Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Pau Arroyo Casals: «Un buen restaurador debe saber actuar de forma creativa»

Restaurador. Especializado en conservación de bienes culturales, ha intervenido en monumentos como el Conjunto Arqueológico de Tarragona, la Torre dels Escipions o el Monestir de Santa Maria de Poblet

| Actualizado a 15 mayo 2022 11:13
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Licenciado en Bellas Artes, en la especialidad de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Pau Arroyo Casals, director de la empresa Lesena, ha trabajado, desde finales de los años 80, en monumentos que son Patrimonio Mundial por la Unesco, como el Conjunto Arqueológico de Tarragona, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona o el Reial Monestir de Santa Maria de Poblet, entre otros. En el ámbito internacional ha participado, asimismo, en un estudio auspiciado por la Comisión Europea sobre el Acueducto romano de Cartago, en Túnez.

¿Cuál fue el objetivo de la intervención en las esculturas romanas del Museu Arqueològic de Tarragona?

Tanto en este caso como en la Torre dels Escipions, el objetivo principal era mejorar el aspecto, puesto que presentaban un estrato de suciedad. En la Torre dels Escipions, además, se realizaron trabajos que incidieron en una mejora de su conservación. Así, aparte de eliminar depósitos de partículas sólidas y una capa de organismos biológicos, como líquenes, hongos y musgos, se protegió la superficie de la piedra del agua de lluvia. En este sentido, se mejoró el desalojo del agua de la cubierta mediante la colocación de una gárgola.

Cuando se enfrenta a piezas de este tipo, ¿qué pasos sigue?

En el caso de las esculturas del Arqueològic, por ejemplo, en primer lugar se debe hacer un análisis para determinar los procesos de deterioro sufrido. En este momento pueden ser necesarios estudios técnicos y científicos que aporten datos sobre los materiales constituyentes o sobre restos de recubrimientos que pudieran hallarse, como podría ser pintura. Posteriormente, se inician los tratamientos propiamente dichos de conservación y restauración.

¿Es cierto que se utilizan bacterias para evitar que el mármol se convierta en polvo?

Se trata de un sistema de tratamiento para la consolidación de piedras en proceso de disgregación, que se denomina biomineralización bacteriana. La consolidación se produce por la precipitación de minerales inducida por determinados tipos de bacterias. En el caso del mármol, se utiliza carbonato de calcio.

¿Funciona?

Este sistema aún tiene muchas limitaciones de procedimiento para ser utilizado de manera habitual. Nosotros empleamos generalmente nanopartículas de calcio o silicato de etilo, en función del tipo de piedra a consolidar y del grado del deterioro.

Cuando se trata de una obra pictórica, ¿cómo se lleva a cabo sin dañar la pintura original?

Es una de las operaciones más delicadas y de mayor riesgo. Para abordar la intervención con éxito, es muy importante concentración y paciencia. Se trabaja a punta de bisturí y con productos químicos, que suelen combinarse. Las capas de estuco o de pintura sobrepuestas se van retirando lentamente, muchas veces mediante lupas, para tener un máximo control de la operación.

¿Una mala restauración puede dañar la pintura?

Evidentemente. La utilización de sistemas de limpieza muy agresivos puede dañar la superficie, producir abrasión o microfisuración. Igualmente, el empleo de determinados materiales puede ser incompatible con las características físicas o químicas de los materiales originales, pudiendo producir procesos de deterioro a corto o medio plazo.

¿Se siguen las técnicas del pintor original?

Depende de la obra y de su estado de deterioro. En cualquier caso, los materiales empleados suelen ser diferentes. Por ejemplo, las partes perdidas de una pintura al óleo nunca se retocan con este mismo procedimiento pictórico. En este caso, generalmente, se utilizan pigmentos aglutinados con un barniz reversible.

¿Se queda con alguna obra?

Es difícil, pero si tuviera que escoger una, quizás destacaría una pequeña joya del barroco que tenemos muy cerca de casa y que es una gran desconocida. Me refiero al camarín de la capilla de La Santa Fímbria, de la iglesia parroquial de Sant Martí Bisbe, de l’Aleixar. Está fechada en 1793 y, muy probablemente, su autor fue Mateo Pelosi, un estucador italiano que entre 1789 y 1790 trabajaba en el camarín de la iglesia de Passanant. Es un espacio arquitectónico completamente recubierto de estucos planchados al fuego que simulan piedras marmóreas, junto con relieves de yesería policromada. Todo el conjunto merece ser disfrutado.

¿Algún reto profesional?

Todas las actuaciones en el patrimonio cultural tangible son un reto, dado que las problemáticas siempre son distintas, así como las soluciones técnicas a adoptar. Un buen profesional ha de entender que actuar en el patrimonio comporta un aprendizaje constante y que la obra es la que marca las pautas a seguir.

¿Y alguna pieza en la que le gustaría intervenir?

Me gustaría volver a intervenir en el Arc de Berà, en el que tuve la suerte de participar con Jaume R. Costa y Xavier Dupré. Es evidente que después de 26 años, el monumento necesita una actuación de conservación curativa para subsanar los procesos de deterioro, así como renovar el sistema de protección de la superficie de los paramentos frente a las condiciones ambientales.

¿Cuánto hay de restaurador y cuánto de artista?

En mi caso, la proporción estaría al 50%, pues mi principal pasatiempo es el dibujo y la pintura. Pero un buen restaurador ha de poder resolver muchos de los problemas que le plantea la profesión de manera creativa. La conservación y restauración no es una actividad mecánica. Cada objeto o monumento tiene unas particularidades únicas, tanto referidas a materiales como a sistemas de fabricación. Y evidentemente, ha pasado por unas vicisitudes diferentes que han determinado el estado de conservación con el que han llegado hasta nuestros días.

Para abordar la intervención de una pintura con éxito, es
muy importante concentración y paciencia
Comentarios
Multimedia Diari