Otra empresa de patinetes de alquiler llegará a TGN en las próximas semanas

Sus vehículos llevan un casco incorporado y la contraprestación que pedirá el Ayuntamiento es formación a usuarios

| Actualizado a 22 febrero 2022 09:21
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una de las empresas de patinetes eléctricos interesadas en operar en Tarragona ya ha iniciado los trámites para ello y, si no hay ningún contratiempo, podría desplegar sus vehículos por las calles de la ciudad en las próximas semanas. Según el Ayuntamiento, se trata de una firma alemana cuyos patinetes llevan incorporado un casco para los usuarios, elemento de seguridad que desde hace unos días es obligatorio para circular por Tarragona. De esta forma, una tercera compañía se sumaría al servicio que por ahora solo prestan Reby y Bird, tras la marcha de Lime y Spin.

La idea del consistorio es que antes de que acabe el año ya se haya licitado el alquiler de patinetes a una o dos empresas, pero mientras eso no ocurra se seguirá apostando por el modelo de mercado abierto actual. En este sentido, el convenio para operar en la ciudad marca que, a cambio de la licencia, la empresa debe hacer una contraprestación de interés público, que hasta ahora ha consistido en la instalación de aparcamientos de bici y patinetes. La próxima empresa deberá llevar a cabo sesiones de formación en circulación de estos vehículos en los centros educativos y en las calles de Tarragona si quiere obtener el permiso.

Pese a que desde el consistorio prefieren no hacer público el nombre de la empresa que ya ha iniciado los trámites y que podría llegar en las próximas semanas, todo apunta a que se trata de Tier Mobility. Los patinetes de la empresa alemana llevan casco incorporado. Además, los responsables de la compañía en España, donde ha llegado hace poco, se reunieron el pasado mes de enero con el concejal de Mobilitat, Xavi Puig. En esta misma línea, el aterrizaje de Tier en la península viene acompañado de la adquisición de la operadora Nextbike, y la idea de la firma teutona es introducirse en los mercados de más de 60 ciudades españolas.

Fuentes de la empresa señalan que «Tier confía en ofrecer su servicio en la ciudad de Tarragona en un futuro, siempre en estrecha colaboración con las administraciones públicas de la ciudad, de manera que el servicio de sharing coexista con las otras opciones de transporte disponibles», aunque aseguran que «por el momento la compañía no puede confirmar si va a iniciar operaciones en Tarragona o cuándo podría lanzar su servicio de movilidad compartida en la ciudad».

Añaden que «la compañía es el único operador del mercado que ofrece una solución de casco integrado, reduciendo los riesgos de lesiones en la cabeza, y cuenta con una tecnología propia para garantizar un aparcamiento ordenado».

Puig celebraba que pese a las muchas medidas de seguridad incluidas en el nuevo convenio, que buscan garantizar que los patinetes de alquiler no puedan circular por las aceras ni puedan ser usados por menores, entre otros, «sigue habiendo empresas interesadas en operar en Tarragona, y nosotros estamos interesados en un servicio de alquiler de micromovilidad serio y seguro».

El edil de ERC añadía que «el hecho de que lleguen nuevas empresas con estas condiciones es bueno para la ciudad y ya llegará el momento del alquiler de bicis eléctricas para que haya más variedad en la oferta, pero mientras no se produzca la licitación es clave que se pueda seguir prestando el servicio». Finalmente, Puig recordaba que «la micromovilidad es un sistema que tiene un bajo coste, no contamina y no ocupa espacio, y esto es bueno para todos».

El alquiler de patinetes eléctricos llegó a Tarragona en enero de 2021, de la mano de Reby y Bird. En primavera llegaría una tercera empresa, Spin, y ya pasado el verano desplegó sus vehículos Lime. Estas dos últimas en aterrizar en la ciudad decidieron abandonar Tarragona hace un mes.

Lime argumentó que la obligatoriedad de llevar casco reduciría el nombre de personas que apostarían por este tipo de movilidad sostenible.

Spin salió porque, a nivel global, la firma decidió abandonar todos los mercados de permiso abierto e incurrir únicamente en aquellos regulados por un concurso público. Una licitación que, precisamente, quiere llevar a cabo el Ayuntamiento de Tarragona este mismo año, aunque hasta entonces apuesta por mantener el modelo actual. Así, por ahora solo operan las dos primeras empresas en llegar, Reby y Bird, a las que se le sumará una tercera pronto.

Comentarios
Multimedia Diari