Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La remodelación de la plaza de la Quinta Promoció empezará el segundo trimestre de 2023

El proyecto se ha desencallado después de que el Ayuntamiento y los vecinos acordaran por unanimidad la cesión del espacio, que es de titularidad privada, durante 30 años

| Actualizado a 21 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Luz verde a las obras de reforma de la plaza de la Quinta Promoció, en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Estas podrían empezar a lo largo del segundo semestre del año que viene, después que los vecinos y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo para resolver los problemas jurídicos que bloqueaban cualquier tipo de actuación de carácter público en este espacio.

Esta es una vieja reivindicación del vecindario, que durante años ha visto como la plaza iba deteriorándose sin que nadie hiciera nada. A la falta de mantenimiento de la superficie hay que sumar las filtraciones de agua al parking que hay debajo de la plaza, que es propiedad de la comunidad de vecinos de los bloques adyacentes, igual que lo es la parte de arriba. Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo, que es el que se ha firmado ahora, mediante el cual los propietarios han cedido el uso de la plaza a la administración local durante un periodo de treinta años. De esta forma, el Ayuntamiento asumirá las obras de reforma, ya que esta cesión hace que el espacio sea de dominio público.

«Es un salto cualitativo muy importante, porque ahora ya no podrá decirse que no se puede hacer nada porque es una propiedad privada», afirma el concejal de Territori, Xavier Puig. El voto a favor de todos los propietarios ha permitido resolver el problema jurídico que hasta el momento había impedido que pudiera hacerse cualquier inversión.

La reforma se financiará con fondos obtenidos por la venta de patrimonio

La titularidad de la plaza sigue siendo privada, sin embargo, estos han cedido el uso al Ayuntamiento para que se haga cargo del mantenimiento y la limpieza. Por su parte, los propietarios están obligados a mantener la superficie abierta al público y no podrán poner ninguna instalación ni hacer ninguna obra, ya que en todo caso tendrá que hacerlo la administración local. Asimismo, al pasar a ser una superficie de dominio público si los bares de los alrededores quieren poner una terraza o organizar una actividad tendrán que ser autorizados por el Ayuntamiento. «A efectos prácticos significa que durante estos treinta años no podrán cerrarlo como si fuera el patio de su casa», argumenta el tercer teniente de alcalde.

Ambas partes llevaban más de un año hablando para intentar desbloquear esta cuestión, que es la que hasta ahora impedía dar cualquier paso. En paralelo, el área de Béns i Patrimoni trabajó en la venta de una finca municipal, junto a la gasolinera de Sant Pere i Sant Pau, por tal de obtener los recursos que financien las obras.

En julio del año pasado el pleno dio luz verde a la venta de finca, teniendo en cuenta que ambas operaciones estaban vinculadas desde un primer momento, cuando se apuntó que estos ingresos revertirían sobre el propio barrio y, en concreto, para la remodelación de la plaza. Con todo, el responsable de urbanismo certifica que «tenemos el proyecto y el dinero y el problema jurídico que nos impedía hacer cualquier cosa está resuelto».

Las obras tienen un plazo de ejecución de ocho meses, según el proyecto

Las obras consistirán sacar todos los elementos existentes para hacer una impermeabilización de la superficie, evitando que sigan las filtraciones de agua a la zona del parking. Asimismo, se plantará nueva vegetación en un sistema de parterres más ligero y se acondicionará una zona de juegos infantil en uno de los laterales. «Dignificaremos el estado, por tal que sea seguro y arreglando las cosas que teníamos», afirma Puig. También se pondrá nuevo alumbrado. Con todo se calcula que la inversión llegará a los 752.620,91 euros, a falta de actualizarse los cálculos que se hicieron en noviembre del año pasado, cuando se revisó un proyecto que venía del mandato anterior.

Por su parte, los propietarios tendrán que hacerse cargo de la reparación del techo del parking, que se ha visto afectado por las filtraciones.

El último posible escollo pasa por determinar si deberá hacerse una nueva prueba de carga, para conocer el estado de la estructura, teniendo en cuenta que la última se hizo hace cinco o seis años. Ahora, los técnicos municipales decidirán si esta tiene que repetirse, lo que puede condicionar el proyecto final. Sin embargo, en un primer momento el Ayuntamiento asegura que «no creemos que se haya deteriorado tanto como para que tengamos que repetirla, ya que estructuralmente no había problemas y con el proyecto sacamos peso de encima, pero sí que ha habido un deterioro por las filtraciones».

Con todo, se prevé que el proyecto pueda licitarse en los próximos meses y que a lo largo del segundo semestre puedan iniciarse las obras, que se prolongarán por espacio de ocho meses.

Comentarios
Multimedia Diari