Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La danza rompe el muro de la Tabacalera

Después de 19 años, el complejo industrial junto al Francolí reabrió sus puertas gracias a una de las actividades programadas dentro del ciclo En Dansa

| Actualizado a 09 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

En una palabra: alucinante. Esta es la sensación que a una le quedó el jueves por la noche, tras asistir a la primera de las actividades programadas dentro del ciclo En Dansa, impulsado por la concejalía de Cultura, y que este año complementa el Festival d’Estiu. El aliciente era máximo. Por primera vez, desde que cerró las puertas en 2003, se programaba un acto en el recinto de la antigua Tabacalera, una oportunidad para conocer este espacio del que tanto se habla y que la mayoría de los tarraconenses no ha tenido la ocasión de pisar.

El historiador de arte y director teatral, Joan Rioné, daba la bienvenida al público, unas 80 personas que ya podemos etiquetarnos como privilegiados. Nada más cruzar la verja metálica del Passeig de la Independència empezaba este viaje por la historia industrial de la ciudad, en el que era tan importante disfrutar de las piezas coreográficas como descubriendo el espacio. Y ninguna defraudó.

Las indicaciones eran claras: «Sentido común». A pesar del intenso trabajo que se había hecho de limpieza, nada más entrar uno se daba cuenta de la degradación, la decadencia y la sensación inhóspita de unas instalaciones que empezaron a construirse en 1923, y que ahora tan solo están ocupadas por una colonia de gatos y miles de palomas. Aunque en esta ocasión ni los unos ni las otras no se dejaron ver.

$!La danza rompe el muro de la Tabacalera

Las moreras del patio eran el escenario de la primera de las actuaciones. Las protagonistas eran Beatriz Cubero y Matilde Casini, del Col·lectiu Du-Entro, que durante el confinamiento crearon este espectáculo lleno de fuerza y miradas, sobre el aislamiento de la sociedad actual.

Después de esta primera actuación, el público accedía dentro. La sensación era de momento histórico. Desde que cerró la fábrica de tabacos en 2003, no se había accedido al interior de las instalaciones. Y de esto ya hace 19 años. ¿Cuántas veces nos hemos imaginado un alcalde, un conseller o un ministro abriendo esta puerta? Sin embargo, no fue un cargo público sino Roiné el que tuvo este ‘privilegio’ cargado de simbolismo, y que hizo que de repente en mi mente sonara a todo trapo el The wall, de Pink Floyd, con las mazas destrozando el muro de la vergüenza que barra el paso a lo inaccesible.

El momento estuvo cargado de emotividad. Montse Pascual era un claro ejemplo de ello. Su padre había trabajado durante más de cuarenta años en la antigua fábrica de tabacos. También lo hizo durante algunos años su madre y el jueves ella se reencontraba con este espacio, en medio de un «inmenso vacío», que es la historia de los miles de personas que durante todos aquellos años siguieron largas jornadas de trabajo.

Las grafitis y ventanas destartaladas eran un continuo a medida que uno iba avanzando a través de los largos pasillos hacia uno de los laterales de la nave central, el más próximo a la calle Manuel de Falla. Y en este espacio, conocido como la sala de las salsas, actuaron Júlia Miralles, Raquel Rodríguez y Paula Sánchez, de La Im.perfecta Cia.Dansa. El espectáculo de esta compañía tarraconense daba la sensación de que se había creado a medida para este espacio, con la música tecno que transportaba a las fábricas de creación de ciudades como Berlín.

$!La danza rompe el muro de la Tabacalera

La actividad también fue una reivindicación de lo que puede hacerse en aquel equipamiento cultural sobre el que tanto se habla y que no se sabe todavía si será una biblioteca, un museo o seguirá siendo un nido de porquería. De momento, el festival En Dansa ha sido el primero en abrir la caja de los truenos de un espacio que a nadie le cabe la menor duda de que tiene un potencial enorme, pero que por el momento tiene que conformarse con actividades de pequeño formato, a causa del estado de las instalaciones. El ciclo ha programado otras cuatro actividades, tres en Tabacalera y una en el Espai Jove La Palmera.

Comentarios
Multimedia Diari