Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Carles Pellicer «declara la guerra» a las palomas y pide la ayuda de la ciudadanía

El Ayuntamiento gasta cada año 100.000 euros para controlar la superpoblación de palomas. Se incrementarán el número de puntos de dispensación de pienso esterilizante. También se prevén más multas a los alimentadores 

Marc Càmara

Whatsapp
Una de las líneas de actuación de la campaña es erradicar las palomas de las terrazas de los bares. FOTO: Alba Mariné

Una de las líneas de actuación de la campaña es erradicar las palomas de las terrazas de los bares. FOTO: Alba Mariné

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha declarado oficialmente y literalmente la guerra a las palomas. Asegura el alcalde que dichas aves «son fuente de enfermedades» y que «deterioran mobiliario urbano, árboles, cañerías, edificios y que contaminan las fuentes municipales». Pellicer incluso responsabiliza a las palomas de «problemas sociales, problemas vecinales» y hasta de «accidentes de tráfico». 

Por todo ello, el Ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña de sensibilización para que la población contribuya a la lucha contra la masificada población de palomas. Bajo el título de Ajuda’ns a controlar la població de coloms,  se pretende concienciar a la ciudadanía de cómo ayudar a la administración a solucionar «el problema». De momento ya se ha viralizado a través de las redes sociales un espot publicitario en el que un joven recibe una oleada de excrementos de paloma mientras lee un libro en la plaza de David Constantí, en pleno centro de la ciudad. Además, también se repartiran carteles informativos  y más de 5.000 pegatinas entre los restauradores que tienen terraza. 

El papel de los ciudadanos
Y es que Daniel Rubio, concejal de Medi Ambient, considera que el papel de los responsables de los locales que cuentan con terraza es clave. «Nos hemos reunido con ellos, entienden la problemática y nos ayudarán», explica. 

Para Rubio, es importante que los aperitivos con los que, en ocasiones, se acompañan las consumisiones en las terrazas «puedan tener algun sistema de cierre que impida a las palomas considerarlos comida fácil». Las pegatinas que se repartirán entre los restauradores y bares se colocaran en las esquinas de las mesas para ayudar a concienciar a los consumidores de no dar de comer a las aves.

De hecho, según cuentan el alcalde Pellicer y el concejal Rubio, la colaboración de la ciudadanía es clave para eradicar la sobrepoblación de palomas. 

Una de las premisas de la campaña es el endurecimiento de las sanciones a los alimentadores de las aves. La Guàrdia Urbana incrementará la presencia en las calles y no se descartan máss multas, que llegan hasta los 600 euros en aquellos casos de reincidencia. 

Tapiar los pisos vacíos
Además, una de las líneas de trabajo del Ayuntamiento es la concienciación de aquellos propietarios de pisos vacios de tomar medidas para impedir que se conviertan en colonias de palomas. 

«En la ciudad tenemos detectados unos sesenta pisos vacíos» dice Rubio. «Hemos hablado con los propietarios y el 75% de ellos ya han tomado medidas para tapiar ventanas y puertas». 

Según cuentan desde el Ayuntamiento, una colonia de 25 palomas en un piso de 80m2, en un año, pueden llegar a acumular hasta 20 centímetros de excrementos. «Todo ello deteriora las estructuras de los edificios», alerta Pellicer. 

Según el concejal Daniel Rubio, se incrementarán a seis los dispensadores de pienso esterilizante en la ciudad. «Los situaremos en las zonas calientes», que según el gobierno se centran en el barrio del Carme y los paseos Prim, Sunyer y Mata.

Las medidas se suman al resto de acciones que hace tiempo que llevan a cabo des de la concejalía de Medi Ambient. Unas medidas de control y prevención que acumulan un gasto anual de 100.000 euros para el consistorio.

Temas

Comentarios

Lea También