Los constructores, ahogados por el aumento del precio de los materiales y la energía

Reclaman a la Generalitat y a los ayuntamientos una clásula de revisión de precios ya que la mayoría de ofertas licitadas en 2021, con tarifas de ese año, se tienen que ejecutar este 2022; el Govern ha anunciado este martes que revisará los precios de los contratos de obra pública

| Actualizado a 05 abril 2022 17:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El sector de la construcción, especialmente el de las pequeñas y medianas empresas, asegura sentirse «ahogado». La devolución de los créditos ICO y la escalada vertiginosa del precio de los combustibles, de la electricidad y de las materias primas han llevado a muchos constructores a una situación límite, hasta el punto de que muchos empresarios se están viendo obligados a renunciar a contratos firmados «en condiciones insostenibles, que desembocará en una pérdida de volumen de negocio y de puestos de trabajo», según denuncia Foconta (Federació de Gremis de la Construcció de Tarragona) y los gremios de la construcción del Baix Camp y del Tarragonès.

En un comunicado conjunto emitido ayer, el sector acusa a las administraciones autonómica, provincial y a los ayuntamientos de «inacción» ante la crisis energética y la escalada de precios que está afectando a las empresas «y que condiciona considerablemente las obras que se están ejecutando o que los contratistas firmaron hace unos meses antes de la crisis que nos afecta».

Es por ello que los constructores reclaman «una normativa propia, todavía pendiente de determinar, que proporcione medidas efectivas por parte de las administraciones para paliar el alza extraordinaria e imprevisible del coste de las materias primas y los materiales de la construcción, que afectan a los contratos públicos y privados de las obras».

«Hay que reequilibrar los presupuestos de alguna manera para que no perdamos dinero»
Joan Romeu. Gremi Construcció Tarragonès

El sector recuerda que el Gobierno central ya ha movido ficha para intentar compensar este aumento de precios, adoptando medidas extraordinarias como la aprobación el pasado 1 de marzo de un Real Decreto. Éste dispone que se reconocerá a los contratistas el derecho a la revisión de precios cuando el incremento del coste de los materiales empleados para la obra adjudicada haya tenido un impacto directo y relevante en la economía del contrato. Se considera que esto es así cuando el incremento del coste de materiales siderúrgicos, materiales bituminosos, aluminio o cobre, exceda del 5%. En estos casos admite que se lleve a cabo una revisión excepcional que no supere el 20% del precio de adjudicación.

Reacción

Los constructores piden a la Generalitat y a los ayuntamientos que reaccionen y les reclaman unas cláusulas de revisión de precios como la aprobada por el Gobierno central. Joan Romeu, presidente del Gremi de la Construcció del Tarragonès, es muy claro al respecto. «Mientras que el Estado ya ha aprobado un decreto ley estatal, en Catalunya nadie ha abierto boca. Tanto en la administración autonómica como en la local se hacen el ‘loco’ y el silencio es total. Ha llegado un momento en que no podemos más. Estamos hablando de empresas pequeñas que trabajan para las administraciones y que tienen que pagar para seguir trabajando».

Antoni Sentís, presidente del Gremi de la Construcció del Baix Camp, coincide con su colega: «Este desequilibrio en los presupuestos está haciendo tambalearse a muchas pequeñas empresas y me consta que más de una ha tenido que renunciar a obras. Los números no salen y si muchas obras quedan desiertas se perderán puestos de trabajo. Esto hay que resolverlo de alguna manera».

En su comunicado de ayer, los constructores plantean que «los ayuntamientos, las diputaciones y la Generalitat, antes de la adjudicación de un contrato, tendrían que dar al contratista la posibilidad de introducir una cláusula de revisión de precios basada en las circunstancias descritas por la norma estatal, que prevea una fórmula de revisión de precios adecuada para asegurar el equilibrio contractual».

Sobre esta reclamación, fuentes del Ayuntamiento de Tarragona han asegurado al Diari que están a la espera de que se pronuncie al respecto la Generalitat para ver de qué manera actuar.

«Los números no salen y si muchas obras quedan desiertas se perderán puestos de trabajo»
Antoni Sentís. Gremi Construcció Baix Camp

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Reus aseguran que «en el ámbito local, el RD 3/02022, de momento, no se reconoce esta posibilidad de revisión excepcional del precio de los contratos de obras. Por otra parte, los entes locales no tienen potestad legislativa, y por tanto, no pueden modificar el régimen de revisión de precios que establece la normativa de contratos del sector público».

Los empresarios explican que durante 2021 muchos materiales como el acero, el aluminio y el cemento fueron aumentando de precio de forma sostenida. Pero a principios de este año 2022 tuvo lugar otra subida de tarifas, «acumulando unos porcentajes respecto a enero de hace un año con unos incrementos de un 80% más en el acero, el 60% del aluminio, un 20% de la madera y un 10% del cemento».

También recuerdan que «la escalada del precio del gas y la electricidad, sumada a la escasez de las materias primas, ha originado problemas gravísimos de suministro y un incremento de precios extraordinario. En algunas familias de materiales, la oscilación de precios se produce de manera prácticamente diaria y los proveedores nos invitan a revisar los precios del día en el momento de llevar a cabo la comanda».

Romeu explica que «cuando haces una oferta por una obra, el proyecto viene de lejos y siempre asumimos un riesgo porque las cosas suben. Pero hace ya unos meses que el aumento de los precios de los materiales empezó a ser importante, hasta niveles insostenibles, hasta el punto que del contrato de obra que has firmado, al final el constructor tiene que poner dinero para poder acabar el trabajo. Por eso hay que reequilibrar los presupuestos de alguna manera para que no perdamos dinero».

Volviendo al Real Decreto aprobado por el Gobierno de España, los constructores recuerdan que «esta ley destaca que este incremento era imprevisible en el momento de la licitación de la obra y excedería de lo que puede ser incluido en el riesgo que el contratista tiene que soportar en cualquier contrato público».

Los constructores añaden que «en el momento de adoptar las medidas urgentes y de carácter excepcional, el Real Decreto Ley se refiere al carácter notablemente perjudicial de esta circunstancia para el interés público subyacente en cualquier contrato del sector público».

El Govern reacciona

El Govern ha reaccionado y ha aprobado este martes la revisión excepcional de los precios de los contratos de obras públicas por el "incremento extraordinario" de los precios de las materias primas, según un comunicado posterior al Consell Executiu de hoy.

El objetivo es minimizar los efectos del incremento de precios de las materias primas, y preservar el interés público y garantizar la viabilidad de los contratos.

El Govern entiende que este incremento de los costes en combustibles y energía comporta una alteración de los precios establecidos inicialmente en los contratos, y que los contratistas "no deben asumir de forma injusta" una situación imprevisible.

Comentarios
Multimedia Diari