Unidos para todo, menos para las cuentas

Las direcciones de En Comú Podem mandan un mensaje de unidad, pese a no ponerse de acuerdo con los presupuestos

| Actualizado a 12 enero 2022 19:10
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Mensajes contradictorios los que estamos recibiendo estos últimos días desde las filas de En Comú Podem. La situación interna por la que está pasando la coalición en Tarragona es compleja. No hay manera de ponerse de acuerdo para aprobar los presupuestos del alcalde Pau Ricomà (ERC). Sin embargo, el pasado martes, las direcciones de Podem y Comuns del Camp de Tarragona mandaban un mensaje claro de unidad mediante una nota de prensa. En el comunicado, hacían evidente la intención de consolidar las candidaturas municipales de cara a las elecciones del 2023. La contradicción solo se entiende si las direcciones de ambas formaciones no se encuentran dentro del equipo negociador de las cuentas.

Recordemos un poco los hechos antes de seguir con la historia. Ricomà necesita el voto de la concejala de En Comú Podem, Carla Aguilar-Cunill, para poder aprobar los presupuestos y evitar el escenario de las cuentas prorrogadas. Las primeras negociaciones acabaron sin éxito, después que la coalición celebrara por separado las asambleas. Los comuns, por su lado, avalaron las cuentas, por 19 votos afirmativos y 6 negativos.

En cambio, Podem dijo un no por unanimidad (33 a 0). La diferencia entre unos y otros estuvo en el sistema de votación. En el caso de los comuns solo votaron los militantes presentes en el debate y, Podem permitió el voto delegado, lo que provocó tensión entre los miembros de ambas ejecutivas. Sea como sea, el resultado final fue de 39 a 19. La portavoz Carla Aguilar-Cunill comunicó el no a los presupuestos en el pleno.

Pero todavía no está todo dicho. Tras las fiestas de Navidad, está previsto que se retomen las negociaciones. Ayer cada una de la formaciones celebró su ejecutiva y, según lo previsto, la semana que viene tendrá lugar la asamblea de la coalición y el encuentro con el gobierno municipal. Si finalmente no hay acuerdo, Tarragona, por primera vez en los 42 años de ayuntamiento democrático, irá a presupuestos prorrogados.

División en los comuns

Pese a esta tensión entre ambos partidos, el martes las direcciones de las dos formaciones hicieron una declaración de intenciones y mandaban un mensaje de unidad a través de una nota de prensa. El resumen del último capítulo podría ser: Unidos para todo, menos en los presupuestos.

Pero cuando parecía que la cosa no podía ir a peor, se demuestra que sí. El problema va más allá y la división también se encuentra dentro de los comuns. Según parece, la formación liderada por Carla Aguilar-Cunill está dividida en dos posturas. Los que son más afines a decir sí a las cuentas, capitaneados por el activista de Ponent, Toni Peco, y los que apuestan por una visión más reservada, más al estilo Podem.

Los responsables del partido aseguran que la pluralidad de opiniones no está reñida con la posibilidad de seguir trabajando. La reunión de los comuns celebrada ayer es importante para despejar las dudas sobre su posicionamiento y para empezar a desencallar la paralización municipal.

Comentarios
Multimedia Diari