Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los suicidios en la provincia cayeron un 7% en el año 2021

La cifra de personas que se quitaron la vida sigue por encima de los niveles prepandemia

| Actualizado a 22 septiembre 2022 14:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Un total de 76 personas se quitaron la vida el año pasado en la provincia de Tarragona. Aunque eso confirma una reducción del 7,3% respecto al 2020, cuando hubo 82, la cifra sigue muy por encima de las de los años previos a la pandemia, y de hecho es el segundo máximo histórico de la serie registrada por el INE (desde 1980), después de los números del año de la llegada de la covid. Cabe precisar que el dato referente al número de suicidios en la provincia en 2021 es del Institut de Medicina Legal de Catalunya (IMELEC) del Departament de Justícia, a partir de las autopsias practicadas en sus divisiones de Tarragona y Terres de l’Ebre.

El caso es que, aunque en bajada, sigue habiendo muchos suicidios y, como apunta Teresa Moratalla, psicóloga clínica, «han incrementado también los intentos de suicidio, sobre todo entre los jóvenes». La secretaria de la Junta de Govern del Col·legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya (COPC) explica que «el aislamiento durante el inicio de la pandemia ha provocado estados de mucho malestar, sobre todo entre los más jóvenes, hasta el punto en que la única solución que encuentran para dejar de sufrir es quitarse la vida».

En este sentido, Moratalla señala que «en el caso de los adultos la demanda de ayuda es más fácil, es más asequible verbalizarla, mientras que a la gente joven le cuesta más, sobre todo si la relación familiar o de amistades no es buena, algo que suele ocurrir en adolescentes, pues están en una edad complicada en este sentido». Además, asegura que «en estas edades tampoco se plantea uno la repercusión que puede conllevar un suicidio, principalmente en el entorno».

En esta línea, la psicóloga clínica pone énfasis en que con el confinamiento se agravaron los conflictos familiares, tanto entre padres e hijos como las crisis de pareja o la violencia doméstica. Todo esto, comenta Moratalla, «ha creado un efecto bola de nieve que se ha ido agrandando y que ha provocado situaciones muy complicadas para muchas personas, a las que se han sumado las pérdidas de familiares y el duelo que todavía hoy mucha gente sufre».

Y, de hecho, la crisis sanitaria, en la que perdieron la vida muchas personas, también comportó una crisis económica, «con la que muchos perdieron su estatus social y económico». En este sentido, la secretaria de la junta del COPC habla de los «repuntes en las cifras de suicidios en las épocas de crisis».

En el caso concreto del aumento de intentos y de suicidios entre la juventud, Moratalla cuenta que también juega un papel muy importante las redes sociales. «Las redes han aumentado entre los jóvenes la exigencia a la hora de aparentar y de estar en las mismas condiciones, principalmente físicas y a nivel de aspecto, que el resto de la gente y del grupo», lamenta la psicóloga clínica, que lo ejemplifica con el fenómeno que han sufrido muchos chicos y chicas de no querer quitarse la mascarilla pese a no ser ya obligatoria. Recuerda, sobre esta cuestión de la apariencia y redes sociales, que en muchos casos termina en bullying y mucho sufrimiento por parte de la víctima.

Con todo, Moratalla señala que «cada caso es cada caso, se puede generalizar pero siempre hay detalles y factores concretos en cada persona que, cuando se suma todo lo comentado, puede derivar en el suicidio».

En relación a los números, la profesional celebra la disminución de los suicidios y espera que, con la vuelta a la normalidad, vuelvan los niveles anteriores, pero la crisis económica con la inflación continúa y «no sabemos lo que vendrá, siempre habrá aspectos que influirán en que bajen o suban los casos».

Comentarios
Multimedia Diari