Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Queremos operar las nucleares a largo plazo, hasta los 60 años»

Juan María Moreno Mellado, Director General  de Energía Nuclear de Endesa, que ostenta la participación mayoritaria en las centrales de Ascó y Vandellòs, aborda el debate abierto sobre el futuro de la energía nuclear
Whatsapp
El director general de Energía Nuclear de Endesa, Juan María Moreno Mellado, esta semana en las instalaciones del centro de interpretación de la central  de Ascó. FOTO: CEDIDA

El director general de Energía Nuclear de Endesa, Juan María Moreno Mellado, esta semana en las instalaciones del centro de interpretación de la central de Ascó. FOTO: CEDIDA

Juan María Moreno Mellado (Madrid, 1962), es director general de Energía Nuclear de Endesa. Ingeniero de caminos de formación, acumula 28 años de experiencia en sector eléctrico, en Sevillana de Electricidad, en Endesa –donde ha trabajado en las áreas de generación, distribución y económicas-, y en el grupo Enel, como responsable de planificación y control. 

- Ante el debate sobre la continuidad de la vida de las  nucleares más allá de los 40 años de referencia, ¿cuál es la postura de Endesa? Los 40 años se agotan en 2022 para el caso de Ascó I, 2025 para Ascó II y 2027 para Vandellòs II.

- Hemos sido muy claros. Endesa apuesta firmemente por la operación a largo plazo de las centrales. Por tres motivos, en primer lugar porque el sistema lo necesita para asegurar y dar estabilidad al suministro eléctrico. Creemos que en el futuro va a necesitar durante alguna década las centrales nucleares. En segundo lugar, porque las nucleares no emiten dióxido de carbono. En la Cumbre de Cambio Climático de París, la COP21, el mundo en su conjunto y posteriormente la Unión Europea, nos fijamos objetivos muy concretos para limitar el incremento de la temperatura a dos grados y si es posible, a un grado y medio. Y en el caso de la Unión Europea se ha plasmado en una serie de objetivos de reducción de emisiones, de penetración de energías renovables y de mejora de la eficiencia energética. Esa reducción de emisiones obliga a una electrificación de la demanda, eso atañe al transporte, la industria, y a cualquiera de nosotros en nuestras casas. El único uso final de la energía que es libre de emisiones es la electricidad de origen renovable y nuclear.

- ¿Operar a largo plazo equivale a prolongar la vida de las centrales a los 60 años? 

- La cifra mágica de los 40 años procede de Estados Unidos, de cuya tecnología son las centrales de Catalunya. Cuando se aprobaron no había experiencia y se licenció por un periodo de 40 años. Hoy el 90% de las plantas en Estados Unidos tienen autorización para operar a 60 años, y algunas de ellas han iniciado el camino para ser autorizadas para funcionar a 80 años. La nueva frontera son los 60 años. Tenemos que ver el papel de la nuclear en la transición energética pero pensamos, sin duda, que por lo menos debe llegar a los 50 años, y con bastante probabilidad a los 60 años.

- Los operadores nucleares alertan que la mochila fiscal en forma de impuestas pone en riesgo el sector.

- Supone el 50% de nuestros costes variables y un 35% del total de nuestros costes. No conozco ninguna otra industria con esta carga impositiva. Nació para reducir o eliminar el famoso déficit de tarifa pero hoy no tiene sentido que perviva en el tiempo. La tecnología nuclear es  competitiva y hoy sufre desde el punto de vista económico. 

- ¿El Gobierno es consciente de ello?

En cualquier conversación se manejan estos argumentos sin que hasta por el momento haya habido ninguna modificación.

- ¿La mochila fiscal pone en riesgo la viabilidad de las centrales nucleares?

- La dificulta, vamos a decirlo así, aunque creo que no lo anula.

«La mochila fiscal en forma de impuestos dificulta la viabilidad de las centrales nucleares a largo plazo. Hoy esa mochila supone el 35  por ciento del total de nuestros costes»

- ¿Van a recurrir el nuevo impuesto nuclear de la Generalitat? 
No estamos nada contentos con el nuevo impuesto pero lo estamos liquidando religiosamente. Todavía no hemos decidido si tomaremos alguna acción.

- Se ha hablado mucho de los 100 millones de euros de inversión en las plantas catalanas para adaptarse a los requerimientos exigidos tras el desastre de Fukushima. ¿Están listas pues las centrales para continuar operando a nivel técnico?

- Absolutamente. Pero no hemos actuado sólo en los últimos años. Para que nos hagamos una idea, por cada 100 euros que se invirtieron en la construcción original de las centrales, por ejemplo en los últimos 20 años hemos invertido otros 60. Desde que se inició la operación de las plantas hemos mejorado, actualizado, sustituido equipos…por eso la cifra de los 40 años creemos no tiene ningún sentido. Hoy las nucleares están en una situación operativa mejor que cuando empezaron.

- ¿La demora en la construcción del almacén nuclear (ATC) de Villar de Cañas es un handicap para operar a largo plazo?

- Es un handicap pero no para impedir la operación a largo plazo. Aun en el caso que no se construyese un ATC hay soluciones alternativas, almacenes individuales en cada central. Enresa ha decidido la estrategia del ATC y lo más lógico es que se lleva a cabo. Podría haber otras estrategias...

- ¿Por ejemplo?

- En Estados Unidos no hay ningún ATC, todo son almacenes individuales. Ahora están pensado en construir varios ATC porqué Estados Unidos es muy grande, cuentan con 100 reactores. Finlandia ha optado por la construcción del almacén definitivo, el almacén geológico profundo. Han elegido el lugar, el diseño, y están empezando la construcción. 

«Los objetivos de la Unión Europea para 2050 exigen la reducción casi total de las emisiones de efecto invernadero. Hay que apostar por las renovables y la nuclear»

- Además de los condicionantes técnicos y económicos, existen los condicionantes políticos. Los partidos de izquierda piden no alargar la vida de las nucleares más allá de los 40 años.

- A mi resulta curioso que haya condicionantes ideológicos cuando hablamos un tema técnico como es la energía, pero los hay, no se puede negar. Cuando se acometa en profundidad el debate sobre la transición energética los números demostrarán de forma muy clara que simplemente no es posible el cierre de las centrales nucleares a los 40 años de su vida sin incrementar las emisiones de CO2, sin poner el riesgo la seguridad del suministro y sin incrementar los precios. Todos los estudios realizados hasta la fecha estiman un incremento de las factura entre el 20 y el 30 %.

- ¿Se plantean nuevas centrales nucleares en un futuro?

- Se construyen en Finlandia, Francia, Reino Unido, China, Rusia, India…En nuestro caso creemos muy improbable, incluso poco recomendable, que en el corto plazo se pudieran construir nuevas centrales de la generación que conocemos hoy. En el futuro, a 20 años, a 25 años vista, no excluiría nada, la tecnología avanzará mucho, también la nuclear. 

- Catalunya y España está bien posicionada para acometer la transición energética?

- Los objetivos de la Unión Europea para 2050 pasan por la reducción de emisiones de efecto invernadero del orden del 85-90%, es decir, que prácticamente no haya emisiones. Eso significa que el transporte y la industria tienen que cambiar radicalmente, y también nosotros en nuestras casas. En cuanto a la generación solo contamos entre las tecnologías no emisoras con las renovables y nucleares. En España contamos con un mix energético eléctrico muy equilibrado, construido casi por oleadas. El futuro debe ser sí o sí un desarrollo exhaustivo de las renovables, un desarrollo de la capacidad de almacenamiento de la energía generada especialmente por las renovables y en esa transición, hasta 2050, el uso de la energía nuclear. 

Temas

Comentarios

Lea También