Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los peligros de visitar al doctor Google

Internet se ha convertido en un espacio donde muchos pacientes buscan respuestas a sus problemas de salud, pero los médicos advierten de los peligros del autodiagnóstico

| Actualizado a 21 mayo 2022 17:24
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Núria sufre migraña desde que era una adolescente. Hace años que visita regularmente al neurólogo para que éste haga un seguimiento de su enfermedad. A pesar de que confía plenamente en su especialista, esta mujer reconoce que en más de una ocasión «he echado mano de Internet para intentar encontrar algún remedio que me ayude a mitigar esos fortísimos dolores de cabeza que me vienen de vez en cuando. Por ejemplo, busco información sobre tipos de alimentación o estilos de vida saludables que vayan bien para reducir la migraña. Pero siempre teniendo claro que la última palabra la tienen los médicos y que nunca voy a automedicarme por mi cuenta por lo que lea en Internet», comenta.

Que levante la mano quien no ha consultado alguna vez en Internet algún problema de salud, más o menos grave. Cuatro de cada diez españoles buscan de manera habitual información sobre su salud en la red. Así lo desvela el IV Estudio de Salud y Estilo de Vida realizado en julio de 2021 por Aegon y el Consejo General de Psicología de España, un trabajo que se centraba en la percepción del estado de salud, estilo de vida, hábitos y conductas relacionadas con el bienestar emocional y social de los españoles desde julio de 2020, así como la evolución de los principales indicadores de salud en los últimos cuatro años. Los autores del estudio –cuya muestra constaba de 1.600 entrevistas a personas de más de 18 años de ambos sexos– destacan que Internet se ha convertido en un arma de doble filo para el cuidado de nuestra salud. Por un lado, y esto siempre es positivo, promueve la interacción de médicos y pacientes. Pero por otro, y esto ya no es tan bueno, está el peligro del autodiagnóstico médico.

Del más del 40% de personas que aseguran buscar información sobre su salud en Internet, el 39,8% da credibilidad a aquello que encuentra en la red, mientras que el 60,2% restante de la población es escéptica con lo que encuentra. Otro dato preocupante que arroja este estudio elaborado por Aegon y el Consejo General de Psicología de España es que más de la mitad de la gente que usa Internet para el autodiagnóstico (un 52%) se automedica.

El perfil que más busca información sobre su salud en la red es el de mujeres, mayores de 55 años, y con hijos. Las dolencias más buscadas son síntomas y/o dolencias ocasionales (de cabeza, estómago, espalda, etc), un 49,7%, y enfermedades leves y/o puntuales (catarros, resfriados, conjuntivitis, etc.), un 41,5%.

Los médicos alertan

Hace tiempo que los médicos alertan del peligro que conlleva buscar información sobre salud en Internet. La vicepresidenta del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona, Mireia García-Villarrubia, comenta al Diari que «el referente para el paciente siempre tiene que ser su médico o profesional sanitario. El peligro de Internet es que, por ejemplo, cualquier influencer que se haga pasar por médico o sanitario puede salir dando consejos y que la gente se los crea. Después, si algo falla, es cuando vienen a la consulta a que los ayudemos».

Y es que, tal y como reconoce esta médico de familia, «la gente puede llegar a hacer auténticas burradas, como un paciente que tuve que vio por Internet que para el dolor de muelas iba bien ponerse un ajo dentro de la oreja».

Internet es un espacio muy accesible, pero García-Villarrubia recuerda que «si no eres consciente de lo que lees es peligroso. En muchas ocasiones son consejos de poco rigor científico que pueden llegar a poner en riesgo incluso tu vida, como por ejemplo con la compra de medicamentos en el mercado negro».

Cada vez más, los médicos de familia se encuentran en sus consultas a pacientes «que llegan habiendo consultado previamente en Internet sobre su problema de salud», comenta Mireia García-Villarrubia, quien añade que «muchas de estas personas vienen asustadas por todo lo que han visto en la red y nos piden ayuda. Entonces es cuando los médicos de familia tenemos que desmitificar todo lo que esa persona ha leído por Internet».

En el Col·legi Oficial de Metges de Tarragona están preocupados por «el intrusismo que se produce a través de Internet. El problema es que, si pasa algo, el paciente después no puede denunciar porque ha seguido los consejos de falsos médicos que ni están colegiados. Las redes están haciendo mucho daño, con personajes que ofrecen soluciones ‘milagrosas’ a problemas de salud», comenta la vicepresidenta del COMT. No obstante, García-Villarrubia también admite que «en Internet también hay información fiable y webs que se pueden consultar. La gracia es saber qué estás consultando». Para que esta acción sea segura, la Organizació Médica Colegial puso en marcha una iniciativa para etiquetar las páginas web valorando su rigor científico.

Por último, esta médico de familia recuerda que «aunque la gente consulte por Internet, su médico de familia o cualquier otro profesional sanitario tiene que ser su referente».

Doctor Google acierta poco

Una investigación de la Universidad Edith Cowan (ECU), publicada hace un par de años en el Medical Journal of Australia, desvelaba que los verificadores de síntomas en línea solo son precisos aproximadamente un tercio del tiempo. El estudio analizó 36 verificadores online de síntomas y descubrió que Google dio el diagnóstico correcto a la primera solo el 36% del tiempo, y dentro de los tres resultados principales el 52% del tiempo. La investigación también encontró que el asesoramiento brindado sobre cuándo y dónde buscar atención médica era preciso el 49% del tiempo.

Comentarios
Multimedia Diari