Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Queremos saber qué pasa en la química. Haya riesgo o no»

Asociaciones y federaciones de vecinos, sindicatos y entidades económicas exigen información de manera inmediata cuando suceda algún incidente en la industria

| Actualizado a 30 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El último episodio de malos olores en la ciudad vuelve a centrar el debate en la capacidad comunicativa del territorio en caso de incidente químico. El Plaseqta sigue estando en tela de juicio. Casi tres años han pasado desde la explosión en Iqoxe y los representantes vecinales siguen quejándose de lo mismo que denunciaron ese fatídica semana de enero de 2020. Las federaciones y asociaciones de vecinos quieren tener toda la información de lo que pasa en la industria química de la ciudad, haya riesgo químico o no lo haya, aseguran. Las tres federaciones opinan que la comunicación volvió a fallar y destacan, sobretodo, que no recibieron noticias de lo ocurrido hasta que pasaron doce horas de la fuga.

Cabe recordar que desde la Generalitat de Catalunya aseguran que no se comunicó la fuga a la población en el momento de los hechos, ya que no tuvo que activarse el Plaseqta porque en ningún momento existió riesgo químico y, por lo tanto, no se requería de un confinamiento.

«El día después de la fuga, muchos vecinos nos llamaban para preguntar a qué se debía el fuerte olor a gasolina. No sabíamos qué responderles, no sabíamos nada. Nos daba vergüenza no poder dar explicaciones», explica el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT), Alfonso López. En su caso, fue la AEQT quien les avisó de lo sucedido más de doce horas después de la fuga.

«No vamos a parar hasta que entiendan que los ciudadanos debemos ser los primeros en enterarnos de lo qué pasa, desde el minuto cero. Tanto si es bueno como si es malo. Haya o no haya riesgo para nuestra salud», opina López, quien añade que «no nos pueden decir que no hay afectación exterior cuando llevamos tres días aguantando y sufriendo los malos olores. Si no hay transparencia, no habrá nunca confianza. Con esta actitud parece que lo que quieren es ocultar alguna cosa». El presidente de la FAVT insiste en que «lo más importante en estos casos es tranquilizar a la población», y añade que «esperamos que este episodio haya servido para que no vuelva a pasar».

Desde la Federació de Veïns Segle XXI, Ingrid Martínez opina que «siempre hay un riesgo, teniendo en cuenta el entorno en el que vivimos. Quizás no de muerte, pero sí de malestar, de picores de garganta o dolores de cabeza, como en esta ocasión». Martínez añade que «nuestra opinión es que el Plaseqta debería activarse siempre que haya un incidente en la química fuera de lo normal. Si después se demuestra que no es nada importante, se anulan los avisos y se desactiva el protocolo. Siempre estamos a tiempo». Según la responsable de la Federació de Veïns Segle XXI, «han pasado tres años desde Iqoxe y continuamos igual. Se han mejorado asuntos encima del papel, pero todavía no se han puesto en práctica, como por ejemplo, el sistema de avisos por teléfono móvil».

Por su lado, desde la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant, su presidente en funciones, Josep Maria Bertran, se muestra más contundente y asegura que «la comunicación en este episodio ha funcionado muy mal». Según Bertran, «parece que fuimos los propios ciudadanos los que alertamos a las administraciones de la situación que se vivía en la calle».

El representante vecinal de Llevant dice que «no se trata de tirar piedras contra la industria química, sino de exigir a las administraciones que pongan de su parte haciendo sentir a la población segura. Creo que la química segura también existe», acaba Bertran.

«No se traslada información»

De manera muy parecida se expresan los representantes sindicales. «El Plaseqta no acaba de funcionar. No es ágil y la información no fluye», lamenta Joan Llort desde la UGT, al mismo tiempo que considera que toda la situación generada a raíz del episodio de malos olores de Asesa «vuelve a generar desconfianza entre la población». Por ello, Llort pide que «alguien de la administración asuma responsabilidades por la falta de coordinación con la ciudadanía».

Por su parte, Mercè Puig –de CCOO– denuncia que «no se traslada la información a la ciudadanía cuando está pasando algo», a la vez que pide que «se dé la importancia que toca» cuando «se produce un incidente en la industria». «Solo se nos dice que tots tranquils, pero estamos hablando de sustancias químicas...», añade la secretaria general del sindicato. Asimismo, desde CCOO se pide la ejecución de la inversión prevista en el Plaseqta, ya que «a día de hoy no se han instalado todos los sensores que se necesitan», y se lamenta que «han pasado casi tres años de Iqoxe, y uno y medio desde el nuevo Plaseqta, pero seguimos igual que antes: con un vacío».

«Un desastre para los negocios»

Entre el sector económico, el presidente de PIMEC Tarragona, Jordi Ciuraneta, remarca la «importancia de la industria química», que «debe seguir dando puestos de trabajo y velar por su entorno». A juicio del responsable de la patronal de la micro, pequeña y mediana empresa de la demarcación, «deben adoptarse todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad». Por ello, detalla que «debe tenerse un plan que garantice la seguridad de las compañías y del entorno que minimice los miedos y alarmas que, hechos como este, puedan ocasionar». En este sentido, Ciuraneta destaca que «para gestionar posibles futuras emergencias en el sector químico es necesario dar importancia a la comunicación con la ciudadanía» y pide que para que el Plaseqta «funcione» es «necesaria» la «inversión para ello, con dotación de medios y consensos políticos».

El director de la Federació de l’Auto Transport (FEAT), Josep Lluís Aymat, lamenta que «no sabemos qué ha pasado, ya que unos dicen una cosa y otros otra». Por ello, pide «sentido común, transparencia y una comunicación rápida por parte de las administraciones cuando haya una incidencia», ya que, de esta manera, «se podrán tomar medidas para minimizar riesgos».

Finalmente, la incertidumbre y los malos olores de los últimos días tampoco han gustado al sector de la hostelería. «No tuvimos ninguna información. Nadie sabía nada y no existió ningún aviso hacia la población», critica el presidente de la Associació d’Hostaleria de Tarragona, Javier Escribano. En esta línea, el portavoz del sector empresarial considera que, para los negocios, la situación generada a lo largo de esta semana «ha sido un desastre», ya que «odos los visitantes que este lunes estaban en Tarragona y que olieron lo que olieron se marcharon de la ciudad con la idea de que algún día explotaremos», lo que se deriva en un motivo «para no volver», critica Escribano. El Plaseqta sigue, pues, en el ojo del huracán.

Comentarios
Multimedia Diari