Récord en los índices de valores de covid en las aguas fecales de TGN

Son los índices más altos desde que se inició la pandemia. Sant Pere i Sant Pau encadena siete semanas con una incidencia muy elevada

| Actualizado a 23 enero 2022 06:45
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Las aguas residuales de Tarragona presentan los mayores niveles de presencia del virus SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia. Esto se desprende de los últimos datos que ha recogido la Empresa Municipal Mixta de Aguas de Tarragona (Ematsa), que semanalmente analiza muestras de aguas fecales de ocho zonas de la ciudad y controla a diario la depuradora.

Todos los barrios tarraconenses encadenan una incidencia muy alta de la variante ómicron en las últimas cinco semanas, mientras que la zona de Sant Pere i Sant Pau acumula siete consecutivas. Según el gerente de Ematsa, Daniel Milan, ésta es la primera vez que registran un pico con valores «tan altos» y durante «tanto tiempo» desde que Ematsa empezó a analizar datos, en abril de 2020.

La diferencia con anteriores oleadas y variantes –como es el caso de la delta– es que en esta ocasión la persistencia del virus en las aguas fecales tarraconenses ha crecido tanto en términos de intensidad como de temporalidad. Las ocho zonas analizadas semanalmente tienen una incidencia que oscila sobre los 6 cg/L, la unidad que se utiliza para cuantificar las copias genómicas del virus de coronavirus por cada litro de agua residual. Solo se habían detectado valores de esta magnitud en dos ocasiones, en dos áreas de Tarragona entre julio y agosto pasado.

En relación con la incidencia del coronavirus en los barrios, Ematsa ha detectado que los de la zona de Ponent registran una mayor afectación de casos de esta enfermedad, a diferencia de los de Llevant, donde se acumulan unos valores más bajos. Se trata de una tendencia que se ha mantenido en esta sexta ola de ómicron, aunque se ha intensificado en todas partes y actualmente la presencia de casos se ha homogeneizado. Milan ha reiterado que existen múltiples variables que condicionan distintos comportamientos entre zonas de una misma ciudad, como podría ser la densidad de población, la presencia de más bares o el consumo de agua per cápita.

Por otro lado, según el gerente de Ematsa, el análisis que se realiza desde principios de la pandemia permite prever la llegada de nuevas oleadas y al mismo tiempo, ser conscientes de la expansión del virus en una ciudad. «Cuando se controla basándose en los test de antígenos, por lo general se tiende a reportar sólo los casos positivos de la Covid y no los negativos. Con las aguas fecales se obtiene una fotografía mucho más global, pero probablemente más real» , ha asegurado Milan.

El análisis de las muestras que Ematsa recoge periódicamente puede servir también para detectar otras tendencias de la sociedad, según su gerente.

Comentarios
Multimedia Diari