Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Turismo

Los secretos de Tarragona: un entorno natural para descubrir a pie

Rincones naturales de gran valor aguardan a lo largo y ancho de la provincia esperando el paso de los caminantes

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Joan Capdevila

FOTO: Joan Capdevila

Desde Alcanar hasta Cunit, pasando por las comarcas de interior, Tarragona cuenta con una red de caminos que permiten recorrer la provincia de arriba abajo disfrutando de su maravilloso entorno natural. Muchas de estas rutas que permiten llegar a rincones asombrosos de la mejor manera, en familia. Els Ports o el Niu de l’Àliga son algunos de los lugares más conocidos, aquí van una serie rincones quizá menos sonados, pero igual de placenteros para descubrir a pie.

Pantano de Siurana. FOTO: Alba Mariné

Más que montañas, la Sierra del Montsant con su parque natural la Sierra de Llaberia y la Mola de Colldejou son fortalezas, castillos enfajados por riscos verticales, paredes de roca calcárea que la luz del atardecer tiñe de color miel. Se trata de un macizo espectacular que se extiende por el Priorat, el Baix Camp y la Ribera d'Ebre.

Desde el pueblo de Siurana se puede disfrutar de unas vistas magníficas a la Sierra de Montsant, la Gritella y a las Montañas de Prades.

Siurana es un escenario de leyendas. Envuelto en un entorno natural de gran valor y un marco perfecto para la escalada, hoy en día podemos ver un pueblecito encantador de casas y calles empedradas y los restos de su fortaleza sarracena, situados en la entrada del pueblo. A sus pies un pantano de aguas limpias y tranquilas ofrece la posibilidad de practicar todo tipo de deportes acuáticos.

La Vila Vermella es el epicentro de las montañas de Prades. Este núcleo medieval se esconde entre montes y bosques impresionantes, patrimonio histórico y monumental, productos gastronómicos de primera calidad y una gran tranquilidad. Pequeños pueblos donde el tiempo parece haberse parado hacen que sea una destinación perfecta para familias con niños que buscan calma y actividades al aire libre.

Ruta de las ermitas en Vinebre. FOTO: Aj. Vinebre

El Montmell cuenta con la cumbre más alta del Baix Penedès, la Talaia del Montmell. Su entorno ofrece una magnífica oportunidad de andar por la natura observando ermitas románicas y restos de castillos, teniendo siempre una gran vista panorámica de todo el Penedès. Un placer para los sentidos.

En el encantador pueblo de Vinebre, en la Ribera d’Ebre, cuenta con hasta 17 yacimientos arqueológicos de gran valor, además de otros puntos de interés como el palacio renacentista del s.XVI Ca Don Joan. También se puede disfrutar de su entorno natural a pie en rutas como la de les Canelles o bien descubrir su  patrimonio por la ruta de las Ermitas, un viaje pintoresco por el yacimiento ibérico de Sant Miquel, la Ermita de Sant Miquel y la de Sant Antoni de la Torre de l’Espanyol.

Aunque caminar con el cielo como techo es un placer, existen otras posibilidades, como las que ofrece Benifallet bajo tierra. Las cuevas Meravelles tienen un recorrido total de 510 metros, con unos 9,82 metros de desnivel. El lento goteo de las aguas de infiltración, cargadas de carbonatos en disolución, ha dado lugar a fascinantes formaciones, a veces estrambóticas, donde la imaginación del visitante descubre seres fantásticos. El pueblo no se acaba aquí, cuenta con el poblado ibérico Castellot de la Roca-roja y también con el Llagut para navegar por el río Ebro.

 

Temas

Comentarios

Lea También