Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Secciones
Canales
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Tarragona, una de las ciudades más sucias de España

Así lo recoge un informe elaborado por la OCU en el que el municipio queda en el puesto 56 de 69

26 abril 2023 12:41 | Actualizado a 26 abril 2023 14:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una encuesta de satisfacción con la limpieza vial a 6.863 vecinos de 69 ciudades españolas realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) apunta resultados mediocres en dos de tres localidades.

De hecho, una de cada tres suspende, como es el caso la Ciudad Condal, la 6ª población más sucia entre las seleccionadas producto de la bajada de 11 puntos sobre 100 respecto a la encuesta de hace cuatro años, lo que apunta a una falta de acciones del ayuntamiento en este ámbito.

También en la cola se encuentra la ciudad de Tarragona, que ocupa el puesto número 56. En este caso los ciudadanos le dan un 4,2 a la limpieza global del municipio.

Además, en el balance de los últimos 28 años Tarragona se encuentra en el quinto puesto de las ciudades que más puntos han perdido, con un total de 15. Solo la superan Vitoria, Palma, Barcelona y Sevilla. Sin embargo, respecto a la última encuesta, realizada hace 4 años, Tarragona recupera 4 puestos en el ranking total.

Catalunya, entre las peor valoradas

En general, las grandes capitales mediterráneas y del sur con gran afluencia turística concentran las valoraciones más bajas, pero no siempre es el caso. Entre las peores destacan Palma, Alicante y Sevilla, que cae 10 puntos frente a los resultados de la anterior encuesta. También Barcelona, que empeora igualmente sus resultados, en su caso 11 puntos, y pasa a ser la sexta ciudad más sucia, empatada con Madrid. A no mucha distancia le siguen Lleida y Tarragona. Es más, OCU advierte que entre las ocho localidades catalanas seleccionadas solo Sabadell consigue un buen resultado.

Entre las poblaciones con mejores calificaciones en limpieza sobresalen Oviedo, Bilbao y Vigo, por este orden. Sabadell por su parte es la población catalana mejor valorada por sus vecinos y ocupa el puesto 16 en limpieza sobre las 69 ciudades españolas incluidas en el estudio.

Cacas y grafitis, problema recurrente

Entre la docena de aspectos relacionados con la limpieza urbana que han evaluado los encuestados, las peores calificaciones se centran, una vez más, en la excesiva presencia de excrementos caninos en las aceras, en la suciedad alrededor de los contenedores, en la existencia de grafitis y en la falta de limpieza general en las zonas del extrarradio.

Y aunque es verdad que los barrios periféricos se suelen mencionar con frecuencia como zonas más sucias (Corea y Son Gotleu en Palma, las 3000 viviendas sevillanas, la Cañada Real en Madrid, El Puche en Almería, etc.), hay localidades donde se cita el centro (Alcobendas, Lérida, Segovia o Soria), algunos barrios populares y de clase media como el de Delicias en Zaragoza e incluso zonas tradicionalmente consideradas acomodadas como el Eixample barcelonés o Nervión en Sevilla.

Más inversión no significa más limpieza

Podría pensarse que una mayor inversión en limpieza mejora necesariamente las valoraciones, pero no sucede así. Pamplona y Albacete, dos de las ciudades más limpias según sus vecinos, gastan 46 euros al año por residente en esta partida, frente a los 114 euros que gastan en Barcelona.

Lo que sí influye de forma positiva es el número de días de lluvia. Pero sobre todo la asiduidad de las tareas de limpieza: a mayor frecuencia de barrido y de baldeo declarada, mejor calificación. Así, los ayuntamientos sacarían mejores notas a fuerza de más agua y más escoba sin necesidad de maquinarias caras, sobre todo en zonas de la periferia, donde parece que se usan poco.

Por todo ello, OCU pide a los consistorios el aumento de la frecuencia de barrido y baldeo de las calles, así como un mayor control de los excrementos caninos. De hecho, el número de multas por no recoger los excrementos del perro es anecdótico; y en la mayoría de las ciudades se considera una falta leve. Del mismo modo, es vital que los ayuntamientos presten atención a las quejas de sus ciudadanos, lo que no siempre ocurre.

Comentarios
Multimedia Diari