Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Albert Savé: «Quizá alcancemos las ventas de 2019, pero no la rentabilidad»

Entrevista. El incremento de costes, la falta de personal y la pérdida de mercados del Este están condicionando la temporada de la recuperación para una planta hotelera que ha vuelto a abrir al 100% tras dos años

| Actualizado a 16 agosto 2022 10:05
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Albert Savé cogió las riendas de la Associació Hotelera Costa Daurada i Terres de l’Ebre el pasado mes de junio, tras haber formado parte de la anterior junta, que presidía Jaume Orteu desde 2020. Profesionalmente, Savé siempre ha estado ligado al sector turístico. Primero en empresas como Viatges Barceló y PortAventura World y actualmente con la hotelera SunClub Hotels, que fundó en 2002.

¿Cómo se están comportando los mercados en esta vuelta del turismo internacional?

Estamos contentos. Hemos perdido el ruso, que era un mercado relamente importante, consolidado y trabajado durante muchos años. Lo que sí se nota que se ha recuperado es el británico, que ha vuelto aunque todavía no al nivel del 2019. Antes teníamos más de la mitad de los clientes extranjeros, pero este año nos está pasando al revés, con más de la mitad del turismo interior.

El francés o el español son clientes que se trabajaron mucho las dos pasadas campañas en pandemia.

No sólo esos años. El destino Costa Daurada ha sido siempre un mix bastante equilibrado entre mercado extranjero y nacional. Obviamente con la pandemia se nos cayó el cliente internacional prácticamente a cero y todo lo que venía era nacional o del sur de Francia, por proximidad. Estos dos años recogimos lo que habíamos sembrado durante mucho tiempo y ahora este turista continúa fiel a nosotros.

Estamos en el pico del verano con todo prácticamente lleno, pero ¿cómo se presenta septiembre?

Septiembre es cuando nos da más miedo lo que pueda pasar. Esta caída de mercados internacionales, un poco el británico y los del Este, no se nota tanto en temporada alta, pero en septiembre creo que sí se notará. Además, tenemos una semana avanzada la vuelta a los colegios en Catalunya y eso tampoco ayuda. Los fines de semana se seguirá trabajando bien, pero donde se notará más es entre semana, que es cuando había estas reservas más largas de mercados internacionales.

Así, el gran objetivo de todos los hoteleros de alargar la temporada parece imposible.

Hemos de ser capaces de adaptarnos a las circunstancias de trabajar con estancias no tan lineales y aprovechar más los fines de semana, puentes o actos como Halloween o el Rally.

Después de dos años, hemos vuelto a ver abiertos todos los hoteles de la Costa Daurada.

Esa es una cosa que particularmente nos hace ilusión. Realmente ha habido hoteles que han estado dos años y medio cerrados y este junio ya confirmamos que toda la planta hotelera ha podido abrir. Es una señal de que la demanda ha respondido. Han sido dos años muy duros y en la costa ha habido empresas que han tenido caídas del 100% de la actividad, no un solo año, casi dos. Eso es duro y el sector ha resistido.

Y lo han hecho todos, ¿no? Porque había cierto temor al cierre de empresas.

Eso también habla de que el sector es fuerte. Resistir dos años como los que nos han tocado, quiere decir que tiene músculo. Realmente casi no ha habido transacciones de ventas de hoteles en la zona. Es más, se ha abierto un nuevo resort hotelero en Salou y otros han ido haciendo reformas durante este tiempo.

También PortAventura está ampliando sus plazas con la compra de hoteles fuera del resort.

Todo lo que sean operadores o empresas que muestren interés en la zona, ya sea PortAventura o cualquier cadena que venga de fuera, es positivo. Quiere decir que la zona genera interés. Lo grave sería que PortAventura, en lugar de crecer, quisiera vender hoteles. La capacidad que tenemos es bastante grande como para que no dé miedo que crezca.

¿Están funcionando bien todos los hoteles ante la falta de personal?

Es el primer año que nos pasa esto, pero no hay ningún hotel que no haya podido abrir por falta de personal como sí ha pasado en otros sectores como el aeronáutico, con compañías que cancelan vuelos por falta de plantilla. Nos cuesta más, pero nos hemos espabilado para encontrar gente y tenemos todo funcionando. El año que viene no será tan duro, porque ya vendremos de un año de normalidad.

¿Han tenido que subir precios para compensar la inflación generalizada y mantener la rentabilidad?

El problema es éste. Vamos a perder la rentabilidad por el incremento de costes. No hemos sido capaces de repercutirlo sobre los precios. En el centro de la Costa Daurada tenemos una oferta muy amplia de alojamientos y para poder llenar todas las habitaciones no se han podido subir los precios al nivel de los costes. Quizá nos acercaremos a niveles de ventas del 2019, pero los costes los superaremos y la rentabilidad caerá.

¿Han percibido que los visitantes gastan menos en este contexto?

Las ganas de viajar después de dos años han hecho que, al menos este primer verano, la gente no haya mirado tanto el bolsillo como quizá nos pase de cara al otoño o el verano que viene.

Comentarios
Multimedia Diari