La sostenibilidad, clave en el nuevo contrato de la limpieza en TGN

Un camión 100% eléctrico está en fase de pruebas en la recogida selectiva, para estudiar los pros y los contras de esta tecnología

| Actualizado a 18 enero 2022 14:05
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Este 2022 será el año en el que el Ayuntamiento de Tarragona tendrá que adjudicar el nuevo contrato de la limpieza. A la espera de conocer las exigencias de la administración local, el único de los aspectos que ha trascendido es que se tendrá en cuenta la huella de carbono y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OBS), en cuanto a la prestación del servicio. Así lo avanzó el concejal de Neteja, Jordi Fortuny, quien aseguró que «estamos en la fase que pueda dar puntos o mejorar la puntuación el exigir unos niveles de sostenibilidad».

Los servicios técnicos municipales están «finalizando» las bases del nuevo contrato que «en unos meses» saldrá a licitación y que debe entrar en vigor a partir del año que viene. «Prácticamente está todo redactado y ahora estamos en la fase de ajustes», informó Fortuny. Y uno de los aspectos que se está estudiando es en qué niveles de la propuesta se valorará este aspecto y la puntuación que se otorgará a aquellas empresas que hagan una apuesta por la descarbonización del servicio.

Las empresas están avanzando en este sentido y en este marco se ha iniciado una prueba, con un camión de recogida selectiva 100% eléctrico, que se está probando estos días en las calles de la ciudad. Este lo ha cedido la concesionaria FCC y se encarga de la recogida del cartón comercial de la zona centro, ya que el vehículo no está adaptado para la recogida de contenedores.

Los trabajadores de la propia compañía son los encargados de testar y valorar el camión, así como las ventajas y desventajas que ofrece esta tecnología. A falta de conocerse las conclusiones definitivas, algunos de los aspectos favorables es que el proceso genera cero emisiones, y que se trata de un vehículo «cómodo» con una plataforma baja, que representa una mejora respecto a los camiones convencionales. Por contra, este ofrece una autonomía de poco más de cien kilómetros, que «puede complementarse con una pila de hidrógeno o gas», afirmaba Fortuny.

El primer teniente de alcalde puso en valor que la ciudad «nos prestamos siempre a la innovación». Tarragona ha abierto las puertas a esta tecnología, como hace algunos meses hizo también con dos empresas que vinieron a probar sus autobuses de hidrógeno. Una fase de ensayo que es imprescindible para que estas compañías puedan seguir desarrollando tecnologías más eficientes, acorde con las necesidades reales del día a día de sus ciudadanos.

La camión, con una apariencia similar a la de un autobús, empezó a operar a finales de la semana pasada y aún se prevé que esta fase piloto seguirá otros «tres o cuatro» días. A lo largo de esta semana se recogerán informaciones correspondientes a los recorridos, sostenibilidad y adaptación de los conductores, entre otros elementos. «Las impresiones son buenas a nivel de datos, las conclusiones las analizaremos en las próximas semanas», concluía Fortuny.

Comentarios
Multimedia Diari