La plataforma del Miracle, en el punto de mira

Unas 250 personas participaron en la cadena humana liderada por SOS Costa Daurada para pedir el desmontaje de la plataforma de hormigón y la apertura de la ciudad al mar

| Actualizado a 24 enero 2022 12:21
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Con gritos de «fuera mamotreto» y «abrimos la ciudad al mar» más de 250 personas protagonizaron ayer una nueva cadena humana. En esta ocasión junto a la plataforma del Miracle, una estructura que en los últimos meses ha vuelto a situarse en el foco mediático, después que cada vez son más las voces que exigen que se proceda a su desmontaje.

Liderado por la plataforma SOS Costa Daurada, este acto reivindicativo sumó una considerable representación de activistas de los movimientos ecologistas del territorio. Algunos paseantes y deportistas, que aprovecharon el domingo de sol para cargar pilas, también decidieron incorporarse cuando vieron la protesta. «No sabíamos que se hacía, pero hemos preguntado y nos quedaremos un rato, porque esto debería ser un entorno precioso, frente al mar, y es una auténtica vergüenza», afirmaba Carmen Martín. Con todo, la cadena consiguió reunir a la gente suficiente para cubrir toda la longitud de la plataforma, hasta llegar al Passeig Marítim Rafael de Casanovas.

Desde SOS Costa Daurada se reivindica la transformación de todo este entorno en el parque litoral de la Punta del Miracle, un ámbito que quiere potenciar «los valores paisajísticos, sociales y ecológicos» de esta parte de la ciudad. Esto lo han plasmado en un proyecto que es el que han hecho llegar al Ayuntamiento, y que ahora quieren que sea el punto de partida para iniciar este cambio. «No somos expertos, sino ciudadanos que hemos diseñado lo que queríamos que todo esto fuera, con una zona de picnic, ocio y deporte, ademásde recuperar la historia, lo que nos permitiría socializarnos de otra forma», apuntaba la portavoz de este colectivo Alicia Escudero.

Las entidades medioambientalistas muestran su satisfacción por la «repercusión» que está cogiendo esta reivindicación. Por este motivo, consideran que «es importante seguir presionando al Ayuntamiento para que realmente se hagan acciones» y que se aprueben los presupuestos, para que se incluya una partida para dicho concepto. «Es importante que se vea que la ciudadanía tenemos algo a decir y que la presión ciudadana sirve, por lo que debemos seguir así», añadía Escudero.

En las paredes de las casetas exteriores se colocaron algunas fotografías que permitían hacer un recorrido a lo largo del último siglo por esta misma playa. En estas se evidenciaba el impacto de la estructura de hormigón, inaugurada en junio de 2001, y que está cerrada desde 2013, después que se detectaron problemas estructurales y de falta de mantenimiento. Teresa Fortuny recordaba algunas de estas imágenes. En el año 51 estudió en lo que hoy es la Escola El Miracle y que en aquellos momentos fue la escuela de los maestros. «Desde allí veíamos la playa, en la que después se instalaron barracas y en verano bajaba la gente a cenar», recordaba. El mamotreto lleva más de veinte años y Fortuny aún no se explica cómo siguió adelante «esta barbaridad». «Lo hicieron con los pies. Si lo quitaran se me ensancharía el corazón, porque cambiaría mucho», añadía.

Chelo Bosch, por su parte, también defiende que sería «una mejora considerable» para Tarragona. «Antes era una playa más salvaje con dunas y ahora tenemos todo este cemento y encima cerrado, todo lo que sea mejorar y que sea más sostenible me parece perfecto», añadía.

Representantes de la plataforma Mercaderies per l’Interior y de la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant también se sumaron a la cadena humana. La presidenta de esta última entidad, Gemma Fusté, lamentaba que «la lástima es que tengamos que llegar a este punto». De hecho, la federación forma parte tanto de SOS Costa Daurada, como de SOS Baix Gaià, y juntos organizaron en abril de 2018 la última cadena humana de Tarragona, en este caso en contra del macroproyecto urbanístico de La Budellera.

Las entidades ecologistas aseguran que seguirán presionando tanto con el Miracle, como con el preventorio de La Savinosa. De hecho, el pasado viernes entraron una moción que se debatirá en el pleno de esta semana, que obligará a los partidos políticos con representación municipal a pronunciarse. La plataforma ha sido uno de los temas de los que se ha hablado mucho en los últimos días, ya que es uno de los puntos en la negociación de los presupuestos entre el equipo de gobierno y En Comú Podem. Ayer, Carla Aguilar era la única concejal que participó en la cadena.

Comentarios
Multimedia Diari