de hoy ya son ligeramente superiores a la media de los últimos tres veranos enteros. Ha habido 16, de los cuales seis han tenido lugar en piscinas de la provincia de Tarragona. Además, de éstos, 12 eran niños menores de edad de entre uno y siete años. Una prevalencia similar a la de 2019, pero que había disminuido en los dos años de pandemia.

En cuanto a los ahogamientos mortales en las playas, la tendencia no cambia tanto este verano a nivel de Catalunya e incluso se observa un frenazo en los ocurridos en la provincia. Así, desde el 15 de junio han perdido la vida 13 personas ahogadas en el litoral catalán, cuando durante los veranos completos de 2021, 2020 y 2019 murieron 21, 24 y 29 personas, respectivamente. En la costa tarraconense han sido dos los fallecidos esta temporada, siete en cada verano de pandemia y 10 en el de 2019.

Se trata de unas cifras que nos dan una idea de la situación actual, pero no hay que dejar de lado que el estío dura hasta el 15 de septiembre y el escenario todavía puede cambiar mucho durante el próximo mes y medio. En este sentido, pero, también cabe destacar que julio supera ligeramente a agosto en cuanto a ahogamientos mortales y no mortales tanto en playas como en piscinas en los últimos tres años.

Otra cuestión interesante es la edad y el sexo de las personas muertas en el agua. En todos los casos desde 2019 en Tarragona los niños solo se han ahogado en piscinas. Han sido tres y varones, dos de 4 años y uno de 5. Los otros tres fallecidos en piscinas han sido ancianos. Dos hombres de 71 y 79 años, y una mujer de 92. En cuanto a los muertos en las playas de la Costa Daurada, en los últimos cuatro veranos han sido 26. Solo dos eran mujeres. De todos, 19 eran mayores de 60 años, y el más joven tenía 31.

Desde Protecció Civil de la Generalitat no esconden su preocupación, sobre todo en relación a los incidentes en piscinas, pues con los números sobre la mesa los datos de ahogamientos en playas han mejorado, dentro de la tragedia, verano tras verano. La Cap de Gestió del Servei d’Emergències del cuerpo, Montse Font, lamenta que «vemos que este año hay un problema en las piscinas que nos inquieta mucho, y ya no solo por los ahogamientos mortales, sino también por los graves, que crecen, y hay que cambiar la manera de vigilar a los más pequeños, tanto en las públicas como en las particulares».

En este sentido, Font alerta que «tenemos la falsa seguridad de que en la piscina la gente no se ahoga, sobre todo los niños, porque perdemos un poco ese miedo que tenemos en la playa, pero medio minuto es suficiente para que la cosa se complique mucho». Así, explica que a los más pequeños les basta con un palmo de agua para ahogarse: «Estamos hablando de menores de 5 años, con dificultad de movimientos, que a veces resbalan y caen al agua bocabajo, y con una aspiración es suficiente para que se llenen los pulmones», insiste la responsable de Protecció Civil. Con todo, pide a los padres, madres y tutores de los chiquillos que los tengan siempre tan cerca que se les pueda dar un abrazo, y recuerda que en el tiempo de ir a abrir la puerta o contestar un mensaje del móvil puede ocurrir una tragedia.

En cuanto a las personas mayores fallecidas, Font dice que se les llama los «ahogados silenciosos». «Les ocurre cuando se bañan solos en la playa o en piscinas particulares, y casi siempre sufren un cambio de temperatura, una bajada o subida de azúcar o tensión o un golpe de calor, se desmayan y acaban ahogados», asegura Font, que indica que estos episodios en las playas se producen cuando la mar está tranquila, mientras que los que mueren más jóvenes es con bandera amarilla o roja, pues tienen una percepción distinta del riesgo y creen que no es peligroso.

Font concluye reconociendo que con la vuelta del turismo hay más gente y, con ello, aumentan las posibilidades de que haya más ahogamientos.

Comentarios
Multimedia Diari