Las pilonas en TGN enfrentan a Lestonnac, Ayuntamiento y vecinos

El gobierno tomará medidas en la calle Puig d’en Pallars, para evitar que los coches aparquen o circulen cerca de las fachadas, alegando que supone un peligro para los peatones

| Actualizado a 21 abril 2022 15:17
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Octavo capítulo de la eterna disputa que mantienen el colegio Lestonnac y el Ayuntamiento de Tarragona por la movilidad. La última hora es que el Consistorio ha decidido instalar pilonas en la calle Puig d’en Pallars –la que une la calle del Escorxador y la Plaça de la Pagesia–. El objetivo del gobierno municipal es evitar que aparquen y circulen vehículos cerca de las fachadas, para garantizar, dicen, la seguridad de los vecinos y de los propios alumnos. La medida, que dificulta la vida a los padres que dejan a sus hijos a Lestonnac, ha indignado al colegio, que recrimina al Ayuntamiento actuar sin tener en cuenta el centro educativo.

La polémica en el entorno de Lestonnac viene de lejos. A las horas de entrada y salida de los alumnos –9 y 17 h– se forma un caos circulatorio importante en el lugar. Los padres acceden a la Part Alta por el Portal de Sant Antoni y dejan el coche en cualquier rincón de la zona, como por ejemplo, en la Plaça de la Pagesia o en la calle Puig d’en Pallars. «Durante ese rato, los vecinos no podemos ni entrar a descargar o a nuestro parking», explica Sergi Carrillo, vicepresidente de la Associació de Veïns del Carrer Merceria-Part Alta.

Hace años que el Ayuntamiento trabaja para mejorar la movilidad en el entorno del colegio y así conseguir dar respuesta a los intereses de todos los implicados. Por eso se instalaron pilonas en varios puntos, como es el caso de las calles del Escorxador o de Les Coques. Ahora, el gobierno quiere ampliar la medida a la calle Puig d’en Pallars donde, en las horas puntas, los padres aparcan de manera irregular el coche, impidiendo el paso de los peatones y la salida de casa de los vecinos.

Lestonnac no tardó en reaccionar víaTwitter. «@ajuntamentdetarragona nuevamente actuáis sin tomarnos en cuenta. Nuevas pilonas alegando seguridad. Esta no es la solución. ¿Habéis pensado en las 400 familias de nuestro centro?». También a través de redes sociales, el colegio recrimina al Ayuntamiento no haber hablado con la dirección del centro antes de llevar a cabo cualquier actuación de esta tipología, y reitera que «estamos dispuestos a dialogar y buscar soluciones que favorezcan a todos». La dirección de Lestonnac ha expresado a este periódico que prefiere no hacer más declaraciones, hasta el lunes 2 de mayo, cuando los responsables del centro se reunirán con el Ayuntamiento.

Los padres también están indignados con la medida. Ayer, a las nueve de la mañana, una madre decía «a este paso, tendremos que llevar a nuestros hijos en avión al cole. Cada vez nos dificultan más el acceso».

«La seguridad no es negociable»

Por su parte, el concejal de Territori, Xavi Puig, defiende que el responsable de la vía pública en Tarragona es el Consistorio. «En parte, el itinerario de circulación en la Part Alta está pensado para el propio colegio. Pero en el caso concreto de la calle Puig d’en Pallars, la situación pone en peligro la seguridad de los peatones, sobre todo, de los alumnos, quienes no cuentan ni con un metro cuadrado para poder circular», explica Puig, quien añade que «se acumulan muchos vehículos. Algunos pasan tocando las fachadas y los vecinos salen de sus casas con el peligro de ser atropellados. Estamos hablando de una vulneración clarísima de derechos. No creo que sea un tema para negociar, como pide el colegio».

El concejal asegura que el Ayuntamiento lleva tiempo trabajando y haciendo políticas de movilidad «buscando puntos de equilibro entre los intereses de todos los afectados, como son escuela, comercios y vecinos». Puig añade que «para mí, una escuela merece todo el respeto del mundo, y por eso siempre hemos atendido sus necesidades».

Condicionados por el colegio

Por su parte, desde la asociación de vecinos opinan que «la movilidad en el lugar debe regularse de una manera u otra. Lo que no puede ser es que los vecinos vivan condicionados por la dinámica del colegio», explica Sergi Carrillo, vicepresidente de la entidad, quien cree que «los alumnos de más edad pueden entrar andando desde el Portal de Sant Antoni, sin necesidad de que los padres tengan que dejarlos a la puerta del colegio. Entendemos que los pequeños no».

Comentarios
Multimedia Diari