Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Turismo

Un litoral con un sinfín de posibilidades

Entre la Costa Daurada y las Terres de l’Ebre existe un abanicos de playas dignas de un paraíso marítimo

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Ajuntament d'Amposta

FOTO: Ajuntament d'Amposta

Las playas de Tarragona son más que un privilegio. Entre la Costa Daurada y las Terres de l’Ebre encontramos espacios para perderse, pasear con amigos, disfrutar en familia, darse uno de los primeros baños o buceos de la temporada, reflexionar o dejar la mente en blanco y, como no, tomar una cervecita fresquita en un chiringuito. Pequeños placeres a pie del mar.

Costa Daurada

El fantástico clima de la Costa Daurada recuerda al calor del hogar y con más de ochenta kilómetros de costa peinando el mar. Con los pies hundidos en la arena delicada, acompañados de los reflejos del agua cristalina y las caricias de la brisa marítima, las playas se abren paso como principales destinaciones.

La playa La Savinosa es una de las más singulares de la ciudad de Tarragona. Es semiurbana y, aunque no dispone de paseo marítimo, se puede pasear por un ambiente natural hasta el antiguo preventorio o la playa L’Arrabassada. Una de sus particularidades es que dispone de una parte nudista y otra de bañador.

Camí de Ronda de Salou. FOTO: Patronat de Turisme de Salou

Cambrils cuenta con más de 10 km de playas de arena fina, muchas de ellas galardonadas con Bandera Azul. Por destacar alguna, en la Playa del Esquirol se respira una sensación de paz y relax. Es un arenal de aproximadamente 1.5 km donde se respira un ritmo relajado. La playa del Regueral es  la más importante del municipio y la más concurrida de todas las playas de Cambrils. Destaca el amplio paseo marítimo rodeado de grandes palmeras, su carril bici, numerosas tiendas y restaurantes.

Situada a unos 300 m al sur del puerto pesquero de Cambrils está la Playa de la Riera. Un bonito arenal de unos 500m de largo con arena bastante gruesa y fondos semi-rocosos. Está delimitada por espigones que la protegen del oleaje y hacen que la entrada al mar sea muy suave, lo que la convierte en la playa perfecta para disfrutar con niños pequeños.

La Playa del Racó comienza en el extremo sur de La Pineda (en el municipio de Vila-seca), justo detrás del Cap de Salou. Un dique de rocas señaliza dónde empieza la Playa del Racó con sus cientos de metros de longitud y su extrema anchura. En algunas zonas se atraviesan hasta 80 m. de arena principalmente fina y dorada, hasta besar el mar donde el fondo desciende extremadamente lento.

Como ocurre en las ciudades vecinas, la calidad del agua está galardonada con la bandera azul, gracias a sus aguas pocas profundas y el fondo de arena fina y libre de rocas, la playa del Racó es ideal para ir con los niños. Aunque también en días de fuerte marejada se convierte en un destino muy valorado por los surfistas que prefieren menos actividad acuática pueden elegir practicar vóley playa, o estirarse en bajo de los toldos o refrescarse en uno de los chiringuitos.

La Cala Penya Tallada es una pequeña cala situada en la zona de Cap Salou, al lado de la Punta Roja. Está en una zona tranquila y de gran belleza natural, rodeada de pinos y desconocida por la mayoría de visitantes. Normalmente su nivel de ocupación es bajo. Su belleza y rareza viene dada por la singular forma que adopta la roca.

La playa de El Torn en l’Hospitalet de l’Infant comienza en un camping y finaliza en una roca montañosa que sobresale del mar a unos cuantos kilómetros. Un paraíso natural para las familias naturistas que buscan tranquilidad, naturaleza y servicios de calidad. Está rodeada de dunas y conserva sus orígenes vírgenes. Su entorno cuenta con la la cueva del Llop Marí,que según la leyenda, dio cobijo a una bestia marina. Se puede llegar a nado o en una embarcación.

La playa de Els Muntanyans, en Torredemberra, enmarcada en un paraje natural impresionante, es un lugar remarcable por su importancia ambiental, ya que conserva en sus 2 kilómetros las últimas dunas y marismas saladas después del Delta de l’Ebre. Aparte de bañarse, se puede practicar senderismo y observar animales y plantas autóctonas.

Baix Penedès

Les Madrigues es el único espacio virgen del castigado litoral del Baix Penedès. Un símbolo de la lucha ecologista contra la especulación inmobiliaria que ha permitido preservar el ambiente natural de este tramo de litoral, situado entre el barrio de Sant Salvador y su casa museo de Pau Casals y el antiguo sanatorio de Sant Joan de Déu, hoy convertido en un hotel de lujo. La playa es punto de parada de aves en migración y conserva restos de la Guerra Civil.

Calafell disfruta de cinco kilómetros lineales e ininterrumpidos de playa, en una fachada marítima prácticamente única en Cataluña que se divide en tres playas: la Playa de Calafell, que coincide con el núcleo de la Playa; la Playa de Segur, en el frente marítimo del núcleo de Segur de Calafell; y la Playa de l’Estany-Mas Mel, situada delante de los dos barrios que llevan estos nombres.

En Roda de Berà la playa Palliseta, también conocida con el nombre de Caleta del Roc de Sant Gaietà, ocupa una extensión de 140 metros lineales y se encuentra situada en el extremo sur del este barrio marítimo que parece sacado de un cuento. En el límite sur con Creixell está la playa Larga de más de un kilómtero plana y ancha y posee un interés especial debido a la presencia del ecosistema dunar Los Madalers. Y cerca del Vendrell está la playa Costa Daurada de 800 metros, donde se realizan muchos deportes acuáticos.

La playa de Creixell es una playa de casi 2 km de largo y 40 de ancho, de aguas tranquilas y arena dorada, que posee la bandera azul otorgada por la Unión Europea. Aunque dispone de todos los servicios y posee el distintivo de bandera azul no está masificada, lo cual es de agradecer si vamos con niños pequeños.

Terres de l’Ebre

Si por algo se caracteriza las Terres de l’Ebre es por su naturaleza exuberante. En este territorio se encuentran playas extensas y tranquilas, los espacios vírgenes del Parque Natural del Delta de l’Ebre. Las Terres de l’Ebre fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO el 2013.

De escasos 100 metros de longitud, la playa de Sòl de Riu, en el límite entre los municipios de Alcanar y Vinaroz, dispone de la distinción de espacio virgen. Se trata de una playa de guijarros situada en la misma desembocadura del río Sénia, que forma un bella laguna natural junto al mar rodeado de vegetación propia de los humedales. Punto de paradas de aves en migración, cerca de ella se conservan evocadoras fortificaciones de la Guerra Civil.

Cala Forn en l'Ametlla de Mar. FOTO: Ajuntament de l'Ametlla de Mar

La playa del Fangar, en Deltebre, es un enorme y valiosos espacio natural de 410 hectáreas que engloba dunas móviles y fijas, arenales, playas y bahía, que la convierten en una zona de refugio, nidificación y alimentación de especies de pájaros migratorios. En los días de fuerte insolación, se pueden observar espejismos. En una ruta de 4km en bicicleta se alcanza el icónico faro.

La playa del Serrallo es una de las más vírgenes y desiertas del delta del Ebre. No dispone de servicios pero la sensación de soledad no tiene precio. Su anchura alcanza los cien metros y su longitud, más de tres kilómetros, lo que la convierte en un espacio natural ideal para pasear. Entra la playa del Serrallo y Migjorn se ubica una playa nudista.

La playa de Santa Llúcia, junto a la del Morro de Gos, es una de las playas más grandes del tranquilo y bello litoral del municipio de El Perelló. La playa dispone de todos los servicios indispensables para ofrecer una agradable jornada a bañistas y visitantes. Junto a la playa, un paseo marítimo recorre un frondosa y abrupto litoral. En la zona hay chiringuitos para poder tomar un buen aperitivo. A pie, y bien calzado, el bañista puede pasear hasta las pequeñas calas más cercanas.

En Sant Carles de la Ràpita las playas son uno de los principales motores del municipio. Entre sus seis playas destacan la playa del Hortets. Situada en una zona urbana, al paseo marítimo, es de arena fina y dorada, aguas tranquilas y con una zona profunda. Representa una muestra del encanto, atractivo y belleza de los paisajes de esta zona marinera. La playa de l’ Aldea Blanca es de arena fina y dorada, aguas tranquilas. El cromatismo de la playa combinada las diversas tonalidades de azul del Mediterráneo, con el verde de los pinares que sobresalen entre los edificios que bordea la costa.

En Amposta encontramos la playa de los Eucaliptus. Caracterizada por ser virgen a la acción del hombre, de grandes espacios abiertos, arena fina con vegetación autóctona; los espejismos y las singulares dunas que hacen del Delta un paraje insólito. Es un lugar ideal para bañarse y pasear en el tiempo de recreo.

En un entorno semivirgen al norte del núcleo urbano de L’Ametlla de Mar se encuentra Cala Forn, una de las numerosas calas de gran belleza del litoral del municipio del Baix Ebre. Cerca de Cala Forn se encuentra Cala Vidre, la cala de Sant Jordi y los restos de un castillo, ahora restaurado, que fue sede de la Orden de Santa Jordi d’Alfama durante la Edad Media. Cala Forn es de arena y es accesible en vehículo y a pie. Dispone de bandera azul.

Situada en la ruta de los acantilados, en el término municipal de L’Ampolla, Cap-roig es una playa de arena de grandes dimensiones, rodeada de acantilados de coloración rojiza. Ha sido galardonada con la bandera azul por su calidad. Entre los servicios que caracterizan esta playa hay restaurantes, quioscos de helados y bebidas, alquiler de hamacas, socorrismo y duchas.

Temas

Comentarios

Lea También