Los monumentos de Tarragona vuelven a palpitar

El acceso a las casas Canals y Castellarnau incluso superaron las estadísticas de 2019 durante el año pasado

| Actualizado a 04 febrero 2022 06:52
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Aún estamos lejos de las cifras que se registraron en 2019, sin embargo, las estadísticas del Museu d’Història de Tarragona (MHT) correspondientes al último ejercicio muestran una recuperación respecto a 2020 –el primero de la pandemia– en cuanto a la cifra de visitantes que recibieron los recintos que gestiona este organismo municipal. Según datos proporcionados por el Àrea de Patrimoni del Ayuntamiento de Tarragona, el conjunto formado por siete monumentos acogió el año pasado un total de 387.780 personas, lo que significa la recuperación de uno de cada tres visitantes, que se habían perdido a raíz de la irrupción del virus.

El museo gestiona cuatro de los recintos que forman parte del conjunto monumental Patrimonio de la Humanidad, además de la maqueta ubicada en la Antiga Audiència y las casas señoriales Canals y Castellarnau. El espacio más visitado fue nuevamente el conjunto formado por Circ y Pretori, que prácticamente alcanzó los 108.000 visitantes. Le siguió de cerca el Amfiteatre y, en este caso, hay que tener en cuenta dos elementos. El primero es que el acceso a la arena permaneció cerrado hasta el pasado 18 de agosto, a causa de las diferentes intervenciones de reparación y mejora que se hicieron para solventar los problemas estructurales que se detectaron en 2019. Y, aunque de momento la zona de gradas aún permanece inaccesible, el icono de la Tarraco romana volvía a reencontrarse con el público en un último tramo del año, en el que Tarragona registró una buena afluencia de turistas, antes de que a las puertas de la Navidad volviera a truncarse por la llegada de la variante Ómicron.

En segundo lugar, esta cifra también se vio incrementada por las cinco jornadas de puertas abiertas que aprovecharon muchos tarraconenses, coincidiendo esta reapertura, y que tuvieron un importante éxito de participación. Con todo, atrás han quedado las escasas 50.000 personas que se contabilizaron hace dos años, cuando tan solo podía accederse hasta la zona de taquillas y muchos de los visitantes ni siquiera entraban.

Finalmente es remarcable la situación de los palacetes medievales de la Part Alta, como son las casas Canals y Castellarnau. En ambos casos no tan solo se incrementó la cifra de visitantes respecto a 2020, sino que incluso se superaron los datos de antes de la pandemia. Esto no tan solo se explica por la ampliación de los horarios durante los fines de semana, sino por el arranque incipiente de actividades culturales en el Centre d’Art de Tarragona, como la exposición ‘Bind’.

Veremos en los próximos meses si este 2022 será el año de la recuperación del turismo internacional. Sin embargo, sí que será el año en el que el Museu d’Història de Tarragona finalmente estrenará nueva imagen. Y esta llegará con cambios.

Comentarios
Multimedia Diari